Chilebio Noticias

La Universidad de Wageningen libera sus patentes de CRISPR para ayudar a eliminar el hambre en el mundo

La biblioteca de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos. La universidad ofrece acceso gratuito a las patentes CRISPR para uso no comercial. Crédito: Frans Sellies/Moment/Getty

Las universidades poseen la mayoría de las patentes para a tecnología CRISPR. Están en una posición sólida para garantizar que la tecnología se comparta ampliamente para su uso en educación e investigación.

Nature / 7 de septiembre, 2021.- Esta semana, la Universidad de Wageningen en los Países Bajos anunció que permitirá a las organizaciones sin fines de lucro utilizar su tecnología de edición genética CRISPR-Cas9 de forma gratuita, para aplicaciones no comerciales en la alimentación y agricultura. Es un avance importante y un paso más para hacer que una tecnología con un potencial sin explotar sea más accesible, especialmente para los investigadores de países de ingresos bajos y medios.

Wageningen forma parte de un grupo de instituciones de investigación a nivel mundial que poseen patentes sobre CRISPR, una técnica que permite realizar cambios precisos en los genomas, en ubicaciones específicas. Otras instituciones, incluido el Broad Institute en Cambridge, Massachusetts, y la Universidad de California, Berkeley, que tienen algunas de las carteras de patentes más grandes sobre el tema, también brindan herramientas CRISPR y parte de su propiedad intelectual (IP) de forma gratuita para uso por organizaciones sin fines de lucro. Pero las universidades podrían hacerlo mejor en facilitar el acceso a las tecnologías CRISPR para fines de investigación.

El campo está formando una bola de nieve. La Oficina de Patentes y Marcas Registradas de EE. UU. tiene alrededor de 6.000 patentes o solicitudes de patente con CRISPR, y cada mes se agregan unas 200, principalmente de China y Estados Unidos.

Pero, inusualmente, las universidades y las organizaciones de investigación financiadas con fondos públicos dominan el panorama de las patentes de CRISPR. En 2017, solo un tercio de las patentes de CRISPR provenían del sector privado, según un análisis de Agnès Ricroch, genetista de plantas del instituto AgroParisTech, y sus colegas (J. Martin-Laffon et al. Nature Biotechnol. 37, 613–620; 2019). Eso significa que las universidades están en una posición sólida para influir en el cambio. Y el cambio comienza con el acuerdo de licencia, que es necesario incluso cuando una organización utiliza la propiedad intelectual para la investigación.

Los acuerdos de licencia deben ser transparentes, de modo que las instituciones que ofrecen acceso puedan ser responsables de las promesas que hacen. Pero pocos publican estos acuerdos, por temor a que den una ventaja a sus competidores. Sin embargo, si todas las universidades aceptaran no cobrar por la propiedad intelectual utilizada en la investigación, dejarían de competir y podrían colaborar para crear acuerdos modelo.

[Recomendado: Colombia aprueba su primer maíz transgénico libre de patente y desarrollado por un laboratorio nacional]

Los acuerdos de licencia también deberían limitar las «cláusulas de alcance». Estos permiten a los titulares de patentes reclamar derechos sobre la comercialización de descubrimientos e invenciones basados ​​en su propiedad intelectual, muchos años en el futuro. Es un método para prolongar los ingresos, pero se ha comparado con los autores que pagan regalías a Google o Microsoft si escribieran un libro sobre el software de procesamiento de texto de estas empresas.

Durante siglos, las patentes han ayudado a proteger la propiedad intelectual de los inventores frente a los competidores que, de otro modo, podrían copiar y beneficiarse de la idea de otra persona. Las patentes también incentivan la inversión necesaria para desarrollar o comercializar una idea, porque aseguran a los inversores que una tecnología no se puede copiar fácilmente.

Pero se sabe que las empresas utilizan las patentes para obstaculizar la competencia. Además, cuando se aplican de manera inapropiada, las patentes pueden ser perjudiciales. Durante una pandemia, por ejemplo, las patentes de vacunas podrían ralentizar o reducir la disponibilidad de vacunas. Es por eso que más de 100 países y muchas organizaciones (incluida Nature) están pidiendo a los miembros de la Organización Mundial del Comercio que renuncien temporalmente a la protección de la propiedad intelectual en las vacunas COVID-19.

El acceso equitativo es fundamental. Hace casi dos décadas, donantes internacionales crearon la Fundación de Tecnología Agrícola Africana en Nairobi como una plataforma para compartir conocimientos, herramientas y tecnología. El ecologista Gordon Conway, entonces presidente de la Fundación Rockefeller en la ciudad de Nueva York, prometió que «solucionaría el atasco» de la propiedad intelectual en la tecnología agrícola. En la práctica, la preocupación por la modificación genética frenó estas tecnologías en los países de ingresos bajos y medios. Pero CRISPR está cambiando eso, y las universidades que se benefician de las patentes podrían ayudar a establecer una organización para facilitar el acceso.

[Recomendado: Estudio: La propiedad intelectual en semillas beneficia a los agricultores y a la sociedad]

Hace dos años, la Federación Holandesa de Centros Médicos Universitarios propuso diez principios para la “concesión de licencias socialmente responsable”. En lo más alto de la lista está que las instituciones académicas deben asegurarse de que su investigación beneficie a las sociedades, lo que incluye permitir que los hallazgos se utilicen libremente para la investigación o la educación.

Es apropiado que una universidad holandesa se encuentre entre las que aplican estos principios para una tecnología que tiene un potencial de cambio mundial. Ha llegado el momento de que todas las universidades que poseen patentes en CRISPR, junto con los patrocinadores públicos y las instituciones internacionales como la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, consideren cómo pueden unir fuerzas para que se pueda acceder más fácilmente a la PI en CRISPR de forma gratuita para la investigación, bajo reglas claras y transparentes.

Compartir
Artículos relacionados
Nuevo estudio sugiere que las plantas aprenden nuevos hábitos
Estudio arroja información clave para desarrollar cultivos resistentes a las heladas
Brasil, el motor del crecimiento de los cultivos transgénicos

Comments are closed.