Chilebio Noticias

¿Puede CRISPR cambiar las actitudes y regulación sobre alimentos genéticamente modificados?

Italia ha sufrido la mayor parte de la oposición regulatoria a los cultivos genéticamente modificados dentro de la Unión Europea (UE) en los últimos 20 años. La engorrosa interpretación de la directiva de la UE que regula la liberación de OGMs ha detenido las pruebas de campo. “La llegada de nuevas tecnologías para la edición de sitios específicos es nuestra mejor oportunidad para un nuevo comienzo en el ámbito regulatorio y en el debate público”, dice Chiara Tonelli, genetista de plantas y profesora de la Università di Milano.

Nature / 15 de junio, 2021.- Cuando la Comisión Europea publicó un informe largamente esperado sobre nuevas técnicas genómicas (NGT) el pasado 29 de abril, sus conclusiones causaron revuelo. La comisión descubrió que las NGT (que pueden alterar la composición genética de los organismos de una manera más controlada y específica que la modificación genética clásica) podrían contribuir a la «resiliencia y sostenibilidad» de la agricultura futura, al hacer que las plantas sean «más resistentes a las enfermedades y las condiciones ambientales o al cambio climático ”, mejorando sus características agronómicas o nutricionales, reduciendo el uso de plaguicidas; y que las actuales normas europeas sobre OGMs crean barreras excesivas para su uso y deberían revisarse.

Pero quienes se tomaron la molestia de leer el informe completo, incluidos los anexos, encontraron otra información interesante. Tomemos, por ejemplo, un cuestionario sobre NGT con contribuciones de todos los estados miembros de la UE. La pregunta número 11 dice: «¿Podría la investigación relacionada con las NGT brindar oportunidades/beneficios para la ciencia, la sociedad y el sector agroalimentario, medicinal o industrial?«. La pregunta es tan genérica que una respuesta afirmativa parece casi garantizada. Francia, un país que no puede considerarse amigable con los transgénicos, enfatizó que la innovación es un factor clave para la competitividad, que el conocimiento genómico también es útil para el mejoramiento convencional y que las NGT podrían emplearse para desarrollar productos valiosos. Solo dos de 27 países marcaron la opción no. Chipre, que no dio ninguna explicación, e Italia. El Ministerio de Medio Ambiente, respondiendo en abril de 2020, argumentó que “no podemos brindar ejemplos concretos o datos que respalden una respuesta afirmativa”. El rebautizado Ministerio para la Transición Ecológica no ha respondido a las solicitudes de Nature respecto a los comentarios de Italia sobre el cuestionario.

[Recomendado: Informe de Ética de la Unión Europea recomienda incluir edición genética en la agricultura]

Italia es uno de los países europeos donde la investigación ha sufrido más la oposición a los OGMs (o transgénicos) en los últimos 20 años. La entusiasta interpretación de la directiva de la UE que regula la liberación de OGMs al medio ambiente, junto con los retrasos recurrentes en la aplicación de estas reglas, han detenido efectivamente las pruebas de campo.

Los científicos ahora esperan que el sistema de edición de genes CRISPR/Cas y otras herramientas puedan traer un cambio, especialmente después del informe de la comisión. “La llegada de nuevas tecnologías para la edición de sitios específicos es nuestra mejor oportunidad para un nuevo comienzo en el ámbito regulatorio y en el debate público”, dice Chiara Tonelli, genetista de plantas y profesora de la Università di Milano.

“La agricultura italiana está experimentando una serie de emergencias fitosanitarias que incluyen Xylella en olivos y Sharka en melocotoneros”, dice Bruno Mezzetti, especialista en la técnica de ARN interferente en la Universidad Politécnica de Marche. “Las NGT son necesarias para cumplir el objetivo de una reducción del 50% en el uso de pesticidas como se recomienda en el Pacto Verde Europeo”, agrega Mezzetti, refiriéndose al plan insignia de la UE para hacer que la economía sea sostenible.

[Recomendado: Academias Europeas de Ciencias vuelven a publicar reporte a favor de la edición genética: piden re-evaluar legislación de la UE]

Comenzar de nuevo con las pruebas de campo abierto sería un paso clave, pero Italia no tiene ninguna en marcha y las señales provenientes de las autoridades nacionales no son alentadoras. El gobierno actual aún no ha adoptado una postura oficial.

Incertidumbre regulatoria

Las nuevas técnicas genómicas abarcan una variedad de métodos, desarrollados principalmente durante las dos últimas décadas, los más destacados de los cuales se basan en la tecnología CRISPR-Cas. A diferencia de algunas de las técnicas de modificación genética desarrolladas en el siglo pasado, no implican necesariamente la transferencia de material genético de un organismo a otro. Pero, como consecuencia del largo período de incertidumbre sobre su estado regulatorio, los ensayos de campo en plantas modificadas mediante NGT siguen siendo escasos en toda Europa. Una base de datos del Centro Común de Investigación (JRC) incluye ensayos de campo aprobados para tabaco editado en CRISPR (España), maíz (Bélgica), papa (Suecia) y álamo temblón (Suecia). Se esperaba que una prueba de campo con papas comenzara en los Países Bajos en 2021, según el anexo del informe de la CE, y París informó a la CE que un cultivo de semillas oleaginosas editado en Francia se estaba probando en el Reino Unido.

[Recomendado: Conoce al agricultor italiano que libra una batalla solitaria contra la oposición europea a los transgénicos]

La burocracia y la escasez de fondos desalientan a los investigadores italianos que trabajan en NGT. Según la base de datos del JRC, el último ensayo de campo se aprobó en 2004 en Italia, mucho antes de la llegada de la tecnología CRISPR/Cas9. Ningún grupo italiano ha solicitado la liberación de plantas editadas genéticamente al medio ambiente con fines de investigación bajo la directiva GM 2001/18. “Esto no es sorprendente considerando lo que sucedió durante las últimas dos décadas. La genética agrícola estaba bastante viva en Italia, pero ha sufrido mucho la abierta hostilidad de varios ministros y la influencia de la política sobre los comités técnicos”, dice Roberto Defez, microbiólogo de suelos del Consejo Nacional de Investigación de Nápoles.

“Editamos el arroz para cambiar el tiempo de floración con CRISPR/Cas9 y estábamos interesados ​​en las pruebas de campo”, dice Vittoria Brambilla, de la Universidad de Milán. “En 2017 le preguntamos al Ministerio de Medio Ambiente sobre los trámites a seguir, pero luego nos dimos por vencidos”. Brambilla, como muchos otros, se sintió particularmente desalentado por una sentencia de 2018 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que equiparó la edición del genoma con los OGMs (transgénicos), dejando en claro que los mismos procedimientos de autorización se aplicarían tanto a las tecnologías nuevas como a las antiguas.

[Recomendado: Italia e Israel cultivan microalgas transgénicas para desarrollar una vacuna comestible contra COVID19]

El resultado es que, a pesar de invertir considerables recursos en la investigación genómica de especies de cultivos, Italia no está aplicando sus hallazgos en el campo. Según otra base de datos del CCI que enumera proyectos de I+D sobre NGT tanto en agricultura como en medicina, Italia tiene actualmente ocho proyectos en fase inicial sobre plantas, y solo un proyecto en una fase de I + D avanzada: una berenjena editada para mejorar el almacenamiento, resultado de una colaboración italiana-española. Alemania, en comparación, tiene 37 proyectos, nueve en una etapa avanzada.

Una piedra angular de la investigación italiana en la edición del genoma vegetal es el proyecto Biotech, financiado por el Ministerio de agricultura con 6 millones de euros y coordinado por el Consejo de Investigación y Economía Agrícola (CREA). Terminará en agosto de 2022 y sus resultados aún no se han publicado en su mayoría. Cubre trigo, tomates, enredaderas, durazneross, cítricos y otros cultivos. “El proyecto está financiando alrededor de 15 nuevos grupos de investigación”, dice el coordinador Luigi Cattivelli del centro de investigación CREA para genómica y bioinformática. “Un tercio de ellos ha editado plantas que actualmente se encuentran en evaluación fenotípica, tanto hortalizas como cereales. Esperamos que tengan una mejor resistencia a las enfermedades y un mayor potencial de rendimiento”.

[Recomendado: Ministra italiana de Agricultura defiende la mejora genética para afrontar la crisis climáticaEurodiputado italiano pide a la UE adoptar nuevas técnicas de mejoramiento genético vegetal]

La vinificación también podría beneficiarse de la edición de genes, dice Sara Zenoni, investigadora de la Universidad de Verona y cofundadora de la empresa derivada EdiVite. Su grupo edita variedades de vino nacionales e internacionales para hacerlas más resistentes y espera estar lista para las pruebas de campo en tres años.

Lleva algún tiempo antes de que los investigadores puedan siquiera considerar postularse para ensayos de campo. Si, y cuando se actualice el marco regulatorio de la UE, como sugiere el informe de la comisión, los científicos esperan que solo las plantas editadas que estén libres de ADN externo [a la especie] disfruten de una ventaja regulatoria sobre los transgénicos. Por lo tanto, los investigadores deben eliminar los genes y elementos reguladores introducidos para que funcione el sistema CRISPR, cruzando plantas editadas con plantas de tipo silvestre y seleccionar los descendientes que solo contienen la mutación deseada. Este proceso suele durar una generación, pero el tiempo depende de la especie.

[Recomendado: Innovación para preservar la tradición: Edición genética para una uva de vino libre de plagas y pesticidas]

[Presa Diretta, «Cibo geniale», por Lisa Iotti, Ra3, 7 de octubre de 2019].

La necesidad de una mejor comunicación

Fuera del mundo de la investigación, las actitudes se mezclan. La oposición a los métodos genéticos sigue siendo fuerte entre las asociaciones de agricultores orgánicos, pero los agricultores convencionales están cada vez más abiertos a las biotecnologías innovadoras. Los consumidores italianos se encuentran entre los menos informados de Europa según la última encuesta del Eurobarómetro. En 2019, solo el 8% de ellos había oído hablar de la edición del genoma (el promedio de la UE es del 21%, y Finlandia alcanza el 62%). Solo el 13% de los italianos estaban preocupados por las enfermedades de las plantas (frente a la media de la UE del 45%), mientras que el 38% estaba preocupado por los residuos de plaguicidas en los alimentos (el 65% en la UE), dos de los problemas que los investigadores que trabajan en las NGT pretenden abordar.

La necesidad de una mejor comunicación se ve confirmada por un estudio presentado el 10 de junio en la Conferencia anual de la Asociación Italiana de Economía Agrícola y Aplicada. Investigadores del CREA administraron una encuesta por Internet a más de 500 estudiantes de 15 universidades durante el año 2019-2020, y encontraron que el 32% había oído hablar de la edición del genoma. “Nuestro análisis se centra en los millennials para explorar un posible cambio generacional de actitud hacia la biotecnología”, dice la economista agrícola de CREA, Annalisa Zezza. Después de evaluar el conocimiento real y autopercibido de la modificación genética, los investigadores evaluaron cómo cambiaron las actitudes negativas hacia la edición del genoma después de ver un video de 5 minutos sobre las diferencias entre las técnicas genómicas antiguas y las nuevas. El resultado más interesante, explica Zezza, es que es más fácil mejorar la confianza en los aspectos de seguridad alimentaria de las NGT que en su impacto ambiental, un hallazgo que, si se confirma en otros grupos de edad, puede ayudar a diseñar campañas de información para acompañar la investigación agrícola.

“La Comisión Europea ha abierto una puerta”, dice Mario Pezzotti de la Fundación Edmund Mach de San Michele all’Adige y Università di Verona. “Esta es una oportunidad para que los políticos italianos encuentren una salida al estancamiento”.

Compartir
Artículos relacionados
35 años de atraso en la aprobación de transgénicos en la Unión Europea
India autoriza ensayos de campo con 21 nuevos cultivos GM
Proyecto para salvar al popular plátano con biotecnología recibe impulso financiero

Comments are closed.