Chilebio Noticias

La edición genética de cultivos y animales podría aprobarse pronto en Reino Unido

Trigo cultivado bajo tecnología de “speed breeding” (mejoramiento genético acelerado) en el Centro John Innes, Reino Unido. Esto permite acelerar los programas de mejoramiento genético, al permitir 6 generaciones de trigo en un año (el doble que bajo un invernadero convencional). Imagen: JIC

El gobierno del Reino Unido ha lanzado una consulta sobre el uso de la edición genética para modificar el ganado y los cultivos alimentarios en Inglaterra.

BBC / 7 de enero, 2021.- El gobierno del Reino Unido ha lanzado una consulta sobre el uso de la edición genética para modificar el ganado y los cultivos alimentarios en Inglaterra.

La edición genética altera el ADN de los organismos y, hasta ahora, su uso había estado estrictamente restringido por la legislación de la Unión Europea (UE). El secretario de Medio Ambiente, George Eustice, dijo que el enfoque podría usarse para desarrollar cultivos que sean más resistentes a las enfermedades y al clima extremo. Dijo que también podría conducir a la producción de alimentos más saludables, pero algunos se oponen a la tecnología.

La edición de genes implica realizar cambios precisos en el ADN de una especie en particular y muchos científicos lo consideran distinto de la ingeniería genética tradicional (que produce OGMs o transgénicos), donde el ADN de un tipo de organismo se introduce en otro.

Sin embargo, en 2018, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que, de hecho, contaba como ingeniería genética, y en la UE, ambas tecnologías se encuentran actualmente bajo una estricta regulación.

[Recomendado: Cámara de los Lores busca aprobar el uso de cultivos editados genéticamente en Inglaterra | La edición genética de cultivos y animales podría aprobarse pronto en Reino Unido]

Hablando en la Conferencia Agrícola de Oxford, el Sr. Eustice dijo que el Reino Unido ya no tiene que «seguir servilmente» la ley europea, que es «notoriamente restrictiva y politizada».

El Secretario de Medio Ambiente dijo que la tecnología imitaba el proceso de mejoramiento natural, acelerando lo que los agricultores han hecho durante siglos al seleccionar los animales o plantas más fuertes y saludables para reproducirlos.

Eustice dijo que la edición de genes suscita muchas menos preocupaciones éticas o biológicas que otras formas de ingeniería genética. Dijo que los organismos desarrollados mediante la edición de genes podrían haberse creado de forma natural y, por lo tanto, «respetaron las leyes de la naturaleza».

Muchos científicos han acogido con satisfacción la consulta pública. Denis Murphy, profesor de biotecnología en la Universidad de Gales del Sur, dijo que recibiría un amplio apoyo de agricultores y científicos de cultivos del Reino Unido.

[Recomendado: Primer Ministro del Reino Unido vuelve a defender los alimentos genéticamente modificados]

Explicó: «La edición del genoma ya se utiliza en medicina y tiene un inmenso potencial para abordar los principales desafíos agrícolas relacionados con la seguridad alimentaria, el cambio climático y la sostenibilidad».

La profesora Katherine Denby, de la Universidad de York, describió la edición del genoma como una «herramienta poderosa» que podría ayudar a abordar una variedad de desafíos en el Reino Unido y el sistema alimentario.

Además de ayudar a aumentar la resistencia a plagas y enfermedades en cultivos y animales, podría reducir el uso de antibióticos y pesticidas químicos, mejorar el bienestar animal, hacer que los alimentos sean más saludables y reducir el desperdicio, por ejemplo, alargando la vida útil de frutas y verduras. 

[Recomendado: Reino Unido avanza con trigo transgénico alto en hierro y Brasicáceas editadas con CRISPR]

Ella dijo: «Su impacto depende de cómo se usa, qué cambios específicos se hacen en qué organismo. Pero su precisión y velocidad tienen la capacidad de transformar el desarrollo de nuevas variedades de cultivos y animales, y ayudar a impulsar una producción de alimentos más sostenible».

Los creadores de la primera herramienta de edición genética, conocida como «tijeras genéticas» Crispr-Cas9, Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna, recibieron un premio Nobel por su descubrimiento en 2020. El desarrollo fue aclamado como «revolucionario».

El profesor Ian Crute, ex científico jefe de la Junta de Desarrollo de la Agricultura y la Horticultura (AHDB) y director de Rothamsted Research, dijo: «La mejora genética de cultivos y ganado es una actividad de vital importancia para contrarrestar las amenazas planteadas a la agricultura productiva por el cambio climático y la emergencia de nuevas plagas y enfermedades»

[Recomendado: Ministro británico reconoce que Reino Unido necesita apostar por la biotecnología agraria tras el Brexit]

«La adopción de la edición genética, junto con las prácticas establecidas implementadas por los mejoradores de cultivos y ganado, tiene el potencial de agregar velocidad y precisión a este esfuerzo vital y continuo«.

La Asociación del Suelo (SA) dijo que acogió con satisfacción la innovación tecnológica, pero que el Brexit no debería utilizarse «para perseguir una agenda desreguladora».

Algunos científicos advirtieron que cualquier cambio en el enfoque de la ingeniería genética debe realizarse con gran precaución.

El Dr. Adrian Ely, lector de tecnología y sostenibilidad en la Universidad de Sussex, dijo que permitir la edición de genes en el Reino Unido «requeriría que nos abriéramos indiscriminadamente a las importaciones de alimentos EG (editados por genes) de todo el mundo».

[Recomendado: Científicos del Reino Unido piden al gobierno autorizar cultivos editados genéticamente]

Dijo: «Las afirmaciones sobre los beneficios de la edición genética para la naturaleza y el medio ambiente del Reino Unido están sujetas a numerosas suposiciones e incertidumbres. Necesitamos tomarnos el tiempo para considerarlas cuidadosamente, en lugar de aceptarlas sin interrogarlas».

[Recomendado: Generación Millennial del Reino Unido apoya el uso de cultivos genéticamente modificados y nuevas tecnologías agrícolas]

El gobierno del Reino Unido ha dicho que se adherirá a las normas de salud y seguridad más estrictas. La consulta tendrá una duración de 10 semanas, hasta el 17 de marzo.

Compartir
Artículos relacionados
Vacuna contra COVID-19 obtenida desde plantas transgénicas avanza a ensayo clínico final
Organismo alemán de asesoramiento científico pide nueva legislación europea en edición genética
Los científicos aceleran el mejoramiento genético de cultivos para superar los desafíos climáticos

Comments are closed.