Artículos de interés Chilebio Noticias

El super-cultivo genéticamente modificado que pudo haber salvado a millones de niños

arroz dorado transgénico hambre
El biotecnólogo de plantas Swapan Datta inspecciona una planta de arroz dorado modificada genéticamente en el Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI) en Los Baños, Filipinas, 2003. Imagen: DAVID GREEDY/GETTY IMAGES

Ed Regis, escritor de ciencia, publicó recientemente su nuevo libro “Arroz dorado: el nacimiento en peligro de un superalimento transgénico”, en el cual relata el largo camino de casi 3 décadas que ha tomado la invención y desarrollo de este cultivo con fines humanitarios. Además, escribe sobre los variados obstáculos que incluyó no solo activistas opositores, vandalismo y ONGs, sino también algunos problemas técnicos y una enorme regulación internacional y gubernamental que ha dificultado la llegada de este alimento a los campos de los países que lo necesitan.

Foreign Policy / 17 de octubre de 2019.- La portada de la edición del 31 de julio del 2000 de la revista Time mostraba a un hombre barbudo de aspecto serio rodeado por un muro de vegetación: tallos, hojas y pedúnculos de plantas de arroz. El subtítulo, en letras grandes, decía: “Este arroz podría salvar a un millón de niños al año“.

El hombre en cuestión era Ingo Potrykus, profesor de ciencias vegetales en el Instituto Federal Suizo de Tecnología (ETH-Zurich), en Zurich, donde Albert Einstein había estudiado y enseñado. Las plantas de arroz a su alrededor, aunque eran el producto conjunto de muchas mentes y manos, habían sido inspiradas en gran medida por él. Sus granos no eran los habituales granos blancos de arroz. En cambio, tenían un tono dorado distintivo, el color de los narcisos. Cuando se extendían sobre una superficie negra, parecían nada más que pequeñas piedras preciosas amarillas.

[Recomendado: Más de 140 Premios Nobel llaman a Greenpeace a terminar su oposición a los transgénicos y al arroz dorado]

Este fue el arroz dorado (golden rice, en inglés), fruto de nueve años de investigación, experimentación y desarrollo. Lo “dorado” era de hecho betacaroteno, una sustancia que se convierte en vitamina A en el cuerpo humano. Las plantas de arroz convencionales ya contenían betacaroteno, pero solo en sus hojas y tallos, no en los granos. El arroz dorado también lleva el compuesto mencionado en la parte de la planta que las personas comen (el grano). Este pequeño cambio convirtió al arroz dorado en un milagro de la nutrición: el arroz podría combatir la deficiencia de vitamina A en áreas del mundo donde la condición es endémica y podría, por lo tanto, “salvar a un millón de niños al año”.

Portada de la revista TIME con el anuncio del arroz dorado en julio de 2000.

La deficiencia de vitamina A es prácticamente desconocida en el mundo occidental, donde las personas toman multivitamínicos u obtienen suficientes micronutrientes de los alimentos comunes, cereales fortificados y similares. Pero es un asunto de vida o muerte para las personas en los países en desarrollo. La falta de vitamina A es responsable de un millón de muertes anuales, la mayoría de ellas niños, además de 500,000 casos adicionales de ceguera. En Bangladesh, China, India y en otras partes de Asia, muchos niños subsisten con unos cuencos de arroz al día y casi nada más. Para ellos, un suministro diario de arroz dorado podría traer el regalo de la vida y la vista.

Por lo tanto, el superalimento parecía tener todo a su favor: sería la base para un cambio radical en la salud pública entre las personas más pobres del mundo. Sería barato de cultivar e indefinidamente sostenible, porque los agricultores de bajos ingresos podrían salvar las semillas de cualquier cosecha y plantarlas la siguiente temporada, sin comprarlas nuevamente.

[Recomendado: Bangladesh a punto de aprobar el arroz dorado, transgénico que puede evitar mortalidad y ceguera infantil]

Por un lado, el arroz dorado es un organismo genéticamente modificado (OGM o transgénico) y, como tal, está abrumado por todo el bagaje político, ideológico y emocional que se ha asociado con los OGMs: la sobrerregulación, el miedo y la hostilidad del gobierno y la crítica (gran parte de ello sin fundamento) de ambientalistas y otras organizaciones e individuos activistas. Greenpeace, por su parte, fue especialmente vocal en su condena de los alimentos genéticamente modificados, y con el arroz dorado en particular.

Para muchos, esta demora prolongada ha sido desmesurada y provocó reacciones tan extremas como las afirmaciones hiperbólicas de los oponentes a los OGMs. En 2016, por ejemplo, George Church, profesor de genética en la Escuela de Medicina de Harvard, dijo en una entrevista con la publicación científica Edge:

El arroz dorado fue una decisión difícil estratégicamente para Greenpeace y algunos de sus asociados. … Un millón de vidas están en juego cada año debido a la deficiencia de vitamina A, y el arroz dorado estaba básicamente listo para usarse en 2002, por lo que han pasado trece años desde que estuvo listo. Cada año que lo retrasas, es otro millón de personas muertas. Eso es asesinato en masa a gran escala. De hecho, según tengo entendido, hay un esfuerzo por llevarlos a juicio en La Haya por crímenes contra la humanidad. Tal vez eso esté justificado, tal vez no.

Gran parte de la reacción a favor del arroz dorado fue también una exageración. Por un lado, es dudoso que el arroz dorado estuviera “listo”, en cualquier sentido que no sea el más técnico, en 2002. De hecho, algunos críticos argumentarían que, como producto agrícola comprobado y viable, aún no está listo actualmente. Aún así, el hecho es que el cultivo se ha sembrado y cosechado con éxito, primero en laboratorios, luego en invernaderos y finalmente en campos abiertos desde que se inventó. El arroz también ha sido sometido a estudios de seguridad (estudios de toxicidad y alergenicidad) y estudios sobre consumo humano, incluso entre adultos estadounidenses y niños chinos. Estos han encontrado que es más efectivo para proporcionar vitamina A que las espinacas y casi tan efectivo como el aceite puro de betacaroteno.

[Recomendado: Nuevo estudio confirma seguridad del arroz dorado, un transgénico que puede evitar la ceguera infantil]

Entonces, ¿qué pasó realmente? La oposición extremista, las protestas, la retórica e incluso el vandalismo no tenían, por sí mismos, el poder de detener al arroz dorado en su camino o incluso obstaculizar sustancialmente el ritmo de su desarrollo. De hecho, la demora puede reducirse a una variedad de otros factores, menos obvios.

arroz transgénico dorado
Izquierda: Arroz convencional sin betacaroteno en el grano | Centro: Primera versión del arroz dorado con genes de narciso. | Derecha: Segunda versión del arroz dorado con genes de maíz y mayor contenido de betacaroteno.

La primera fuente de retraso fue simplemente la dificultad científica y tecnológica de desarrollar un nuevo tipo de cultivo, uno que fuera mejorado nutricionalmente por métodos moleculares para expresar betacaroteno en una parte de la planta de arroz que normalmente no lo hacía. Las tareas de diseñar genéticamente una nueva vía metabólica en la planta, hacer que la planta exprese la característica deseada en los niveles más beneficiosos de concentración y luego transferir esa característica recién diseñada a varias variedades diferentes de arroz con éxito, todas estas cosas fueron, en ese momento, tecnologías nuevas y no usadas previamente.

[Recomendado: Activistas atacan al arroz dorado, transgénico que puede combatir la ceguera infantil]

La segunda causa fue el hecho de que las plantas mismas son sujetos experimentales recalcitrantes: no crecen tan rápido, y el ciclo de germinación, maduración y producción de semillas es un proceso que realmente no puede acelerarse. Sin embargo, este mismo proceso puede ralentizarse fácilmente, o incluso terminarse, por una variedad de causas como enfermedades, ataque de insectos, desastres naturales y eventos climáticos que incluyen inundaciones, heladas, olas de calor y sequías, vandalismo, o simple mal manejo humano.

Pero era algo completamente diferente lo tenía el mayor poder para impedir el desarrollo del arroz dorado, y esa era la regulación gubernamental. Ese poder residía en un complejo conjunto de pautas operativas, restricciones y requisitos que crearon enormes obstáculos para que los científicos del arroz dorado superaran. Los gobiernos impusieron estas restricciones en nombre de la seguridad; El principal responsable de estas restricciones es un tratado internacional conocido como el Protocolo de Cartagena sobre seguridad de la biotecnología y su muy controvertido Principio 15, también conocido como el “principio de precaución“.

Este principio establece que si un producto de la biotecnología moderna presenta un posible riesgo para la salud humana o el medio ambiente, entonces es prudente restringir o prevenir la introducción o el uso de ese producto o tecnología, incluso si la magnitud o naturaleza del riesgo es incierta, especulativa, científicamente no probada, o incluso desconocida. Aunque puede haber sido benigno en su intención, el efecto del principio ha sido reducir el ritmo de la investigación y el desarrollo de la biotecnología y, en algunos casos, incluso detenerlo, al menos temporalmente, en múltiples ocasiones durante el proceso de investigación y desarrollo.

[Recomendado: Estados Unidos aprueba el consumo de arroz dorado, transgénico biofortificado en pro-vitamina A | Canadá aprueba el consumo de arroz dorado, transgénico biofortificado en pro-vitamina A]

En el caso del arroz dorado, el resultado combinado de estos tres factores (la dificultad científica del proyecto, la tasa lenta y majestuosa de crecimiento y reproducción de las plantas y un cuerpo de regulaciones gubernamentales sofocantes que rigen la investigación y el desarrollo de la biotecnología) fue prolongar el tiempo de incubación de un alimento que, en ausencia de restricciones gubernamentales impuestas externamente, podría salvar la vista y la vida de millones de personas.

La historia del arroz dorado, por lo tanto, es una historia triste y enloquecedora de científicos que se ven frustrados repetidamente en sus intentos de inventar, mejorar, desarrollar, probar en el campo y difundir un alimento potencialmente salvador de vidas.

Sin embargo, a pesar de todos estos obstáculos, el arroz dorado aún se ha convertido en el primer cultivo biofortificado creado a propósito. El proyecto comenzó en 1990, cuando Potrykus y su colega Peter Beyer, de la Universidad de Friburgo, comenzaron a trabajar para diseñar genéticamente una vía metabólica en una variedad de Oryza sativa, la especie de arroz más consumida del mundo, para que los granos comestibles de la planta contengan betacaroteno. Es un eufemismo decir que su tarea fue desalentadora. Cuando comenzaron, no había seguridad de que lo que contemplaban era incluso tecnológicamente posible, ya que nunca antes se había hecho. Pero los dos hombres estaban muy motivados por los horrores de la persistente deficiencia de vitamina A en los países en desarrollo, y veían su trabajo como un llamado, uno del que no se disuadirían.

[Recomendado: Filipinas se acerca a autorizar el Arroz Dorado para combatir la deficiencia de Vitamina A]

Se necesitó casi una década de experimentación de laboratorio para inventar el arroz dorado, pero para 1999, Potrykus, Beyer y un grupo de colegas finalmente tuvieron éxito. Insertaron un conjunto de genes en el genoma del arroz para que el betacaroteno de la planta se acumulara no solo en las hojas y tallos de la planta, como lo hacía normalmente, sino también en los granos de arroz, como si la naturaleza hubiera tenido la intención de que las cosas funcionaran de esa manera desde el principio.

Una vez que lograron ese pequeño pero poderoso truco tecnológico, los inventores imaginaron ingenuamente que la parte difícil estaba ahora detrás de ellos. Poco sabían que las tareas más difíciles aún tenían por delante. Mirando hacia atrás, Potrykus reflexionó: “Si hubiera sabido lo que implicaría esta búsqueda, tal vez no hubiera comenzado”.

Una vez que tuvieron a mano su arroz modificado como prueba de concepto inicial, los inventores se movieron rápidamente para desarrollar aún más el arroz dorado, primero para mejorar el producto y luego ponerlo a disposición, de forma gratuita, para los agricultores pobres de los países en desarrollo. En abril de 2000, licenciaron su tecnología de arroz a la empresa agroquímica británica Zeneca sobre una base quid pro quo: la compañía retuvo el derecho de vender semillas de arroz dorado comercialmente, tal vez como un alimento saludable, con la condición de que la compañía apoyara financieramente a los inventores. ‘trabajo futuro en el arroz y dejarlos distribuir las semillas sin costo para los pequeños agricultores. Más tarde, Zeneca se fusionó con la compañía suiza Syngenta, pero los términos del acuerdo original se mantuvieron sin cambios.

[Recomendado: Australia y Nueva Zelanda aprueban la importación de arroz transgénico dorado por considerarlo seguro]

El 9 de febrero de 2001, Greenpeace, que tenía un largo historial de oposición a todos los alimentos y cultivos transgénicos, emitió una declaración de que un adulto tendría que comer 9 kilogramos (alrededor de 20 libras) de arroz dorado cocido diariamente para prevenir la deficiencia persistente de vitamina A, y que “una mujer en periodo de lactancia tendría que comer al menos 6,3 kilos de peso seco, lo que se convierte en casi 18 kilos de arroz cocido por día”. Dado que la biodisponibilidad de betacaroteno en el arroz no era entonces conocido, no había una base fáctica para estas afirmaciones, que en cualquier caso luego se demostró que eran falsas. Aproximadamente al mismo tiempo, la cruzada india anti-OGM de Vandana Shiva calificó al arroz dorado un “engaño”. Fue el comienzo de una guerra de propaganda contra el arroz que solo se ha intensificado.

Casi al mismo tiempo, el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad estaba haciendo olas. El protocolo había sido adoptado en el año 2000 por más de 100 naciones, incluidos miembros de la Unión Europea (no por Estados Unidos ni Canadá). El documento escrito, que entró en vigencia en 2003, regía el manejo, empaque, identificación, transferencia y uso de “organismos vivos modificados” entre las partes del acuerdo.

El acuerdo contenía una versión del principio de precaución. Exactamente qué ese principio (que se centraba en evitar riesgos desconocidos) en la práctica no estaba claro de inmediato. Es más un ideal, un estándar de perfección al que apuntar, que una guía de acción o política pública del mundo real. Por un lado, suena como una variante disfrazada de una serie de tópicos inocuos como “mira antes de saltar” o “más vale prevenir que curar”. Por otro lado, puede interpretarse igualmente como una doctrina de “culpable hasta que se demuestre su inocencia”.

A la luz del Protocolo de Cartagena, todos los aspectos del desarrollo del arroz dorado, desde el trabajo de laboratorio hasta los ensayos de campo y la detección de “eventos reglamentarios limpios”, se enredaron en una red bizantina de reglas, directrices, requisitos, restricciones y prohibiciones. La simple transferencia de semillas de un país a otro se convirtió en un importante problema logístico. Podría tomar “más de dos años transferir, por ejemplo, mejorar semillas de Filipinas a Vietnam, y un año desde Estados Unidos a la India, durante el cual se formularon 30 preguntas políticamente cargadas en el parlamento indio”, dijo Potrykus. “Estas condiciones de Cartagena se hacen cumplir, a pesar de que el sentido común sugiere que es extremadamente difícil construir un riesgo hipotético de la transferencia de semillas entre dos estaciones de mejoramiento en diferentes países, especialmente para el arroz dorado”.

El arroz dorado fue único entre los alimentos genéticamente modificados, y las propiedades que lo hicieron diferente también lo hicieron inmune a muchas de las críticas convencionales hacia los OGMs. El arroz dorado no se inventó con fines de lucro, y después de 2004, cuando Syngenta renunció a todo interés comercial en el arroz, ya no se desarrollaría con fines de lucro. El arroz beneficiaría a las personas pobres y desfavorecidas, no a las modernas multinacionales.

El arroz dorado se entregaría de forma gratuita a los agricultores de subsistencia que pueden guardar semillas y plantarlas de una cosecha a la siguiente, sin restricciones ni pagos de derechos o regalías. Este arroz no fue desarrollado principalmente para el beneficio de los agricultores, al igual que la mayoría de los otros OGMs (o transgénicos) que habían sido diseñados para ser resistentes a plagas o herbicidas. En cambio, se desarrolló con el único propósito de ayudar a los usuarios: los pobres desnutridos que sufren de deficiencia de vitamina A.

Y el arroz dorado no es un cultivo al que un importante esfuerzo de ingeniería genética le confirió una ventaja relativamente menor, como una vida útil más larga o un sabor ligeramente mejorado, como era cierto, por ejemplo, para el tomate Flavr Savr, abandonado hace mucho tiempo. Es por eso que, a pesar de todo el vitriolo, el verdadero villano de la historia es la regulación, más que el activismo enloquecido.

Si el arroz dorado no hubiera enfrentado condiciones regulatorias demasiado restrictivas, podría haber sido cultivado por productores de arroz y distribuido en algunas de las regiones más pobres del sur y sureste de Asia. Ya habría salvado millones de vidas y evitado que millones de niños quedaran ciegos.

Compartir
Artículos relacionados
Bangladesh comercializará su segundo cultivo transgénico: una papa resistente a fatal hongo
La Unión Europea aumentó un 26% la superficie con maíz transgénico el año 2011
El maíz genéticamente modificado puede ayudar a resistir el cambio climático

Comments are closed.