Chilebio Noticias

Vacuna contra COVID-19 cultivada en plantas transgénicas muestra resultados positivos en ratones

Una vacuna desarrollada en tabaco transgénico por la empresa canadiense Medicago, ha mostrado una respuesta positiva de anticuerpos en ratones y se moverá hacia ensayos clínicos de Fase I en humanos hacia mediados de año. Además, se anticipa que según los resultados, el estudio de Fase 2 podría comenzar antes de fines de 2020.

Yahoo News / 14 de mayo de 2020.- El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha enfatizado a los canadienses que podría haber varias “recurrencias” de COVID-19 hasta que haya una vacuna contra el virus. Medicago, una compañía biofarmacéutica con sede en Quebec, está trabajando en el desarrollo de la vacuna que el primer ministro indicó que es de importancia crítica.

El jueves, la compañía anunció que su candidato a la vacuna desarrollada en tabaco transgénico ha mostrado una respuesta positiva de anticuerpos en ratones y se moverá hacia ensayos clínicos en humanos para el verano (del hemisferio norte).

“Estos resultados positivos son fundamentales para iniciar un estudio clínico en voluntarios sanos”, dijo Nathalie Landry, vicepresidenta ejecutiva de asuntos científicos y médicos de Medicago en un comunicado.

“Una vez que los resultados de una segunda dosis de ‘impulso’ estén disponibles, Medicago presentará una solicitud de ensayo clínico a Health Canada y una nueva presentación de medicamentos en investigación con la FDA en los Estados Unidos para permitir el inicio de ensayos clínicos en humanos este verano”.

Después de esta prueba de Fase I, se anticipa que el estudio de Fase 2 podría comenzar antes de fines de 2020.

[Recomendado: Empresa canadiense desarrolla vacuna contra el coronavirus en plantas transgénicas]

Medicago estima que sus instalaciones actuales en Quebec y Carolina del Norte podrían producir hasta 20 millones y 100 millones de dosis, respectivamente, de vacunas COVID-19 de grado farmacéutico para 2022. También ha indicado que “millones de dosis podrían estar disponibles para fin de este año según sea necesario“.

La compañía trabaja con tecnología basada en plantas, utilizando una planta llamada Nicotiana benthamiana, un pariente del tabaco, para producir vacunas y anticuerpos monoclonales. En marzo, la compañía anunció que podía producir con éxito una partícula similar al virus (VLP) del coronavirus, apenas 20 días después de recibir el gen SARS-CoV-2, el primer paso en el desarrollo de la vacuna.

“Pudimos tomar las secuencias que pensamos que serían más interesantes, dirigidas a la proteína espiga, que probablemente es la proteína viral más importante para causar infección”, le dijo Brian Ward, oficial médico de Medicago y profesor de la Universidad McGill, a Yahoo Canada el mes pasado.

“Reprodujo fielmente la proteína del pico viral de una manera que… mantuvo esa proteína de pico en una forma que probablemente haría que el sistema inmune reaccionara de una buena manera, para producir anticuerpos que neutralizarían el virus real e inmunidad celular que ayudaría a eliminar el virus de las células infectadas”.

[Recomendado: Esfuerzos de tratamiento para COVID-19 utilizando plantas e ingeniería genética]

Ward agregó que estas diminutas partículas parecidas a virus tienen aproximadamente el mismo tamaño y forma que el virus mismo, y si el sistema inmunitario reacciona de la misma manera que a las partículas similares a la influenza producidas por la compañía en el pasado, engañarán las células piensan que son virus reales.

¿Qué hace que esta tecnología basada en plantas sea particularmente efectiva?

Aunque las partículas similares a virus (VLPs) se pueden desarrollar en otros sistemas, Ward indica que lo que es notablemente “único” sobre el sistema de producción de Medicago es que la planta (genéticamente modificada con el gen de la proteína del virus) también es el biorreactor, en lugar de tener un tanque de acero inoxidable con una célula que produce la proteína. En este caso, la planta misma está produciendo la proteína, lo que impacta positivamente en la “escalabilidad” del desarrollo.

[Recomendado: ¿Un tomate como vacuna comestible que inmuniza contra COVID19? Biotecnólogos mexicanos trabajan en hacerlo realidad | Científicos avanzan en desarrollo de vacuna comestible contra COVID-19 en tomate transgénico]

“Se pueden generar grandes cantidades de lo que llamamos biomasa, básicamente las hojas verdes, que luego pasan a un conjunto relativamente pequeño, si se quiere, de salas de fabricación farmacéutica y lo que sale del otro lado es una partícula similar a un virus altamente purificado” afirmó.

“Nuestro flujo ascendente es, en cierto sentido, mucho más simple porque es básicamente un invernadero, y el flujo descendente es realmente muy similar a los otros procesos de fabricación. Lo que eso significa es que puedes plantar unas miles de plantas más en invernaderos, pero es un poco difícil salir y comprar un biorreactor de acero de mil litros, con todos los controles necesarios”.

Ward también indica que las membranas celulares de las plantas pueden dar un “empuje” adicional a las vacunas, ya que pueden interactuar con el sistema inmunitario humano.

“Las membranas celulares de las plantas parecen ser capaces de interactuar un poco con el sistema inmune humano y promover respuestas inmunes que son beneficiosas, particularmente para los virus”, dijo Ward. “Obtenemos … un poco de estimulación adicional por la presencia de lípidos o plantas que se encuentran en nuestra vacuna pero no necesariamente en otras vacunas”.

[Recomendado:Diseñan parche-vacuna contra COVID-19 cultivado en plantas biotecnológicas]

¿Qué preguntas pendientes hay sobre COVID-19 que afectarán el desarrollo de una vacuna?

A medida que Medicago continúa su trabajo en el desarrollo de una vacuna para COVID-19, todavía hay algunas preguntas sobre el virus que serán particularmente influyentes en la progresión del trabajo de la compañía.

Ward dijo que un aspecto es la falta de claridad sobre cuál es la mejor respuesta inmune, cómo y cuánto dura generalmente para los coronavirus, pero se cree que la inmunidad celular es bastante importante para COVID-19, como lo es para otros virus.

“Sabemos que los anticuerpos que las personas desarrollan para COVID-19 en realidad son de corta duración. Obtienes una explosión de anticuerpos y luego tienden a desaparecer”, dijo el oficial médico de Medicago.

Ward también indicó que no está claro qué sucederá con la mutación del virus a medida que más personas se infecten o se expongan a través de una vacuna, y si comenzará a mutar más rápido.

[Recomendado: ¿Ciencia al rescate? Cómo la genética moderna podría ayudar a salvar al mundo del coronavirus]

Otra posible preocupación es que la vacuna podría tener un efecto negativo en los humanos, dando lugar a una “enfermedad mejorada por la vacuna”.

“Este fenómeno, la enfermedad potenciada por la vacuna, se ha visto con otras vacunas … mucho más recientemente con la vacuna contra el dengue, [Dengvaxia]”, dijo Ward. “Aun cuando nos apresuramos a introducir vacunas, debemos ser conscientes de que tampoco queremos hacer algo malo”.

[Recomendado: Científicos españoles producirán vacunas para coronavirus en tabaco y lechuga transgénica]

Sobre Medicago

Medicago es conocida por ser una empresa líder en tecnología basada en plantas y ha demostrado previamente su capacidad de ser el primer respondedor en una pandemia de gripe. En 2009, la compañía produjo una vacuna candidata de grado de investigación contra el H1N1 en solo 19 días. En 2012, Medicago fabricó 10 millones de dosis de una vacuna contra la influenza monovalente dentro de un mes para la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), parte del Departamento de Defensa de los EE. UU. En 2015, Medicago también demostró que podía producir rápidamente un cóctel de anticuerpos monoclonales contra el Ébola para la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA), parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

[Recomendado: Investigadores canadienses usan algas modificadas para producir kits de prueba para COVID-19]

El primer producto de la compañía, una vacuna en base a VLPs cuadrivalente recombinante estacional para la inmunización activa contra la influenza (desarrollada en tabaco transgénico), está siendo revisado por la agencia regulatoria Health Canada, luego de la finalización de un programa clínico de seguridad y eficacia que involucra a más de 25,000 sujetos de prueba.

Compartir
Artículos relacionados
La naranja dorada: el caso de otro transgénico de oro
Trigo
Científicos desarrollan trigo biotecnológico que puede sobrevivir a la sequía
Suiza iniciará ensayo a campo abierto con trigo transgénico de mayor rendimiento

Comments are closed.