Chilebio Noticias

Los cultivos transgénicos y editados son más seguros que los convencionales, afirma experto en inocuidad alimentaria de Japón

Una investigadora de la Universidad de Tsukuba cosecha tomates editados genéticamente en Tsukuba, prefectura de Ibaraki, Japón, en marzo de 2018.

El presidente de la Society for the Science of Food Safety and Security (SFSS), afirma que los cultivos genéticamente modificados (GM o transgénicos) y los editados genéticamente son más seguros que las variedades convencionales o silvestres, con un sabor y un rendimiento significativamente mejorado. 

ChileBio / 15 de febrero, 2020.- Takeshi Yamazaki, experto en inocuidad y seguridad alimentaria de Japón y presidente de la Society for the Science of Food Safety and Security (SFSS) dijo que comparar cultivos transgénicos y editados genéticamente con los mal llamados «naturales» parece algo seguro a primera vista, pero es más bien lo contrario para los expertos en inocuidad alimentaria. Yamazaki afirma que los cultivos genéticamente modificados (GM o transgénicos) y los editados genéticamente son más seguros que las variedades convencionales o silvestres, con un sabor y un rendimiento significativamente mejorado.

También dijo que es un hecho innegable que los productos agrícolas actuales que la gente piensa que son mejorados tradicionalmente tienen genes que han sido modificados a través de las mismas técnicas de mejoramiento tradicional.

Cultivos editados genéticamente en Japón

Japón aún no ha aprobado el cultivo comercial de transgénicos, a pesar de que realizan investigación y ensayos de campo, además de importar y consumir alimentos transgénicos (como todos los países). Sin embargo, en materia de edición genética, tras conversaciones y análisis de especialistas técnicos del gobierno, entre 2019 y 2020 publicaron regulaciones con las que se suman a una docena de países que ya permiten la salida a campo (con fines comerciales) de cultivos mejorados por edición genética siempre y cuando demuestren que ningún gen exógeno fue insertado a la nueva variedad final. Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Paraguay, Estados Unidos, Australia, Canadá, Israel y otros países son parte de los que ya permiten la salida a campo de cultivos mejorados por NBTs sin inserción de transgenes

A nivel experimental, en Japón se desarrolla e investigan varios cultivos a través de estas técnicas, incluyendo un arroz editado de alto rendimiento por parte de la Organización Nacional de Investigación Agrícola y Alimentaria (NARO); flor de la campanilla japonesa editada con un nuevo color desde violeta al blanco, por parte de investigadores de la Universidad de Tsukuba, NARO y la Universidad de la Ciudad de Yokohamaa; trigo resistente a la germinación en sus granos por la lluvia, esfuerzo llevado a cabo por NARO la Universidad de Okayama. También en NARO han trabajado con CRISPR en manzanas albinas y tomates sin semillas con fines de investigación.

Por otra parte, papa editada con bajo contenido de almidón es desarrollada por investigadores de la Universidad de Hirosaki; y una nueva técnica para cultivos de alto rendimiento es desarrollada por investigadores de la Universidad de Tokio mediante una técnica llamada mitoTALEN para desarrollar cepas de arroz y canola de alto rendimiento. Mientras tanto, la Universidad de Nagoya trabaja en el desarrollo de tomate editado genéticamente con mejor sabor que los tomates comerciales.

Sin embargo, Japón no solo realiza investigación en diversos cultivos, sino que se convirtió recientemente en el primer país en liberar a nivel comercial los primeros productos editados genéticamente: se aprobó la venta de dos peces editados con CRISPR, un pez globo tigre y un besugo que alcanzan su peso comercial mucho más rápido, ambos desarrollados por el Instituto Regional de Peces con sede en Kioto junto con la Universidad de Kioto y la Universidad de Kindai; y en total suman tres las aprobaciones comerciales con un tomate editado más saludable que ayuda a controlar la hipertensión.

Como parte de la estrategia pre-comercial, la start-up japonesa Sanatech, desarrolladora del tomate Sicilian Rouge editado genéticamente «alto en GABA» para beneficios anti hipertensión, distribuyo gratuitamente diversos kits de jardinería con plántulas del tomate editado en 2021. Estos fueron recibidos muy positivamente por un panel de consumidores de jardineros domésticos. Debido a la abrumadora respuesta y el gran interés que manifestaron los primeros monitores, la empresa decidió empezar a comercializar la propia fruta de tomate editado a partir del 15 de septiembre de 2021. Próximamente estaría disponible un producto en puré elaborado con el mismo tomate.

Inocuidad y seguridad alimentaria

La opinión técnica de Takeshi Yamazaki va en línea con lo que ha reportado la evidencia científica desde que comenzaron a investigarse los cultivos transgénicos, a nivel experimental, hace unos 45 años, y a comercializarse hace unos 25 años atrás. No se han reportado casos de efectos adversos por su consumo, hay más de 2500 estudios (la mitad realizado por el sector público e investigadores sin conflicto de interés) y se incluyen revisiones y seguimiento de largo plazo y multigeneracionales en animales. Todos concluyen que los cultivos transgénicos no tienen mayor impacto a la salud o medio ambiente que los cultivos convencionales – de hecho, algunos transgénicos como los Bt, pueden ser incluso más seguros al reducir la presencia de micotoxinas cancerígenas. Esta posición la reconocen públicamente más de 250 instituciones científicas y técnicas, incluyendo la Academia de Ciencias de USA, China, India, Australia, Brasil, Sudáfrica, Chile, México, todas las Academias de Ciencias de Europa, entre otras.

Compartir
Artículos relacionados
castaño americano transgénico
Reviven el casi extinto castaño americano gracias a la modificación genética
Argentina avanza en el desarrollo de plantas de arroz tolerantes a la sequía
Desarrollando un trigo que produce más hierro y minerales naturalmente

Comments are closed.