Chilebio Noticias

Inicia ensayo clínico en humanos con vacuna para COVID19 obtenida en plantas transgénicas

Las plantas creciendo en una instalación de Medicago. | Fuente: Medicago

Medicago, la empresa canadiense que desarrolla una vacuna contra COVID-19 obteniendo los antígenos recombinantes en tabaco transgénico, acaba de iniciar un ensayo clínico Fase I con 180 voluntarios sanos. De tener éxito, apuntan a realizar ensayos posteriores en octubre y fabricar 100 millones de dosis para fines de 2021.

Bloomberg / 14 de julio de 2020.- La compañia canadiense Medicago ha estado utilizando plantas para desarrollar vacunas durante más de dos décadas. Una nueva asociación con GlaxoSmithKline pone a prueba su tecnología contra el nuevo coronavirus, lo cual está llevando a la biotecnología canadiense al centro de atención.

La compañía con sede en la ciudad de Quebec administró a los primeros humanos su vacuna experimental para Covid-19 el lunes, convirtiéndose en uno de los 23 candidatos que han alcanzado los ensayos clínicos de fase 1 en la carrera para frenar la pandemia, según la Organización Mundial de la Salud.

Medicago, que está respaldada por grandes inversores como Mitsubishi Tanabe Pharma y Philip Morris International Inc., cerró la semana pasada un acuerdo con Glaxo para combinar la vacuna con adyuvantes del gigante farmacéutico del Reino Unido, refuerzos que pueden ayudar a cualquier tipo de vacuna.

“Es un tipo de golpe de estado para una empresa como la nuestra, porque tuve que convencerlos de la solidez de nuestra tecnología”, dijo el director ejecutivo Bruce Clark sobre la plataforma basada en plantas, que aún no ha producido una vacuna aprobada. “Es un momento decisivo para nosotros como el niño nuevo en la ciudad”.

[Recomendado: Esfuerzos de tratamiento para COVID-19 utilizando plantas e ingeniería genética]

Medicago se basa en una planta australiana que es un pariente cercano del tabaco, conocida como Nicotiana benthamiana, para desarrollar vacunas. La planta tiene un sistema inmunitario modificado que le permite alojar fácilmente material genético externo y desarrollar partículas que imitan a un virus. Como Clark lo expresó en una entrevista, las plantas sirven como “biorreactores” que pueden cosechar material de grado clínico en cuestión de semanas.

El ensayo canadiense de la vacuna candidata para Covid-19 de Medicago involucrará a 180 pacientes sanos de entre 18 y 55 años, y probará varias dosis de la vacuna sola y junto con dos adyuvantes diferentes: uno de Glaxo y otro de Dynavax Technologies Corp.

Según la compañía, los resultados preclínicos de su vacuna candidata con y sin un refuerzo demostraron un alto nivel de anticuerpos neutralizantes después de una dosis única. En caso de que el estudio en etapa inicial tenga éxito, Medicago apunta a participar en ensayos en etapas posteriores en octubre y fabricar 100 millones de dosis para fines de 2021.

[Recomendado: Vacuna contra COVID-19 cultivada en plantas transgénicas muestra resultados positivos en ratones]

Medicago, como muchas compañías detrás de las 160 vacunas contra el coronavirus actualmente en desarrollo, busca ganar la confianza de los inversores al validar sus nuevas plataformas en medio de la pandemia.

Es “a la vez emocionante y extremadamente frustrante” ser un pequeño jugador en las vacunas que compite por ser tomado en serio, dijo Clark. “Si vamos a mostrarle al mundo cómo funciona esto, tenemos que enfrentarnos al Covid. El escepticismo por las nuevas tecnologías está ahí. El escepticismo de las plantas está ahí”.

Tecnología en ciernes

Medicago se lanzó en 1999 a partir de una asociación entre el Departamento de Agricultura de Canadá y la Universidad de Laval. Después de enfocarse en la planta pariente del tabaco, Medicago se hizo pública en 2006. En 2009 comenzó a usar la tecnología para desarrollar una inyección para contrarrestar la pandemia de H1N1. En 2013, Medicago fue tomado en privado por Mitsubishi Tanabe Pharma y Philip Morris.

Clark, quien pasó su carrera en una variedad de grandes compañías farmacéuticas, incluidas Glaxo y Sanofi, era vicepresidente de Philip Morris cuando se produjo esa adquisición. Ha ayudado a la compañía a introducir una vacuna contra la gripe estacional a través de ensayos clínicos avanzados en Fase III. Ese programa está actualmente bajo revisión por las autoridades sanitarias canadienses.

Medicago y Glaxo esperan que la terapia esté disponible en la primera mitad del próximo año y que puedan producir cerca de 100 millones de dosis para fines de 2021. La instalación de fabricación a gran escala en construcción en la ciudad de Quebec podría aumentar esa cantidad a mil millones de dosis anuales para fines de 2023.

Un trabajador en una instalación de Medicago. Fotógrafo: Gabriel Rancourt-Medicago.

Medicago no está solo en la búsqueda de un enfoque basado en plantas para el nuevo coronavirus. El gigante tabacalero British American Tobacco Plc ha estado trabajando en una vacuna similar a través de su filial de biotecnología Kentucky BioProcessing.

[Recomendado: Vacuna para COVID-19 obtenida en tabaco transgénico por empresa tabacalera logra éxito en laboratorip]

Medicago se ve a sí mismo enfrentando un desafío similar al de los fabricantes de vacunas de alto perfil como Moderna Inc., Pfizer Inc. y Sanofi, que confían en la llamada tecnología de ARN mensajero para impulsar al cuerpo a producir una proteína clave del virus, provocando una respuesta inmune. La tecnología de ARNm aún no ha generado una vacuna aprobada por los reguladores en los Estados Unidos u otro país.

[Recomendado: ¿Un tomate como vacuna comestible que inmuniza contra COVID19? Biotecnólogos mexicanos trabajan en hacerlo realidad]

“Estamos encantados de ver que nuestro candidato a vacuna para COVID-19 ingrese al ensayo de Fase 1, y esperamos obtener resultados de seguridad e inmunogenicidad en octubre”, dijo Nathalie Landry, Vicepresidenta Ejecutiva de Asuntos Científicos y Médicos de Medicago.

“Realmente creemos que necesitaremos más de un tipo de vacuna”, agrega, y señaló que varias poblaciones podrían responder de manera diferente a ciertas tecnologías.

Entonces, dijo Clark, “los datos tienen que hablar por sí mismos”.

Compartir
Artículos relacionados
EE.UU. aprueba consumo de azúcar de caña transgénica desarrollada por Brasil
Estudio muestra el bajo riesgo a la biodiversidad ante una eventual introducción de papa transgénica en Perú
Trigo
Reino Unido inicia ensayo de campo con trigo transgénico alto en hierro para combatir anemia

Comments are closed.