Chilebio Noticias

Mientras el cambio climático amenaza la agricultura europea, se reaviva el debate sobre los cultivos transgénicos y editados genéticamente

maíz sequía alemania

Plantas de maíz marchitas en un campo seco del este de Alemania el pasado verano. (Jens Schlueter/AFP vía Getty Images)

A pesar de que el cambio climático amenaza su agricultura, Europa siguen sin aceptar los cultivos transgénicos o incluso los editados genéticamente. A pesar de la fuerte influencia de grupos de lobby ecologista y anti-biotecnología en las decisiones tomadas por los reguladores europeos, las crecientes sequías y olas de calor, sumado al auge de estas tecnologías en los demás continentes -incluyendo al reciente «descolgado» Reino Unido-, reavivan el debate para aprobar estas tecnologías en la Unión Europea.

Yahoo! News / 21 de febrero, 2023.- El verano pasado en Europa marcó un punto de inflexión para la agricultura, con temperaturas abrasadoras que batieron récords históricos y sequías que secaron los ríos y marchitaron los cultivos.

Con escenarios similares previstos para este año, a medida que la temperatura global sigue aumentando, algunos expertos vuelven a impulsar el uso de nuevas cepas de cultivos clasificados actualmente como organismos modificados genéticamente (OGMs o transgénicos), capaces de soportar olas de calor y sequías, para ayudar al continente a adaptarse a los cambiantes patrones climáticos y contribuir a salvar su industria agrícola.

«Las plantas derivadas mediante nuevas técnicas genómicas podrían desempeñar un papel clave en el desarrollo de formas innovadoras y sostenibles de proteger las cosechas de las plagas, las enfermedades y los efectos del cambio climático», declaró un portavoz de la Comisión Europea a Yahoo Noticias.

[Recomendado: La sequía en Europa podría forzar la aceptación de cultivos editados genéticamente]

Europa, sin embargo, tiene una historia polémica con los OGMs, que fueron rechazados de plano hace 20 años por el temor a cómo las plantas podrían afectar a los ecosistemas y a la salud humana. Desde entonces, sin embargo, con los avances tecnológicos, las semillas de nuevos cultivos se producen ahora con edición genética -el proceso de alterar el propio ADN de una planta-, sustituyendo al antiguo método de simplemente insertar nuevos genes de una especie foránea, como las bacterias.

«La mayor diferencia entre la edición genética y los transgénicos es que con la edición genética no se inserta ADN extraño en una planta», explicó a Yahoo News Filip Cnudde, jefe del equipo de regulación biotecnológica de Corteva Agriscience. «En su lugar, se manipula el propio ADN de la planta, y de una forma mucho más rápida que con el cultivo convencional», añadió.

Pero en la Unión Europea (UE) las plantas editadas genéticamente se tratan regulatoriamente como transgénicos, lo que significa que deben pasar por muchos más trámites que las plantas convencionales. Incluso la aprobación de piensos GM está muy regulada. «Según la normativa actual, las autorizaciones de importación de OGMs para alimentos y piensos tardan unos seis años», además de gastar millones de euros en estudios de evaluación de riesgos, explicó a Yahoo Noticias Petra Jorasch, responsable de mejoramiento vegetal y defensa de la innovación en la asociación comercial Euroseeds.

[Recomendado: Comisión Europea concluye que la edición de genes en plantas puede contribuir a un sistema alimentario más sostenible | Informe de Ética de la Unión Europea recomienda incluir edición genética en la agricultura]

Este otoño, un coro de ministros de agricultura, academias científicas y empresas de semillas biotecnológicas instó al gobierno de la UE a revisar la restrictiva normativa sobre plantas derivadas de nuevas técnicas genómicas. Europa necesita «replantearse algunos enfoques tradicionales de la producción de alimentos en favor de técnicas nuevas y modernas», declaró el Ministro de Agricultura checo, Zdeněk Nekula, a los ministros de Agricultura de la UE reunidos en Praga en septiembre del año pasado. Acelerar la aprobación de plantas editadas genéticamente es «una reforma que consideramos urgente», anunció en octubre la Federación de Sociedades Científicas Españolas. Las nuevas tecnologías genómicas podrían ayudar a los cultivos «mejorando la eficiencia del nitrógeno, reduciendo la huella de carbono de la agricultura y produciendo plantas que requieran menos agua, fertilizantes y [pesticidas]», escribió Diana Lenzi, presidenta del Consejo Europeo de Jóvenes Agricultores.

El Reino Unido, que abandonó la UE en 2020, suavizó recientemente las restricciones a las pruebas de campo de plantas editadas genéticamente, como la cebada diseñada para necesitar menos fertilizantes, que liberan óxido nitroso, un gas de efecto invernadero. Se espera que el Parlamento británico apruebe en breve una ley que distinga entre plantas editadas genéticamente y transgénicos.

La UE parece seguir el ejemplo. La normativa sobre plantas editadas genéticamente se está «adaptando a los avances tecnológicos», según el portavoz de la Comisión Europea.

Pero algunos agricultores, grupos de consumidores y organizaciones ecologistas siguen oponiéndose a la adopción de cualquier tipo de plantas biotecnológicas en Europa, donde sólo se cultiva comercialmente un cultivo transgénico-un maíz resistente a los insectos-, principalmente en España. Hace dos décadas, los europeos rechazaron enérgicamente los OGMs originales, apodados Frankenfoods, y los manifestantes destrozaron campos de prueba y arrojaron granos modificados genéticamente de los silos para impedir que arraigaran en Europa. A diferencia de Estados Unidos, los transgénicos nunca ganaron mucho terreno en Europa, donde 19 países prohibieron su cultivo, a pesar de la escasez de efectos documentados sobre la salud humana.

[Recomendado: Científicos analizan errores de los pocos estudios que reportan efectos adversos por consumo de transgénicos]

«Vamos a luchar contra esto hasta el final», declaró Nina Holland, investigadora del grupo de consumidores Corporate Europe Observatory, en relación con los próximos cambios normativos de la UE que, según ella, están demasiado influidos por los grupos de presión pro-biotecnología.

«La industria de las semillas biotecnológicas pretende que los transgénicos resultantes de las ‘nuevas técnicas’ no son transgénicos», declaró a Yahoo Noticias el agricultor italiano Antonio Onorati, miembro del grupo de trabajo sobre semillas de la Coordinadora Europea Vía Campesina, una asociación de pequeños agricultores. «Con sus falsas promesas y sus investigaciones sesgadas, intentan colar los transgénicos en los platos y en los campos de los ciudadanos y agricultores de la UE».

El grupo de Onorati forma parte de una coalición de 50 organizaciones no gubernamentales que se reunieron con funcionarios de la UE a principios de mes para presentar una petición firmada por 420.000 europeos en la que exigen que la UE se abstenga de reclasificar las plantas editadas genéticamente como diferentes de las anteriores modificadas genéticamente. Les preocupa que si las plantas editadas genéticamente se consideran plantas convencionales, podrán eludir las exhaustivas evaluaciones de seguridad, el seguimiento del ADN en los campos y el etiquetado que Europa exige a los transgénicos desde 2001. También apuntan a una sentencia del máximo tribunal de la UE en 2018 que afirmó que los alimentos editados genéticamente siguen siendo transgénicos.

[Recomendado: Academias Europeas de Ciencias vuelven a publicar reporte a favor de la edición genética: piden re-evaluar legislación de la UE]

La ministra de Medio Ambiente de Alemania, Steffi Lemke, también está instando a la UE a mantener su curso anterior. «Creo que la Comisión Europea está dando un paso en la dirección equivocada con sus esfuerzos por diluir la evaluación de riesgos para las plantas creadas con nuevas técnicas genómicas», dijo Lemke a Yahoo Noticias. «La legislación actual de la UE ofrece una buena base para analizar sistemáticamente los riesgos, y también para garantizar la trazabilidad de los organismos modificados genéticamente en la naturaleza y la libertad de elección de los consumidores, la industria alimentaria y los agricultores. No podemos permitirnos recortar en este aspecto».

Jorasch cree que las plantas editadas genéticamente deberían quedar libres de esos requisitos porque las nuevas tecnologías, como CRISPR -llamadas «tijeras genéticas»- hacen que la edición de semillas sea más precisa a la hora de retocar el propio código genético de una planta. «Ahora sabemos qué genes son responsables de ciertas características en las plantas, y podemos dirigirnos a un gen individual y hacer un cambio con un resultado más predecible», dijo. La situación actual en la UE no favorece en absoluto la introducción de estos cambios entre los agricultores.

«La tecnología de edición genética«, añadió Cnudde, de Corteva, «nos permite realizar cambios específicos de forma muy precisa. Aporta un nivel de control único«, que es incluso más exacto, dijo, «que algunas técnicas tradicionales de fitomejoramiento«, que no están reguladas. «Entonces, ¿cuál sería la justificación científica [para mantener regulaciones más estrictas sobre la edición genética] cuando sabemos exactamente lo que estamos haciendo?«.

Los críticos, entre ellos el agricultor Onorati, siguen sin estar convencidos, señalando que la edición genética no es tan precisa como se prometió. Su preocupación es que «con las nuevas técnicas de transgénicos [es decir, la edición de genes], se ha demostrado que hay consecuencias no deseadas que causan a las plantas problemas alternativos para sobrevivir o prosperar en las condiciones del mundo real». (Las consecuencias imprevistas también se han señalado como un problema potencial en la edición genética de embriones).

Otros se muestran más abiertos a las posibilidades que presentan las plantas editadas genéticamente. «Estaría encantado de dar la bienvenida a cualquier avance tecnológico que demuestre ser seguro», dijo un agricultor del centro de España a Yahoo Noticias. «Especialmente si ayudan a abordar grandes problemas como el cambio climático, el consumo de agua o el uso de pesticidas».

[Recomendado: En 10 años, CRISPR transformó la medicina. ¿Puede ahora ayudarnos a enfrentar el cambio climático?]

Sin embargo, a Holland of Corporate Europe le preocupa que la mayoría de las semillas editadas genéticamente estén siendo desarrolladas por un puñado de empresas biotecnológicas, que ya controlan gran parte del suministro mundial de semillas. Bayer (que compró Monsanto), Corteva (que compró DowDuPont y Pioneer Seeds), ChemChina (que compró Syngenta) y BASF son responsables de más de la mitad de las ventas mundiales de semillas.

La compra de sus semillas editadas genéticamente «sólo conducirá a una mayor concentración en el mercado de semillas, lo que significa que muy pocas empresas tendrán un mayor control sobre los alimentos que se cultivan», dijo Holland. «Estas empresas podrían subir los precios, encareciendo las semillas. Podrían retirar algunos productos del mercado y sustituirlos por cultivos patentados editados genéticamente. Así que simplemente tendrán más poder sobre todo el sistema alimentario, lo que en sí mismo es muy perjudicial para el interés público.»

Cnudde afirmó que Corteva está compartiendo ampliamente la tecnología de edición genética con organizaciones sin ánimo de lucro e investigadores académicos para fomentar su desarrollo en todo el mundo. «Se trata de una tecnología con un enorme potencial, relativamente sencilla y fácil de usar», afirmó. «No es una bala de plata, pero es una gran herramienta para que los mejoradores desarrollen plantas más resistentes a condiciones climáticas extremas«.

[Recomendado: La Universidad de Wageningen libera sus patentes de CRISPR para ayudar a eliminar el hambre en el mundo]

Pero para Jorasch, de Euroseeds, el mayor problema es lo que está tardando Europa en abrir sus puertas a los alimentos editados genéticamente mientras empeoran las condiciones climáticas. Aunque la producción de plantas editadas genéticamente es más rápida que el cultivo convencional, que puede llevar más de una década, según Jorasch, llevar las plantas del laboratorio al mercado requiere varios pasos, como pruebas en invernaderos, ensayos de campo y registros. «Por eso es urgente que se apruebe pronto una nueva normativa», afirmó. «Aunque obtengamos la aprobación mañana, aún tardaremos entre dos y cuatro años en comercializarlo».

Una vez que la Comisión Europea presente formalmente sus propuestas en junio, aún necesitará la aprobación de otros dos órganos de la UE, entre ellos el Parlamento Europeo. Incluso si las semillas editadas genéticamente obtienen luz verde -y las empresas de biotecnología creen que así será-, no llegarán al suelo europeo hasta 2026 como muy pronto.

Compartir
Artículos relacionados
Estudio internacional identifica variedades mejoradas de trigo más resistentes al calor
Científicos españoles desarrollan pan de trigo transgénico apto para la mayoría de los celíacos
De la farmacia al campo: ¿Puede la edición genética con CRISPR alimentar al mundo?

Comments are closed.