Chilebio Noticias

Europa podría perjudicar el avance de los cultivos biotecnológicos en África

El reciente fallo del Tribunal de la Unión Europea (UE) que determinó regular la edición genética de la misma manera que los cultivos transgénicos afectaría negativamente la agricultura africana. La UE es el principal socio comercial de África,  recibiendo cerca de $16 mil millones en importaciones de agricultura y alimentos en 2017. Es por esto que los investigadores y agricultores de distintos países africanos, que ya trabajan en el desarrollo y adopción de cultivos editados, podrían tener problemas para exportar estos productos hacia Europa.

Muchos científicos europeos aplaudieron en enero cuando parecía que la corte de la Unión Europea (UE) aliviaría sus restricciones a la tecnología de edición de genes en cultivos alimentarios. En una opinión de 15,000 palabras, un asesor del Tribunal Europeo de Justicia sugirió que los cultivos editados genéticamente no deberían enfrentar las mismas regulaciones rígidas que los organismos genéticamente modificados (OGMs), o transgénicos, siempre que no contengan ADN externo. Se pensó que la opinión era un avance para los científicos y académicos europeos que intentan mejorar el crecimiento, la resistencia y la nutrición de las plantas en todo, desde el maíz hasta las uvas. Pero el pasado miércoles, la corte completa descartó esa opinión para dictaminar que la edición genética con CRISPR debería enfrentar las mismas reglas duras que los transgénicos.

[Recomendado: CRISPR: La herramienta de edición genética que está revolucionando la medicina y agricultura | Edición genética con CRISPR: Una nueva caja de herramientas para mejorar los cultivos agrícolas]

Los expertos dicen que el fallo del tribunal enfriará la investigación sobre cultivos editados genéticamente tanto en Europa como en los países en desarrollo de África. “Esto demuestra cuán estúpido es el sistema europeo para regular los transgénicos”, dice Stefan Jansson, profesor de fisiología vegetal en la Universidad de Ümea en Suecia. “Muchos de nosotros hemos intentado cambiar las cosas en los últimos 10 años con escaso éxito. Cuando se trata de cosas como esta, las personas escuchan a organizaciones como Greenpeace más de lo que escuchan a los científicos”.

[Recomendado: Las políticas europeas anti-transgénicos están matando a los africanos | Estudio cuantifica las muertes humanas y pérdidas económicas por retrasar el cultivo de transgénicos en África]

El tribunal con sede en Luxemburgo dictaminó que los cultivos mejorados utilizando CRISPR y otras técnicas de edición de genes quedan sujetos a una norma de 2001 que impone grandes obstáculos para los cultivos genéticamente modificados (GM) o transgénicos. La ley exime a las técnicas tradicionales de mutagénesis, como la irradiación, que cambia el ADN de un organismo de forma aleatoria y agresiva pero no agrega nada nuevo. Pero se aplicará a CRISPR y otras técnicas de edición genética que utilizan una una especie de “tijeras moleculares” para cortar trozos de material genético del genoma.

A pesar de los estudios realizados por agencias de salud europeas, británicas y de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los alimentos genéticamente modificados, los consumidores europeos se han opuesto a ellos desde hace mucho tiempo, argumentando que benefician a las empresas multinacionales y perjudican el medioambiente. Los reguladores estadounidenses dicen que los cultivos modificados genéticamente no representan un problema porque son idénticos a los desarrollados a través de técnicas tradicionales de cruce. En los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y el Departamento de Agricultura (USDA) regulan los cultivos GM. Variedades de soja, lino, trigo y otros cultivos editados genéticamente ya se preparan para ingresar al mercado estadounidense en el próximo año o dos.

[Recomendado: Por qué los alimentos editados genéticamente podrían llegar al supermercado en tiempo récord]

Pero el fallo europeo del pasado miércoles puede tener mayores consecuencias en África, que recién está empezando a ver a CRISPR desplegado para acelerar las mejoras en el desarrollo de nuevas variedades de plantas.

Nigel Taylor, un investigador del Centro de Ciencia de Plantas Donald Danforth en St. Louis, EEUU, dirige proyectos de mejoramiento de la yuca en Kenia y Uganda. Está usando CRISPR para eliminar genes que causan la enfermedad de la raya marrón de la yuca, la cual puede eliminar campos enteros de este cultivo alimentario básico. Acababa de bajar de un avión de Kenia cuando vio las noticias sobre el fallo.

[Recomendado: Desarrollan yuca genéticamente modificada para aliviar el hambre en África]

“Es increíblemente decepcionante y muy frustrante”, dijo Taylor desde el aeropuerto de St. Louis. “Existe una necesidad en África para que los pequeños agricultores puedan asegurar su suministro de alimentos y eso significa crear mejores cultivos. Con el cambio climático y la urbanización, es importante que la agricultura se pueda adaptar. La edición de genes iba a ser una herramienta poderosa para lograr eso y se enfrenta a un revés “.

La UE es el socio comercial más grande de África, recibiendo cerca de $16 mil millones en importaciones de agricultura y alimentos en 2017 desde África, según la Comisión Europea. Eso significa que los agricultores africanos que esperan vender en los mercados europeos podrían no ser capaces de aprovechar las mejoras en la edición de genes.

[Recomendado: Europa importa más de 32 millones de toneladas de cultivos transgénicos por año | José Miguel Mulet: “En Europa solo sembramos un transgénico pero importamos noventa” Prohibir las importaciones de transgénicos en Europa tendría altos costos]

Bode Okoloku creció en Nigeria y ahora es profesor asistente de ciencia de plantas en la Universidad de Tennessee. Él está investigando la genética de las variedades africanas de camote y maíz y trabaja con fitomejoradores de todo el continente. “Creo que podría ser el miedo a lo desconocido lo que impulsa la reciente ley”, dice.

[Recomendado: 12 países africanos están realizando ensayos de campo con cultivos transgénicos |Maíz transgénico tolerante a sequía también muestra resistencia a destructiva plaga en África]

Las técnicas de edición de genes con CRISPRson más fáciles, más rápidas y no requieren tanto equipo de laboratorio como los OGMs tradicionales (transgénicos), según Okoloku. Es por eso que él y otros científicos creen que CRISPR podría ser utilizado por científicos de plantas africanos para crear nuevas cepas de plantas necesarias en cada país. “Usar CRISPR es más prometedor que desarrollar OGMs tradicionales”, dice.

Okoloku dijo que los científicos africanos no han hecho un buen trabajo al influir en los legisladores de sus países sobre los riesgos y beneficios de la edición de genes en comparación con los OGMs. Taylor, de Danforth, dice que el nuevo fallo podría paralizar sus proyectos de investigación de edición de genes de yuca en Uganda y Kenia. “Los organismos de financiación que apoyan el trabajo harán preguntas, quieren que se entreguen al agricultor”,afirma Taylor. “Hay cientos de millones de pequeños agricultores que podrían haberse beneficiado de esa tecnología y ahora es menos probable”.

Compartir
Artículos relacionados
Agricultores y científicos de Bolivia exigen al gobierno aprobar el uso de más cultivos transgénicos
Descubrimiento en gen del trigo podría impulsar el rendimiento de varios cultivos agrícolas
El algodón transgénico ocupa alrededor del 70% de la superficie algodonera mundial

Comments are closed.