Artículos de interés Chilebio Noticias

Conoce al agricultor italiano que libra una batalla solitaria contra la oposición europea a los transgénicos

Cerca del pueblo de Pordenone, en el noreste de Italia, donde la fértil llanura se extiende entre Venecia en la costa adriática y las estribaciones de los Alpes, un hombre ha librado una batalla solitaria contra la superstición.

Giorgio Fidenato es un guerrero poco probable. Él es un pequeño agricultor, cultiva maíz, tomates y soya en solo cinco hectáreas de tierra cultivada que le fue entregada por su padre. Pero Fidenato también es un activista. Como presidente de la federación local de agricultores, impulsa una agricultura más sostenible y con menor uso de pesticidas, un esfuerzo que lo ha llevado a una confrontación poco probable con los ecologistas e incluso con el Estado italiano.

El maíz es un alimento importante en la región. El alimento básico local es la polenta derivada del maíz en lugar de la pasta italiana más famosa, que se deriva del trigo duro. En Europa meridional y central, el maíz es atacado con frecuencia por el barrenador del maíz europeo, una plaga que se come la planta y daña tanto los tallos como las mazorcas.

El daño en la mazorca resultante puede promover la infección por el hongo Fusarium, dejando compuestos tóxicos de fumonisina en las semillas de maíz. Se ha demostrado que estas toxinas causan problemas de salud en los animales y se correlacionan con los cánceres de garganta humanos en partes del mundo donde la contaminación por fumonisina es un problema grave.

[Recomendado: El maíz transgénico Bt y su efectividad para reducir el nivel de micotoxinas cancerígenas]

Desafortunadamente, uno de los focos mundiales de la toxina fumonisina es la provincia de Pordenone en el norte de Italia, donde Fidenato cultiva su cosecha de maíz. Los estudios científicos han demostrado que esta región tiene las tasas de mortalidad más altas para el cáncer oral faríngeo y esofágico en toda Europa.

Para reducir el riesgo de efectos de la fumonisina en la salud, la Comisión Europea ha establecido niveles máximos permisibles en los alimentos a base de maíz. En la práctica para agricultores como Fidenato, y de hecho en toda Italia, Francia y países vecinos, esto significa controlar el barrenador europeo del maíz con potentes insecticidas en aerosol.

[Recomendado: Desarrollan maíz transgénico que reduciría pérdidas alimentarias y salvaría vidas de una toxina mortal]

Maíz transgénico Bt resistente a plagas (arriba) y maíz convencional susceptible al gusano cogollero (abajo). Imagen: https://goo.gl/mOiGVd

En una entrevista con la Alianza para la Ciencia de la Universidad de Cornell, Fidenato fue claro sobre cuánto le disgustaba rociar su cosecha. “No me gusta rociar porque cuando rocías [insecticidas] no puedes entrar al campo por dos días. También muere la vida silvestre, no puedes ver ningún insecto, incluso los conejos salvajes son imposibles de encontrar después del rocío”.

Fidenato sabía que había una solución para la fumigación: el maíz transgénico que contiene la proteína insecticida Bt, que se ha cultivado durante décadas en América del Norte y del Sur, y fue aprobada para su cultivo por la Unión Europea en 1998.

Grandes áreas del maíz transgénico resistente a insectos, conocido como MON810, se cultiva comercialmente en España, con cerca de 130,000 hectáreas en 2016. También se cultivan áreas más pequeñas del mismo maíz en Portugal, Eslovaquia y la República Checa.

Sin embargo, debido a que está clasificado como un “OGM”, el maíz resistente a los insectos es muy controvertido en Europa. Los agricultores que intentan cultivarlo para reducir las aplicaciones de pesticidas son perseguidos e incluso llevados ante los tribunales, y los gobiernos nacionales como Italia y Francia han introducido prohibiciones para tratar de evitar que los agricultores ejerzan esta opción.

Fidenato no es una excepción. Cuando comenzó a cultivar maíz MON810, activistas anti-OGM invadieron su campo y lo destruyeron. “Intentaron intimidarme y creyeron que si temía por la seguridad de mi propiedad y de mi familia, dejaría de cultivar OGMs”, recuerda.

Sin embargo, Fidenato, al igual que muchos agricultores, no percibía que los activistas de las grandes ciudades lo controlaran. Sus súplicas sobre la reducción de pesticidas cayeron en oídos sordos: los ecologistas, al parecer, preferirían que los agricultores siguieran rociando insecticidas en lugar de cultivar los muy temidos cultivos transgénicos.

[Recomendado: ¿Aumentan el uso de pesticidas los cultivos transgénicos?]

A pesar de que perdió la cosecha de ese año, gracias al vandalismo, Fidenato estaba decidido a replantar. Buscó permiso de las autoridades regionales, y cuando eso fue negado, desde el gobierno en Roma fue nuevamente rechazado. “Dijeron que no, pero sin ninguna razón, solo con superstición, sin ninguna evidencia científica o legal”.

Ahora Fidenato estaba luchando no solo contra Greenpeace, sino contra el Estado italiano. Pero él rehusó ser intimidado. “Debido a que leí muy bien la ley europea, los tratados europeos, puedo ver que puedo vender la planta transgénica porque fue permitida en 1998. Hubo una ley italiana emitida en 2001 [en contra de MON810], pero si lees el tratado [europeo] esa ley italiana no es legal”.

Fidenato, ahora aliado con otros agricultores de la región, pasó los próximos dos años argumentando su caso en los tribunales italianos. En septiembre de 2012, la máxima autoridad legal en Europa, el Tribunal Europeo de Justicia dictaminó (en un caso diferente que involucraba a la filial italiana de la compañía internacional de semillas Pioneer) que la prohibición de facto de los OGMs mantenida por Italia en desafío al debido proceso era ilegal.

Sin desanimarse, el gobierno italiano respondió con otra prohibición de OGMs en 2013, ahora reclamando el derecho a hacerlo debido al principio de precaución y las preocupaciones de “emergencia” sobre la seguridad alimentaria relacionadas con los OGMs. Los italianos presentaron documentos que pretenden mostrar nueva evidencia científica de problemas de salud sobre el maíz genéticamente modificado. Estos fueron descartados por los expertos de la EFSA en tan solo dos meses como carentes de validez científica, pero la prohibición italiana se mantuvo.

Viendo que el gobierno italiano no había producido ninguna evidencia científica real contra los transgénicos, Fidenato y sus agricultores aliados estaban decididos a no dar marcha atrás. Presionaron su caso hasta el Tribunal Europeo de Justicia (TJCE). Y el 13 de septiembre de 2017, para sorpresa de todos, ganaron.

[Recomendado: La corte europea falla a favor de agricultor italiano que siembra cultivos transgénicos]

La sentencia del TJE fue significativa, ya que determinó que los estados miembros como Italia no podían imponer prohibiciones en violación flagrante del debido proceso. Tampoco podían invocar el “principio de precaución” para rechazar el asesoramiento de los propios expertos científicos de la Unión Europea (UE) en la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y prohibir así los OGMs en función de lo que el tribunal llama cáusticamente un “enfoque puramente hipotético del riesgo basado en meras suposiciones que aún no han sido científicamente verificadas”.

Hablando de su reacción a la decisión, Fidenato sonríe tristemente. “Es como un partido de fútbol. ¡Digo Giorgio Fidenato 2, Italia cero!”

Sin embargo, su victoria ya puede ser discutible. En 2015, la Comisión Europea (CE), tras décadas de presión de activistas, partidos verdes y miembros de gobiernos bajo la presión de poderosos grupos anti-OGMs, levantó la bandera blanca y aprobó una nueva legislación que permite a los estados miembros prohibir los OGMs sin la necesidad de proporcionar ninguna evidencia científica válida. En cambio, las preocupaciones vagas como “planificación de la ciudad y el país”, “uso de la tierra” o “política pública” serían suficientes.

Fidenato desafió esta nueva directiva de la CE una vez más en el Tribunal Europeo de Justicia, pero en junio de 2017 el tribunal se negó a pronunciarse sobre su caso porque había transcurrido demasiado tiempo desde la adopción de la nueva directiva.

Entonces ahora Giorgio Fidenato está de vuelta donde comenzó. Él planea continuar su campaña plantando maíz modificado resistente a plagas MON810 de nuevo la próxima temporada para evitar tener que rociar los insecticidas usados ​​por otros agricultores en toda Europa para controlar el omnipresente barrenador del maíz europeo.

Él le dice a la Alianza para la Ciencia de Cornell: “El próximo año plantaré OGMs otra vez porque quiero ir a la corte en Italia y pasarlo a la corte italiana para hacer una pregunta al tribunal europeo si esta directiva es con respecto al tratado europeo. Así que ahora estoy en la batalla. Estoy luchando de nuevo por esta razón”.

Mientras tanto, como bien sabe Fidenato, el ganado de toda Europa se alimentará con millones de toneladas de maíz y soja genéticamente modificados (GE) importados cultivados por agricultores de otros países que no están dominados por la misma histeria anti-OGM prevalente en Europa.

Por lo tanto, Europa depende de que los cultivos transgénicos para ser autosuficiente en alimentos, pero en gran medida impide que sus propios agricultores los cultiven desafiando tanto a la opinión científica mundial como a sus propios expertos.

La duración de esta absurda situación puede depender del resultado de la batalla solitaria de este agricultor italiano contra las poderosas fuerzas que bloquean la biotecnología. La lucha de Giorgio Fidenato para defender la ciencia y reducir la dependencia de los agricultores europeos de los pesticidas químicos aún no ha terminado.

Como concluye, en un inglés roto pero apasionado: “No soy un político. Estoy contento de lo que hice porque amo la agricultura. Amo mi granja, y pienso en mis viejos padres y en el trabajo duro que me hizo estudiar y graduarme. Y esas cosas me dan el…” aquí él lucha para encontrar la palabra: “la responsabilidad, la responsabilidad moral de luchar. Porque creo que no no es posible que las personas arrogantes, las personas ignorantes, conduzcan nuestras vidas”.

Compartir
Artículos relacionados
Descubren regulador genético que permite la rehidratación de las plantas después de la sequía
“La ciencia evidencia de forma abrumadora que los alimentos modificados genéticamente son seguros”
Científicos decodifican el genoma del ancestro del maní: permitirá producir mejores variedades

Comments are closed.