Chilebio Noticias

Vacuna para COVID-19 obtenida en tabaco transgénico por empresa tabacalera logra éxito en laboratorio

La empresa tabacalera British American Tobacco (BAT) afirma en un comunicado público que su vacuna experimental obtenida en tabaco transgénico contra COVID-19, ha demostrado ser prometedora en pruebas de laboratorio y que ahora está lista para avanzar a fase clínica en humanos.

Una de las principales compañías tabacaleras del mundo afirma haber desarrollado una vacuna para el nuevo coronavirus que, según afirma, está preparada para ser experimentada en seres humanos. La empresa en cuestión es British American Tobacco (BAT), dijo el pasado viernes que su vacuna experimental (desarrollada por su subsidiaria en biotecnología, Kentucky Bioproccesing) para la nueva cepa de coronavirus ha demostrado ser prometedora en pruebas de laboratorio y ahora está lista para ingresar a ensayos en humanos.

En el comunicado público, la empresa anuncia que la vacuna experimental “ha demostrado producir una respuesta inmune positiva” en las pruebas preclínicas, y que ahora la vacuna ahora está lista para entrar en la primera etapa de ensayos en humanos en los Estados Unidos, agregó.

[Recomendado: Coronavirus: Empresa podría desarrollar 3 millones de vacunas semanales en tabaco transgénico]

“Hemos comprometido fondos para llevar a cabo estos ensayos clínicos, que podrían comenzar a fines de junio, en espera de las respuestas de los organismos regulatorios relevantes”, dijo BAT en su declaración, y agregó que está en contacto con la FDA de Estados Unidos y otras agencias gubernamentales en todo el mundo.

La vacuna experimental de British American Tobacco, consiste en la clonación de una parte de la secuencia genética de COVID-19 que condujo al desarrollo de un posible antígeno, una sustancia que induce una respuesta inmune en el cuerpo y, en particular, la producción de anticuerpos. Según afirma la empresa en un anterior comunicado de abril, este antígeno se insertó en las plantas de tabaco para su reproducción y, una vez que se cosecharon las plantas, el antígeno se purificó para ser cometido a las pruebas preclínicas.

Según BAT, este método genera la vacuna más rápido que los enfoques convencionales, reduciendo el tiempo requerido de varios meses a aproximadamente seis semanas.

La idea es que este antígeno, que es esencialmente un componente de COVID-19, generaría una respuesta inmune del cuerpo cuando se administra a seres humanos. Y según el nuevo comunicado, British American Tobacco afirma que su vacuna antigénica ahora está lista para ser probada en humanos.

[Recomendado: Esfuerzos de tratamiento para COVID-19 utilizando plantas e ingeniería genética]

En la última actualización de sus nuevos esfuerzos de vacuna contra coronavirus, BAT dijo el viernes que está “complacido de informar que se ha demostrado que la vacuna potencial produce una respuesta inmune positiva” en las pruebas preclínicas y que ahora está “preparada para avanzar hacia el siguiente etapa, que será la fase 1 de ensayos clínicos humanos en espera de la autorización de la FDA [EE. UU.]”.

Curiosamente, la vacuna experimental de British American Tobacco para el nuevo coronavirus no se menciona en la base de datos global de candidatos a vacunas de la Organización Mundial de la Salud para Covid-19, la enfermedad causada por el nuevo virus. Sin embargo, la base de datos, que se actualizó por última vez el 11 de mayo, no pretende ser exhaustiva y actualmente enumera 110 posibles vacunas.

[Recomendado: Vacuna contra COVID-19 cultivada en plantas transgénicas muestra resultados positivos en ratones]

La vacuna de BAT no es la única que se esta desarrollando mediante plantas transgénicas. La empresa canadiense Medicago utilizó una tecnología similar y cultivó antígenos de COVID-19 en tabaco transgénico, los cuales también mostraron éxito en pruebas en ratones, y se espera avanzar a ensayo clínico en humanos para inicios del verano (del hemisferio norte). También una alianza entre la empresa estadounidense iBio y la china Beijing CC-Pharming están desarrollando una vacuna para COVID-19 utilizando cultivo de antígenos en tabaco.

A nivel del sector público, la Universidad de California en San Diego trabaja en un innovador proyecto colaborativo interno para el desarrollo de un parche-vacuna con microagujas que utiliza proteínas cultivadas en plantas transgénicas, y el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG) de España, desarrollará antígenos para COVID 19 en lechuga y tabaco transgénico.

[Recomendado: ¿Un tomate como vacuna comestible que inmuniza contra COVID19? Biotecnólogos mexicanos trabajan en hacerlo realidad]

Otro enfoque innovador con plantas lo utiliza un equipo de científicos de la Universidad Autónoma de Nuevo León, México, que mediante vacunología reversa e ingeniería genética están trabajando para desarrollar antígenos de COVID-19 en tomate, para generar una “vacuna comestible”.

Compartir
Artículos relacionados
soya transgénica Argentina
Estados Unidos aprueba soya transgénica resistente a sequía desarrollada en Argentina
Trigo
Científicos chinos secuencian el genoma de una semilla de trigo de 3.800 años de antigüedad
Bill Gates defiende una agricultura más eficiente para luchar contra la pobreza

Comments are closed.