Chilebio Noticias

Gobierno del Reino Unido avanza en aprobar cultivos editados genéticamente, pero requerirá confianza del público

Una nueva editorial de la revista Nature, relata cómo el Reino Unido está considerando formas innovadoras de regular la edición genética en la alimentación y la agricultura. Sin embargo, menciona que los procesos sólidos y la confianza del público serán vitales para el éxito.

Nature / 16 de marzo, 2021.- Hace treinta años, pocos hubieran soñado con el trigo de Nigel Halford. El 26 de febrero, el biólogo vegetal del centro de investigación Rothamsted Research en Harpenden, Reino Unido, junto a sus colegas dieron a conocer una línea de plantas de trigo que producen menos cantidad de un aminoácido, conocido como asparagina libre, que puede servir como precursor de la acrilamida.

Esta es una sustancia química que se ha relacionado con el cáncer y se forma cuando algunos alimentos se fríen, hornean o tuestan. Hasta ahora, este trigo no se ha testeado en el campo, pero la esperanza es que la harina hecha con él pueda usarse para hornear panes que produzcan menos acrilamida que el pan convencional cuando se tuesta.

Para desarrollar su trigo bajo en asparagina, los investigadores utilizaron la tecnología de edición del genoma conocida como CRISPR para hacer algo comparativamente simple: crearon pequeños cambios, a menudo eliminando un fragmento de ADN, en el gen responsable de la síntesis de asparagina.

[Recomendado: Desarrollan trigo editado genéticamente que reduce riesgo de cáncer en alimentos horneados]

¿Halford y sus colegas modificaron el genoma del trigo? Técnicamente, sí, porque cambiaron el ADN de la planta. Pero, ¿debería llamarse al trigo cómo «modificado genéticamente» o «trigo transgénico»? [en términos regulatorios] La Unión Europea cree que sí, pero muchos genetistas dicen que con el advenimiento de herramientas como CRISPR, la edición de genes ya no debería ser sinónimo de transgenia.

Históricamente, las definiciones de tecnología de modificación genética en agricultura se han referido a transgénicos, la inserción de genes externos en células vegetales, a menudo sin control sobre dónde aterrizan esos genes en el genoma. Estas son algunas de las razones por las que la comercialización de tecnología transgénica está efectivamente prohibida en la Unión Europea (UE). Pero muchos investigadores dicen que la mayoría de las aplicaciones actuales de edición de genes que utilizan CRISPR producen el tipo de cambio que podría haberse logrado mediante el mejoramiento convencional, pero mucho más eficientemente.

El gobierno del Reino Unido está ampliamente de acuerdo con este punto de vista. Y ahora, debido al Brexit, tiene la oportunidad de apartarse de las regulaciones de la UE. En una consulta que finaliza el 17 de marzo, el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (DEFRA) del gobierno del Reino Unido propone que la tecnología de edición de genes no debería regularse de la misma forma que la modificación genética (GM), si arroja un resultado que podría haber sido producido por mejora convencional.

El objetivo del gobierno es tanto impulsar dicha investigación como acelerar la comercialización de productos agrícolas y alimentarios editados genéticamente. También solicita una orientación más amplia sobre si DEFRA debería reformar las reglamentaciones existentes que rigen los organismos producidos mediante tecnologías genéticas y cómo debería hacerlo.

Al tratar de reclasificar la edición de genes, el Reino Unido también debe aprender de sus propias experiencias pasadas. Una de las razones por las que Europa se ha resistido hasta ahora a comercializar tecnologías genéticas en los alimentos es porque las tecnologías genéticas han despertado la preocupación del público por la seguridad y el impacto medioambiental. Como mínimo, significa que el gobierno del Reino Unido debe evitar una narrativa de que el cambio se trata de reducir la burocracia o acelerar la regulación, porque eso podría sugerir que la seguridad y otras preocupaciones no se toman en serio. Tal narrativa podría, a su vez, obstaculizar la investigación, el desarrollo y la evaluación de una nueva tecnología importante.

[Recomendado: La edición genética de cultivos y animales podría aprobarse pronto en Reino Unido]

Tendencia emergente

El Reino Unido no es el único que propone cambiar sus leyes de esta manera. Otros países han estado actualizando las regulaciones para adaptarse a los productos agrícolas creados con herramientas de edición del genoma. Algunos, como Argentina, Brasil y Japón, han desarrollado un sistema en el que los productos editados genéticamente se clasifican en función de cómo se modificaron, y las decisiones se toman caso por caso. Estados Unidos también considera que muchos cultivos editados genéticamente son similares a los cultivos desarrollados convencionalmente.

[Recomendado: Academias Europeas de Ciencias vuelven a publicar reporte a favor de la edición genética: piden re-evaluar legislación de la UE]

A diferencia de la tecnología transgénica comercial, que está dominada por grandes empresas agrícolas, CRISPR también está demostrando ser popular entre los productores más pequeños. En los cuatro años transcurridos desde que Argentina modificó su normativa, más de la mitad de las solicitudes de aprobación de cultivos modificados utilizando lo que denomina “nuevas tecnologías de mejoramiento” provinieron de empresas más pequeñas y laboratorios financiados con fondos públicos, aunque queda por ver si esa tendencia se mantendrá a medida que madura la tecnología.

[Recomendado: 132 instituciones científicas europeas piden aprobar uso de edición genética a la UE]

En muchos sentidos, la postura de la UE sobre los cultivos editados genéticamente, que se deriva de un fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en 2018, sorprendió a los investigadores. La edición del genoma en su forma más simple y comúnmente practicada permite a los investigadores realizar una alteración en un sitio específico del genoma. Muchos de estos cambios se pueden encontrar en la naturaleza o podrían producirse utilizando mejoramiento tradicional con productos químicos. Además, según las regulaciones de la UE existentes, aunque un investigador tendría que declarar el uso de la tecnología CRISPR, no está claro cómo un regulador distinguiría las ediciones del genoma de los cambios genéticos que ocurren naturalmente. No hay ninguna marca, aparte de la alteración deseada, que indique si el cambio fue natural o se realizó con medios tecnológicos.

[Recomendado: Europa sin transgénicos ha emitido un extra de 33 millones de toneladas de CO2 al ambiente]

La continua cautela de la UE se debe en parte a las preocupaciones del público en torno a la seguridad alimentaria y la aplicación del principio de precaución por parte de la UE. De hecho, estas preocupaciones también podrían resurgir en el Reino Unido, especialmente si el público se muestra reacio a establecer una distinción entre cultivos modificados genéticamente y cultivos editados en su genoma. A medida que avanza la tecnología de edición del genoma, las ediciones se volverán más sofisticadas y potencialmente podrían crear más preocupación para los consumidores si simplemente se lanzan al mercado rápidamente.

[Recomendado: Contradicción europea: Modificación genética para vacuna de COVID19, pero no para cultivos agrícolas]

Evaluaciones independientes

Antes de que se modifiquen las regulaciones, el gobierno del Reino Unido debería considerar una serie de acciones.

Primero, debería considerar encargar evaluaciones independientes de la seguridad y el impacto ambiental del uso de la tecnología CRISPR en la agricultura y la alimentación. Estos podrían ser estudios a escala de campo de cultivos editados genéticamente, similares a los que el departamento predecesor de DEFRA llevó a cabo a fines de la década de 1990 sobre cultivos transgénicos. El departamento entonces no estaba promoviendo nuevas tecnologías, como lo está haciendo ahora DEFRA. Para evitar cualquier conflicto de intereses percibido, sería mejor que estos estudios sobre edición genética fueran encargados por un organismo separado, como la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido, que está vinculada al Departamento de Salud y Atención Social, que trabaja con investigadores de universidades o institutos de investigación independientes. Además, los alimentos editados genéticamente podrían regularse en una categoría denominada «nuevos alimentos». En este caso, cada solicitud de lanzamiento comercial sería evaluada por sus propios méritos por expertos independientes con la experiencia adecuada.

En conjunto, estas acciones ayudarían a asegurar a las personas que sus preocupaciones se toman en serio y que su seguridad no se ve comprometida (consulte go.nature.com/2mdtpdp). El gobierno debe saber que no inspirará la confianza del público si se ve que está impulsando una tecnología que tiene el potencial de causar preocupación, sin establecer controles y contrapesos adecuados.

Si el Reino Unido decide cambiar su enfoque normativo para los cultivos modificados genéticamente, debería trabajar de forma constructiva con las autoridades pertinentes de la UE y compartir el conocimiento de sus evaluaciones, de modo que otros países y autoridades puedan beneficiarse de estos conocimientos. Los países de ingresos bajos y medianos, por ejemplo, serán menos capaces de investigar o comercializar la tecnología de edición de genes, como es el caso de los transgénicos, a menos que la UE, uno de los mercados más grandes para sus exportaciones, cambie de manera similar su enfoque.

[Recomendado: Europa podría perjudicar el avance de los cultivos biotecnológicos en África]

El Reino Unido debe realizar consultas exhaustivas y globales, y los investigadores y reguladores deben profundizar en las preguntas urgentes que se plantean. Además de los consumidores, hay agricultores orgánicos que podrían tener preocupaciones sobre la polinización cruzada de sus cultivos; existen preocupaciones sobre el bienestar animal – si, por ejemplo, el desarrollo de animales resistentes a enfermedades editados genéticamente podría conducir a una mayor intensificación agrícola. Al mismo tiempo, los productores de alimentos deben saber si se necesitará y qué tipo de etiquetado; y los exportadores del Reino Unido deberán saber cómo afectará cualquier cambio a las regulaciones del Reino Unido al comercio con Europa y otros países.

El gobierno del Reino Unido tiene la oportunidad de crear un nuevo sistema para regular la edición de genes en la alimentación y la agricultura que sea científicamente sólido. Debe hacerlo de una manera que respete la independencia del proceso regulatorio, porque, entre otras cosas, será clave para atraer al público.

Compartir
Artículos relacionados
No es ficción, es ciencia: es momento de recapacitar sobre los cultivos modificados genéticamente
Brasil inicia plantación comercial de caña de azúcar transgénica desarrollada por científicos locales
Maíz transgénico enriquecido en beta-carotenoides mejora la inmunidad de los pollos

Comments are closed.