Chilebio Noticias

Europa sin transgénicos ha emitido un extra de 33 millones de toneladas de CO2 al ambiente

transgénicos en europa

El nuevo análisis del enorme costo ambiental europeo al no permitir el uso de transgénicos a sus agricultores, será una lectura incómoda para los grupos ambientalistas que durante mucho tiempo han combinado la defensa de la mitigación climática con una firme oposición a los transgénicos.

Cornell Alliance for Science / 12 de febrero, 2021.- La negativa de Europa a permitir que sus agricultores siembren cultivos transgénicos provocó la emisión evitable de millones de toneladas de dióxido de carbono que dañan el clima, según revela un nuevo análisis científico.

El costo de oportunidad de la negativa de la Unión Europea (UE) a permitir sembrar variedades transgénicas de cultivos clave asciende actualmente a 33 millones de toneladas de CO2 al año, dicen los expertos.

Esto equivale al 7,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de todo el sector agrícola europeo, o aproximadamente lo que podrían emitir cada año entre 10 y 20 centrales eléctricas de carbón.

[Recomendado: “Lo que está pasando en Europa con las plantas transgénicas es de una esquizofrenia intolerable”]

Dado que los agricultores de Norte y Sudamérica adoptaron cultivos transgénicos desde finales de la década de 1990 en adelante, este análisis implica que durante las décadas siguientes el carbono adicional emitido debido a la oposición de la UE a la ingeniería genética probablemente será de cientos de millones de toneladas.

Los hallazgos resultan del hecho de que las versiones transgénicas de los principales cultivos producen un mayor rendimiento porque pueden resistir mejor el daño de los insectos y la competencia de las malezas.

Con los agricultores de Europa condenados a un rendimiento agrícola total más bajo debido a la no adopción de cultivos transgénicos, se debe mantener en producción o arar más tierras agrícolas a nivel mundial, que de otro modo podrían estar disponibles para que los bosques secuestran carbono en los árboles y el suelo.

El nuevo análisis será una lectura incómoda para los grupos ambientalistas que durante mucho tiempo han combinado la defensa de la mitigación del clima con una firme oposición a los “OGMs” porque implica que su oposición a la ingeniería genética podría estar empeorando sustancialmente la emergencia climática.

[Recomendado: «Europa enfrentará un desastre económico si se prohíben los transgénicos», dice el Comisionado de Seguridad Alimentaria]

El estudio tiene como coautor de Emma Kovak y Dan Blaustein-Rejto, ambos del grupo de expertos ecomodernistas con sede en California, Breakthrough Institute, y Matin Qaim, de la Universidad de Goettingen, Alemania. Se publica como una preimpresión en el servidor bioRxiv antes de la revisión formal por pares.

El cálculo se realizó estimando en qué medida se podrían haber evitado las emisiones de GEI si el nivel de adopción por parte de la UE de variedades transgénicas de cinco cultivos principales (maíz, soya, algodón, canola y remolacha azucarera) en 2017 hubiera sido igual al de los Estados Unidos. Estados.

“Nuestros resultados sugieren que las reducciones de emisiones de GEI por los aumentos de rendimiento en cultivos transgénicos son sustanciales y deberían incluirse en análisis futuros”, escribe el autor principal Kovak.

[Recomendado: Europa podría perjudicar el avance de los cultivos biotecnológicos en África]

Los investigadores también señalan que sus hallazgos son particularmente relevantes en este momento porque se está llevando a cabo una posible reevaluación del severo régimen regulatorio de la UE para los cultivos biotecnológicos.

Sin embargo, la actual tendencia política de la UE va en la dirección opuesta. Como explica Kovak, la «nueva estrategia de la granja a la mesa de Europa en el marco del Acuerdo Verde Europeo tiene como objetivo expandir la agricultura orgánica, que tiene rendimientos más bajos y estaría asociada con aumentos significativos en las emisiones globales de GEI al provocar cambios en el uso de la tierra en otros lugares«.

Ella concluye: «En lugar de deslocalizar el daño ambiental a otras naciones, como lo hace el Pacto Verde Europeo, la UE debería aumentar la productividad agrícola mediante la adopción de nuevas tecnologías de cultivos, contribuyendo así a los beneficios ambientales globales».

[Recomendado: Los científicos de la UE se rebelan contra la ley europea de transgénicos]

Los autores, sin embargo, advierten que sus suposiciones significan que existen incertidumbres sustanciales en el análisis. Suponen, por ejemplo, que el aumento de los rendimientos en Europa conduciría a una disminución proporcional de la producción en otros lugares.

En realidad, si bien los efectos de los aumentos en el rendimiento de los cultivos en la conservación de la tierra están bien establecidos, la magnitud puede variar ampliamente según las diferentes circunstancias.

Sin embargo, las incertidumbres también significan que el ahorro de GEI anual estimado de 33 millones de toneladas podría, por otro lado, ser una gran subestimación. En particular, el análisis no tiene en cuenta la influencia de Europa en África y Asia, donde la negativa de la UE a permitir que los agricultores cultiven cultivos transgénicos ha tenido una gran influencia.

[Recomendado: Academias Europeas de Ciencias vuelven a publicar reporte a favor de la edición genética: piden re-evaluar legislación de la UE]

Tampoco toma en consideración lo que podría haber sucedido si los cultivos más ampliamente cultivados en Europa que en América del Norte, en particular el trigo y la cebada, se hubieran modificado genéticamente para permitir mejoras de rendimiento similares a las que se han visto en el maíz, el algodón y la soja.

Por el momento, no se cultivan ampliamente variedades transgénicas de trigo o cebada debido a la intensa y duradera oposición de políticos y activistas anti-OGM. Si estos cultivos hubieran estado disponibles para los agricultores en variedades transgénicas estándar resistentes a insectos y malezas, la productividad agrícola de Europa podría haber aumentado sustancialmente.

[Recomendado: 132 instituciones científicas europeas piden aprobar uso de edición genética a la UE]

Los investigadores concluyen con una nota esperanzadora, señalando que «las nuevas tecnologías de edición de genes probablemente aumentarán aún más la diversidad de combinaciones deseables de cultivos y rasgos [agrícolas]». Si estos cultivos se permiten en Europa y en otros lugares, aún se podrían obtener enormes beneficios de mitigación climática de los futuros cultivos transgénicos.

Compartir
Artículos relacionados
Mejoramiento Genético
Con herramientas genéticas, científicos chilenos logran que duraznos y nectarines duren hasta 50 días
Australia realizará ensayo de campo con plátano transgénico resistente a hongo
Colaboración internacional investiga nuevos genes para combatir enfermedades del maíz

Comments are closed.