Chilebio Noticias

Activistas atacan al arroz dorado, transgénico que puede combatir la ceguera infantil

Más de dos docenas de grupos anti-transgénicos se reúnen en Filipinas en un último intento para detener el despliegue del Arroz Dorado, una variedad de arroz transgénico propuesto desde hace mucho tiempo como una forma de combatir la deficiencia de vitamina A, potencialmente mortal entre los niños pequeños en las naciones asiáticas en desarrollo, tales como Bangladesh, Filipinas e Indonesia.

[Recomendado: Arroz Dorado: ¿Por qué? ¿Dónde? ¿Cómo?]

Reunidos en una conferencia de tres días en el lujoso Madison 101Hotel and Tower en Manila (anunciado en Internet como un “hotel exclusivo con un ambiente contemporáneo elegante” y habitaciones que ofrecen televisores de pantalla plana y bañeras de hidromasaje) alrededor de 100 miembros de los diversas ONGs que comprenden la red el ¡Stop Golden Rice! realizaron una protesta afuera del Departamento de Agricultura de Filipinas y se planearon actividades para días siguientes.

[Recomendado: Como los cultivos transgénicos pueden aportar a la lucha contra la desnutrición]

Muchos de los grupos involucrados reciben fondos de fuentes de ayuda europeas oficiales en el extranjero para promover la agricultura “basada en los campesinos” y la agricultura “ecológica”. Sin embargo, gran parte de su actividad parece oponerse específicamente a la ingeniería genética y también tratan de evitar una modernización más general de la agricultura que permita una mayor productividad de los cultivos, una mayor seguridad alimentaria y un menor uso de productos químicos.

Uno de los organizadores clave es la red filipina MASIPAG, que fue fuertemente criticada por la comunidad científica en 2013 por apoyar la destrucción de un ensayo de campo de arroz dorado en Filipinas por activistas enmascarados. A pesar de una carta abierta de científicos suecos en 2013, el gobierno sueco ha continuado financiando a MASIPAG, invirtiendo más de 5 millones de coronas (US$ 600,000) en las arcas del grupo en los últimos años, algunas de las cuales están expresamente destinadas a actividades de “influencia gubernamental”.

[Recomendado: Más de 100 Premios Nobel llaman a Greenpeace a terminar su oposición a los transgénicos y al arroz dorado]

Después de varios años de retraso debido a problemas técnicos, el Arroz Dorado está a punto de implementarse en Bangladesh, y las agencias regulatorias de Australia y Nueva Zelanda aprobaron su consumo recientemente. El gobierno canadiense también dictaminó el mes pasado que el arroz dorado es seguro para el consumo humano. Aunque no está destinado a los consumidores de los países desarrollados, se buscó la aprobación para evitar la interrupción del comercio en caso de que el arroz dorado estuviera inadvertidamente presente en el arroz elaborado y comercializado internacionalmente.

[Recomendado: Filipinas se acerca a autorizar el Arroz Dorado para combatir la deficiencia de Vitamina A]

Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 250,000 a 500,000 niños con deficiencia de vitamina A quedan ciegos cada año, y la mitad de ellos mueren dentro de los 12 meses de haber perdido la vista.

A pesar de las preocupaciones de la comunidad médica internacional sobre los daños causados ​​a millones de niños por la deficiencia de vitamina A, y el consenso científico mundial sobre la seguridad de los cultivos genéticamente modificados (OGMs), MASIPAG y otros grupos en la red ¡Stop Golden Rice! continuan difundiendo temores infundados sobre la seguridad del arroz dorado en un esfuerzo por evitar su introducción a los campos.

En una declaración reciente, MASIPAG afirmó que el Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI) y los “proponentes corporativos” estaban “ignorando datos científicos cruciales sobre los peligros de los OGMs para la salud humana”. Un póster publicitario producido por la red ¡Stop Golden Rice! muestra granos de arroz amarillo con una calavera y tibias cruzadas, y afirma falsamente que “los OGMs están nublados por incertidumbres y amenazas para la salud”.

En lugar de aceptar numerosos artículos científicos revisados ​​por pares publicados sobre la seguridad y eficacia del arroz dorado, MASIPAG ha promovido la “evidencia” contraria recogida por un solo “investigador independiente” que nombra como Madeleine Love, una activista anti-OGMs con sede en Australia. .

Muchos de los oponentes al arroz dorado suscriben una teoría conspirativa de que es parte de un plan de corporaciones y bancos para tomar el control de las semillas y la agricultura de una nación.

En realidad, aunque Syngenta fue un socio de la investigación inicial a mediados de la década del 2000, el arroz dorado actualmente se está desarrollando en el sector público por el IRRI en Filipinas y una red de instituciones gubernamentales y académicas asociadas en los países que necesitan cultivar el arroz. No se les cobrará royalties ni patentes a los agricultores más pobres sin fines de lucro. Los fondos provienen de la Fundación Bill & Melinda Gates y otros donantes internacionales y filantrópicos.

Notablemente ausente de la última lista de activistas contra el arroz dorado es el grupo medioambiental internacional Greenpeace, que en el pasado ha atraído severas críticas por su oposición al proyecto. Aunque una lista de miembros actual no se ha publicitado, según una declaración de 2017 de la red ¡Stop Golden Rice!, sus miembros fueron los siguientes:

RESIST! Agri-TNCs Network- Philippines,

MASIPAG (Magsasaka at Siyentipiko para sa Pag-unlad ng Agrikultura),

KMP (Kilusang Mangbubukid ng Pilipinas),

PNSFP (Philippine Network for Food Security Programs),

SIBAT (Sibol ng Agham at Teknolohiya),

HEAD (Health Action for Democracy),

PAN Phils (Pesticide Action Network-Phils),

TFIP (Philippine Task Force for Indigenous Peoples Rights),

CENDI (Community Entrepreneur Development Institute),

SRD (Center for Sustainable Rural Development) Vietnam,

SPFT (Southern Peasants Federation of Thailand),

AGRA (Alliance of Agrarian Reform Movement),

SERUNI National Women’s Alliance, Indonesia,

NWFA (National Women Farmers and Workers Association),

BAFLF (Bangladesh Agricultural Farm Labour Federation),

SHISUK (Shikha Shastha Unnayan Karzakram) Bangladesh,

APVUU (Andhra Pradesh Vyavasaya Vruthidarula Union),

ORRISSA (Organization for Rural Reconstruction and Integrated Social Services Activities), CREATE, India,

THANAL, India,

Save Our Rice Network, India,

PAN-INDIA (Pesticide Action Network-India), 

GRAIN,

PAN-AP (Pesticide Action Network-Asia Pacific),

APC (Asian Peasants Coalition),

Consumers Union of Japan,

Women’s Development Federation WELIGEPOLA, Sri Lanka, and

MONLAR (Movement for Land and Agricultural Reform), Sri Lanka.

Compartir
Artículos relacionados
Identifican genes clave para aumentar el contenido de aceite en las hojas de las plantas
Agricultores venezolanos solicitan que se apruebe el uso de los cultivos transgénicos
Sólido consenso entre los científicos de plantas: “La tecnología de modificación genética es segura”

Comments are closed.