Chilebio Noticias

Asociaciones europeas piden una política de edición genética basada en la ciencia

En una carta abierta a los estados miembros de la Unión Europea (UE), 22 organizaciones que representan a empresas y organizaciones agrícolas y de alimentos en toda la UE, han reiterado su preocupación por el fallo del Tribunal de Justicia Europeo (TJCE), que considera a los productos resultantes de las técnicas modernas de mutagénesis dirigida están regulados por las disposiciones de la Directiva de Organismos Genéticamente Modificados (OGMs), o transgénicos.

[Recomendado: CRISPR: La herramienta de edición genética que está revolucionando la medicina y agricultura]

En la carta, fechada el 23 de abril, el grupo declaró que el fallo es “difícil” de implementar y “virtualmente imposible de hacer cumplir”.

El grupo describió: “Nuestro objetivo es obtener reglas prácticas y basadas en la ciencia para los productos resultantes de los últimos métodos de mutagénesis que fomenten la confianza y la confianza del público“.

[Recomendado: Edición Genética: Científicos europeos exigen una política basada en la ciencia]

“Esto abrirá un gran potencial para soluciones bio-basadas europeas de alto rendimiento, innovadoras y diversificadas en sectores tales como el mejoramiento de animales y plantas, la agricultura, la alimentación animal, la alimentación, la salud y la energía, contribuyendo así a la resistencia de Europa al cambio climático, y sus beneficios para los consumidores, pacientes y el medio ambiente”.

El texto continua: “La introducción de una variación genética específica en los cultivos y otros organismos puede ayudar a lograr importantes objetivos de desarrollo sostenible“.

También describió cómo las técnicas pueden “contribuir a un medio ambiente más limpio, a dietas saludables y a la protección de la biodiversidad“.

Costo

Se expresó preocupación por el costo y la duración del proceso de aprobación de la UE para los productos resultantes de las nuevas técnicas de mejoramiento de cultivos como la mutagénesis dirigida.

Estos factores, combinados con las posibles inhabilitaciones para el cultivo en cada país miembro de la UE, según la Directiva 2001/18, dijeron las organizaciones: “[Estos] privarán a los agricultores y consumidores europeos de los beneficios de estos productos”.

[Recomendado: Más de 85 instituciones científicas europeas apoyan la edición genética en agricultura | Organismo alemán de asesoramiento científico pide nueva legislación europea en edición genética]

“Además, la decisión está obstaculizando la entrega al mercado de productos biológicos innovadores y soluciones sostenibles para la industria, la agricultura y la salud que involucran microorganismos de edición genética“.

Algunos de los sectores más innovadores de la UE quedarán efectivamente aislados del progreso científico y se pondrán en desventaja competitiva en comparación con un grupo de países en rápido crecimiento con más regulaciones habilitadoras“.

[Recomendado: Asesores científicos de la Comisión Europea piden revisar definición regulatoria de OGM para facilitar adopción de la edición genética | Organización Mundial de Comercio publica declaración a favor de la innovación agrícola y biotecnología de precisión]

“Prácticamente imposible de imponer”

La carta describía las dificultades que pueden surgir de la implementación de la resolución, ya que afirma que muchos cultivos editados genéticamente pueden ser “indistinguibles” de los productos modificados por procesos naturales.

“El fallo también es difícil de implementar y prácticamente imposible de hacer cumplir, dado que muchos productos editados genéticamente pueden ser indistinguibles de los productos modificados por procesos naturales o técnicas convencionales de mejoramiento.” . Así lo confirma el último informe del Joint research Centre  publicado el 26 de marzo bajo el título ‘Detection of food and feed plant products obtained by new mutagenesis techniques’. 

El informe destaca que: “Los productos vegetales obtenidos por mutagénesis pueden entrar en el mercado europeo sin ser detectados. Además, si se detectara en el mercado europeo un producto con una alteración de ADN desconocida o no única sería difícil e incluso imposible proporcionar pruebas ante el Tribunal de que la secuencia modificada se originó a partir de la edición del genoma.

El grupo hizo un llamado a los científicos, partes interesadas y socios comerciales de la UE para que trabajen juntos y “reflejen y acojan el progreso técnico y lo alineen con la legislación en otras partes del mundo”.

[Recomendado: “La tecnología CRISPR ha democratizado la edición genética”]

“Nos comprometemos a colaborar con los responsables políticos, desarrolladores y todas las partes interesadas para trabajar por un cambio constructivo y específico.”

“Proporcionar reglas amigables con la innovación”

Para concluir, la carta afirma: “Los productos obtenidos por mutagénesis dirigida no deben estar sujetos a la Directiva de OGMs si esos mismos productos podrían haber sido obtenidos también a través de métodos convencionales o a través de un proceso espontáneo de la naturaleza.”

La carta recuerda que esta posición es la que están adoptando un número creciente de países de todo el mundo, una posición que crea seguridad jurídica y que evita que posteriormente cada estado pueda adoptar medidas individuales para estos productos, creando inseguridades comerciales.

“También debería crear seguridad jurídica para los operadores de la UE al evitar que los estados miembros adopten normas nacionales individuales para los productos resultantes de la mutagénesis aleatoria convencional”.

También llaman a evitar que dos productos idénticos estén regulados de formas diferentes en función del país, algo que crearía competencia desleal en materia de importaciones.

“Por lo tanto, pedimos a los estados miembros y a la Comisión de la UE que inicien un cambio legislativo que proporcione reglas favorables a la innovación”, concluyó la carta.

¿A quién representa la carta?

La carta representa a 22 organizaciones, incluida la Federación Europea de Fabricantes de Alimentos (FEFAC).

Otras organizaciones representadas incluyen:

  • Asociación de Fabricantes y Formuladores de Productos Enzimáticos;
  • El Consejo Europeo de la Industria Química;
  • Asociación Europea de Fabricantes de Azúcar;
  • CEMA – Maquinaria Agrícola Europea;
  • Confederación internacional de productores europeos de remolacha;
  • Asociación Europea de Cereales, Arroz, Piensos, Semillas de Aceite, Aceite de Oliva, Aceites y Grasas y Comercio de Abastecimiento;
  • Foro Europeo de Mejoradores de Animales de Granja;
  • Asociación Europea de Protección de Cultivos;
  • Asociación Europea de Molienda de Harina;
  • Asociación Europea de Cultivos de Alimentos y Piensos;
  • Organización Europea de Propietarios de Tierras;
  • Asociación Europea de Comercio de la Papa;
  • Asociación Europea de Proteínas Vegetales;
  • Asociación Europea de Semillas;
  • La Asociación Europea de Bioindustrias;
  • Federación Europea de Fabricantes de Piensos;
  • Asociación de la UE de ingredientes de piensos especiales y sus mezclas;
  • Federación Europea de Molineros de Arroz;
  • Asociación de la industria de la harina de proteína y aceite vegetal de la UE
  • FoodDrinkEurope;
  • Almidón de Europa;
  • Asociación Internacional de Comercio de Flores.

Compartir
Artículos relacionados
“Detrás de los detractores de los transgénicos sólo hay razones ideológicas”
El valor mundial de las semillas transgénicas fue de ~US$15.000 millones en 2012
Roberts
Premio Nobel: “Ciertas ONGs ganan dinero con la oposición a los transgénicos”

Comments are closed.