Sin categoría

Nuevas variedades frutales de Chile se abren paso en los grandes mercados internacionales

Sweet Pekeetah, una nueva variedad de ciruela dulce, crocante y con buena vida de postcosecha. “En los próximos cuatro años esperamos alcanzar unas 180 hectáreas plantadas”, señala Rodrigo Infante.

En seis años, variedades de duraznos y nectarines desarrolladas por el Laboratorio de Mejoramiento Genético y Calidad de la Fruta de la Universidad de Chile, han alcanzado unas 350 hectáreas plantadas y cerca del 20 por ciento de las ventas de plantas a nivel nacional. A las proyecciones de crecimiento en este ámbito, se suma la promisoria comercialización de nuevas variedades de ciruelas y kiwis y el trabajo que este equipo de investigadores está impulsando para mejorar la producción de damascos y nogales.

Adaptación a diversas condiciones climáticas, mayor resistencia a enfermedades y mejor sabor, aspecto, textura y crocancia son cualidades centrales en el actual mercado internacional de la fruta. La generación de valor agregado en esta línea es el foco del trabajo que desde hace casi 20 años realiza el Laboratorio de Mejoramiento Genético y Calidad de la Fruta, perteneciente a la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile. La investigación impulsada por esta unidad, dirigida por el académico Rodrigo Infante, ha concentrado el interés de la industria frutícola, que hoy ve como a través de la genética puede abrir nuevos mercados al diversificar y mejorar la calidad de su oferta.

El Laboratorio de Mejoramiento Genético y Calidad de la Fruta se ha transformado en un referente global en el desarrollo de nuevas variedades frutales con larga vida de postcosecha.

Éxito comercial

Una nueva variedad de durazno y cuatro de nectarines son los protagonistas de esta transferencia de conocimientos e innovaciones al sector frutícola que se ha vuelto un éxito comercial. De acuerdo al anuario 2018 de la Asociación de Viveros de Chile y los registros de la Andes New Varieties Administration, actualmente existen unas 350 hectáreas dedicadas a la producción de estas frutas creadas y licenciadas por este laboratorio, superficie que representa un 16 por ciento del total nacional en nectarines. En los últimos años, cerca del 20 por ciento de las ventas anuales de este tipo de plantas a huertos comerciales chilenos corresponden a variedades creadas en la Universidad. El impacto actual en la economía nacional por exportaciones de nectarines provenientes de las nuevas variedades, son del orden de $USD 7,5 millones en promedio al año. Estados Unidos, Europa, Asia y otros países de Latinoamérica son los principales destinos de estos nectarines y duraznos que han ganado terreno en el paladar de los consumidores internacionales.

[Recomendado: Chile podría contar con nueva variedad de manzanas para el 2021]

“En este momento, además, estamos inscribiendo dos nuevas variedades de nectarín. En general, son variedades que tienen un estándar muy alto desde el punto de vista de la calidad sensorial. Además, tienen la particularidad que fueron seleccionadas como variedades que soportan largos períodos de postcosecha, permitiendo así llegar, por ejemplo, a los mercados asiáticos que están muy distantes de Chile. Esto seguirá subiendo porque ya son exportadas, están validadas y les ha ido bien”, explicó el académico sobre el impacto comercial que han tenido particularmente las variedades de nectarines Andes nec3 y Andes nec4, cuyas plantaciones se encuentran distribuidas principalmente entre la Región Metropolitana y la Región del Libertador Bernardo O’higgins. Las proyecciones en este escenario, comentó, apuntan a alcanzar las 1.000 hectáreas plantadas en los próximos años.

Una nueva variedad de durazno y cuatro de nectarines son los protagonistas de esta transferencia al sector privado. Actualmente existen unas 350 hectáreas dedicadas a la producción de estas frutas.

Otro producto con un futuro igualmente promisorio es “Sweet Pekeetah”, una nueva variedad de ciruela “con muy buena vida de postcosecha, que es muy dulce y crocante. Está pensada para que sea del gusto de los consumidores asiáticos, sobre todo en China. Ha tenido una gran recepción de parte de la industria y creemos que tendrá gran éxito comercial”, afirmó el profesor Infante. La Universidad de Chile generó este año dos contratos de licencia con viveros importantes para la comercialización de este nuevo tipo de ciruela. De esta forma, se proyecta un crecimiento significativo a partir del 2019. “En los próximos cuatro años esperamos alcanzar unas 180 hectáreas plantadas, algo así como 200 mil plantas”, agregó.

[Recomendado: Chile avanza en el desarrollo de nuevas variedades de uva de mesa]

La incorporación de estas nuevas variedades frutales a la industria ha permitido incrementar ingresos tanto a privados como a la misma Universidad al conseguir mejores precios de venta, lo que se debe principalmente a la preferencia de los consumidores durante la época en que el Hemisferio Norte no genera estos productos y el Hemisferio Sur del planeta sí. Es que si bien estas nuevas frutas tienen un costo mayor que las variedades estándar, por el pago de royalties que protegen la propiedad intelectual, la validación del mercado ha estado dada por la calidad superior del producto, además de permitir una mayor eficiencia en la producción y en la distribución. La clave del éxito, explicó además el académico, ha sido el mejoramiento genético participativo, integrando tempranamente a los productores en la evaluación de las candidatas a convertirse en nuevas variedades.

[Recomendado: Científicos chilenos desarrollan almendros, durazneros y ciruelos resistentes al cambio climático]

Proyección internacional

El sello particular de este programa a nivel global es el desarrollo de nuevas variedades con una larga vida de postcosecha. Esto lo diferencia del trabajo de laboratorios italianos, franceses y californianos que no han incorporado como eje este criterio, por no representar una necesidad relevante para el abastecimiento de sus mercados locales. El laboratorio del profesor Infante, de esta forma, se ha enfocado en uno de los mayores problemas de los productores locales que exportan al Hemisferio Norte.

[Recomendado: Con herramientas genéticas, científicos chilenos logran que duraznos y nectarines duren hasta 50 días]

Sin embargo, la exitosa labor en mejora genética de la Universidad de Chile también está interesando a productores locales de países de esa y otras zonas del mundo. Actualmente, duraznos, nectarines y ciruelas, pero también kiwis y damascos están en proceso de validación para que puedan ser plantadas en Estados Unidos, Europa y Sudáfrica. “Hasta ahora, las primeras evaluaciones de variedades de nectarines están siendo bastante promisorias. Esto sería muy interesante, porque nuestra investigación ya no sólo se traducirá en exportación de fruta, sino que también exportaremos conocimiento”, destacó el investigador de la Universidad de Chile.

Kiwis, damascos, arándanos, nogales y almendros son otras variedades en las que este laboratorio está desarrollando investigación para potenciar la industria frutícola a nivel internacional.

“Lihuen”, una nueva variedad de kiwi de pulpa amarilla, desarrollada en colaboración con la Universidad italiana de Udine, así como distintas selecciones de damascos generadas por el laboratorio están en proceso de validación por la industria chilena y extranjera. “Todavía falta dar un salto comercial en esta línea. Ya están siendo evaluadas como plantas en California, en Francia y en Sudáfrica también, pero aún no tienen desarrollo comercial en esos países. Yo creo que de aquí a unos cuatros años más algunos de ellos tendrán éxito”.

[Recomendado: Científico chileno desarrolla lino tolerante a sequía, doblemente productivo]

El caso del damasco resulta de particular interés por la posibilidad de reactivar esta industria a nivel nacional, decaída por el uso de variedades antiguas de calidad discreta. “Nosotros ahora tenemos selecciones muy interesantes, que son auto-fértiles y resistentes al virus de Sharka. Existe interés en el sector frutícola chileno. También está en evaluación en la industria sudafricana, con quienes estamos desarrollando una alianza para su plantación allá y generar modelos de negocios para su comercialización.

[Recomendado: Investigadores chilenos mejoran papas enriquecidas en antocianinas saludables]

Calidad y productividad

El trabajo del laboratorio es la experimentación con genética convencional. La exploración de nuevas variedades se realiza principalmente a través del cruce de plantas de la misma especie para luego identificar individuos que reúnan propiedades óptimas asociadas a criterios que pueden ir desde el sabor, mejor textura, aspecto y dimensiones, hasta su resistencia a condiciones climáticas adversas o larga vida de postcosecha.

La exploración de nuevas variedades se realiza principalmente a través del cruce de plantas de la misma especie para luego identificar individuos que reúnan propiedades óptimas.

También se ha trabajado en la generación de patrones más resistentes y mejor adaptados para huertos de nogales y almendros. Esta técnica, es útil para aportar ciertas cualidades a los cultivos, como una mejor adaptación a condiciones de baja disponibilidad de agua o la producción de frutos de mayor tamaño.

[Recomendado: Científicos chilenos buscan los duraznos más resistentes al almacenamiento en frío]

“Estamos haciendo cruzamientos con germoplasma de especies que crecen en condiciones muy adversas, en zonas con alta salinidad, altas temperaturas y restricciones hídricas, también que sean resistentes a ciertas enfermedades. Esta última línea de investigación es particularmente importante en relación al nogal, que es afectado por hongos que existen en el suelo, y que cuando se presentan diezman los huertos”, indicó el investigador de la Universidad de Chile.

Las frutas son analizadas de acuerdo a criterios que pueden ir desde el sabor, textura, aspecto y dimensiones, hasta su resistencia a condiciones climáticas o vida de postcosecha.

Los buenos resultados en las distintas líneas de trabajo sobre mejora genética, aclaró el académico, son producto de un proceso lento, pero que ha sido valorado por el sector privado. “Las nuevas variedades vegetales que producimos tienen que ser evaluadas durante largos períodos de tiempo para analizar la consistencia de su productividad y calidad. Nosotros empezamos hace 20 años con duraznos y nectarines. Hoy el programa está maduro y generando nuevos productos con mayor regularidad”, concluyó el profesor Infante.

Compartir

Comments are closed.