Chilebio Noticias

Los alimentos editados genéticamente son seguros, concluye un panel técnico de Japón

En Japón, los productos modificados genéticamente (o transgénicos) deben ser etiquetados; el panel asesor no dijo si eso también debería aplicarse a los alimentos editados genéticamente. SHIHO FUKADA/BLOOMBERG

Japón permitirá que los alimentos editados genéticamente se vendan a consumidores sin evaluaciones de seguridad siempre y cuando las técnicas involucradas cumplan con ciertos criterios, si es que las recomendaciones acordadas recientemente por un panel técnico asesor son adoptadas por el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social. Esto abriría la puerta al uso de CRISPR y otras técnicas de edición genética en plantas y animales destinados al consumo humano en el país.

[Recomendado: Gobierno de Japón impulsa el desarrollo de alimentos editados genéticamente]

“Hay poca diferencia entre los métodos de mejoramiento tradicional y la edición de genes en términos de seguridad”, dijo Hirohito Sone, un endocrinólogo de la Universidad de Niigata que presidió el panel de expertos, a NHK, la emisora ​​pública nacional de Japón.

[Recomendado: Japón realiza ensayos de campo con arroz editado genéticamente]

Cómo regular los alimentos editados genéticamente es un tema muy debatido internacionalmente. Los científicos y reguladores han reconocido una diferencia entre la “modificación genética” (con técnicas tradicionales de ingeniería genética), que generalmente implica la transferencia de un gen de un organismo a otro, y la “edición de genes”, en la que ciertos genes dentro de un organismo se inhabilitan o alteran utilizando nuevas técnicas como CRISPR. Es por eso que hace un año, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) concluyó que la mayoría de los alimentos desarrollados por edición genética no necesitarían regulación. Pero el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó en julio de 2018 que los cultivos editados genéticamente deben pasar por el mismo proceso de aprobación que las plantas transgénicas tradicionales.

[Recomendado: Científicos japoneses avanzan en el desarrollo de tratamientos contra el cólera y rotavirus en base a arroz transgénico]

Ahora, Japón parece estar listo para seguir el ejemplo de los Estados Unidos. El informe final, aprobado el pasado lunes 18 de marzo, no estuvo disponible de inmediato, pero se publicó un borrador previo en el sitio web del ministerio. El informe dice que no se debe requerir un examen de seguridad siempre que las técnicas utilizadas no dejen genes foráneos o partes de genes en el organismo editado. A la luz de ese objetivo, el panel concluyó que sería razonable requerir información sobre la técnica de edición, los genes destinados a la modificación y otros detalles de los desarrolladores o usuarios que se harían públicos respetando la información de propiedad exclusiva.

[Recomendado: Científicos japoneses desarrollan una cebolla que no hace llorar]

Las recomendaciones dejan abierta la posibilidad de requerir evaluaciones de seguridad si no hay suficientes detalles sobre la técnica de edición. El borrador del informe no aborda directamente la cuestión de si dichos alimentos deben ser etiquetados. Se espera que el ministerio siga en gran medida las recomendaciones para finalizar una política sobre alimentos de edición genética más adelante este año.

[Recomendado: Científicos japoneses desarrollan arroz transgénico fortificado para reducir la presión arterial]

Los grupos de consumidores expresaron su oposición al borrador de recomendaciones, que se publicaron en diciembre de 2018. Usando el eslogan “¡No hay necesidad de alimentos genéticamente modificados!”, La Unión de Consumidores de Japón se unió a otros grupos que circulaban una petición para regular el cultivo de todos cultivos editados genéticamente, y revisiones de seguridad y etiquetado de todos los alimentos editados genéticamente.

[Recomendado: En colaboración con Japón, en Colombia desarrollan arroz transgénico tolerante a la sequía]

Aún está por verse si los consumidores adoptarán la nueva tecnología. Anteriormente Japón ya ha aprobado la venta de alimentos genéticamente modificados (GM), o transgénicos, que han pasado las pruebas de seguridad siempre y cuando estén etiquetados. Pero la desconfianza pública ha limitado el consumo y ha llevado a la mayoría de los agricultores japoneses a no utilizar los cultivos transgénicos. Sin embargo, el país sí importa grandes volúmenes de alimentos procesados ​​genéticamente modificados (GM) y alimento GM para ganado.

A nivel de comunidad académica, investigadores japoneses han realizado ensayos de campo con cultivos transgénicos, y en el último tiempo han sumado trabajos experimentales con papas, tomates, arroz, pollo y pescado editado genéticamente. “Se necesitan explicaciones exhaustivas [de las nuevas tecnologías] para aliviar las preocupaciones del público”, dijo Sone.

Compartir
Artículos relacionados
Desarrollan bacterias genéticamente modificadas que fertilizan plantas
Científicos logran acortar tiempo de crecimiento de tomates genéticamente modificados
Brasil analiza la utilización de eucalipto genéticamente modificado

Comments are closed.