Chilebio Noticias

Maíz transgénico tolerante a sequía también muestra resistencia a destructiva plaga en África

Científicos han observado beneficios inesperados en los ensayos de campo de maíz transgénico del proyecto “Maíz Eficiente en el Uso de Agua para África” (WEMA, por sus sigla en inglés) en Mozambique, que bien podrían cambiar las reglas para garantizar la seguridad alimentaria de África.

[Recomendado: Cómo los cultivos transgénicos pueden aportar a la lucha contra la sequía]

Aunque las variedades de maíz  de este proyecto fueron modificadas genéticamente para tolerar la sequía y resistir a la dañina plaga del barrenador del tallo, también muestran una resistencia prometedora a la destructiva plaga del gusano cogollero que llegó al continente africano en 2016 y continúa su devastador avance.

Los primeros resultados de los ensayos en Mozambique indican que las semillas de genéticamente modificadas de WEMA pueden ofrecer una protección significativa contra las plagas de insectos, sin el uso de pesticidas. Esto tiene implicaciones positivas para las otras naciones que están desarrollando variedades WEMA, como Tanzania, Uganda, Kenia, Sudáfrica y Etiopía.

En Mozambique, las semillas de WEMA se están probando en un sitio de ensayo de campo confinado de 2,5 hectáreas en Chokwe, en la provincia de Gaza, a unas tres horas en coche de la capital, Maputo. Las variedades locales normales de maíz, que son convencionales, y las semillas WEMA, que son transgénicas (GM), se plantaron el año pasado para proporcionar comparaciones. Los resultados han excedido las expectativas de los científicos que trabajan en el proyecto.

No se aplicaron pesticidas o insecticidas en ningún momento del ciclo de vida de ninguna de las plantas. Cuatro semanas después de sembrar las semillas, los científicos analizaron el nivel de infestación por el gusano cogollero y otras plagas en los campos de maíz.

[Recomendado: Estudio cuantifica las muertes humanas y pérdidas económicas por retrasar el cultivo de transgénicos en África]

“El daño de la hoja es mayor en el material convencional que en el transgénico”, dijo el Dr. Pedro Fato, el mejorador de plantas a cargo del proyecto WEMA, a la Cornell Alliance for Science durante una visita al sitio de la prueba de campo. “Aquí tenemos una combinación de la presión de los insectos del barrenador del tallo y el gusano cogollero. Hubo más del 30% [diferencia] de rendimiento entre el convencional y el transgénico, lo que significa que WEMA protege alrededor del 30% del rendimiento. El material de WEMA muestra resistencia a ambos insectos “.

El Dr. Pedro Fato inspecciona las pruebas de campo de WEMA en Mozambique. Foto: Cornell Alliance for Science

Los resultados son importantes porque el maíz es un alimento básico en África, consumido por más de 300 millones de personas. Pero el barrenador del tallo es una plaga importante que destruye el maíz al alimentarse a través de las plantas, obligándolas a luchar por sobrevivir. En muchos países, el gusano cogollero está demostrando ser igualmente destructivo.

Actualmente, los agricultores intentan controlar estas plagas a través del uso de pesticidas. Los agricultores en Mozambique dicen que tienen que gastar mucho dinero en pesticidas, y temen usar los productos que podrían poner en peligro su salud.

[Recomendado: 12 países africanos están realizando ensayos de campo con cultivos transgénicos]

“Cuando siembro maíz, las plagas los atacan. Utilizo pesticidas para detenerlos”, explicó Armahdo Bule, agricultor de 59 años. “Sé que usar pesticidas sin protección personal podría provocarme enfermedades. Sé que usar pesticidas no es bueno porque podría darte problemas. Pero aún los usamos “.

Las plagas también reducen en gran medida los rendimientos de los cultivos. “El barrenador del tallo es un estrés biótico que preocupa a Mozambique, especialmente en esta zona [Chokwe] donde hay mucho calor”, dijo Fato. “Ocurre en todo el país y en ocasiones causa una pérdida de rendimiento de más del 40%”.

Además de agravar el problema de los ataques de plagas es el empeoramiento del clima. “La sequía es otro gran desafío que los agricultores tenemos que enfrentar repetidamente”, dijo Tabusa Arije, presidenta de la asociación local de agricultores. “La forma en que el clima está cambiando ha traído muchos problemas. El año pasado, plantamos porotos en julio, pero no hicimos nada porque la lluvia no llegó y la temperatura era alta “.

[Recomendado: Nuevo caupí transgénico resistente a plagas será gratuito para pequeños agricultores africanos]

Los funcionarios que administran los servicios de riego en el país están igualmente preocupados, diciendo que el problema de la sequía ha empeorado recientemente y ha llevado a los agricultores a situaciones de deuda. “Hubo una mala sequía en 2016 y no había agua en los canales de riego”, dijo Soares Almeida Xerinda, presidente de la junta de la organización gubernamental de riego Hydraulics of Chokwe. “El impacto fue muy malo porque los agricultores perdieron los cultivos que tienen… Algunos agricultores trabajan con los bancos para obtener insumos, incluidas semillas y fertilizantes, pero hasta ahora, todavía se enfrentan a las consecuencias de la sequía “.

Para abordar el problema que enfrenta el maíz, la Fundación Africana de Tecnología Agrícola (AATF) lanzó el proyecto WEMA, una iniciativa público-privada que tiene como objetivo producir maíz convencional y modificado genéticamente resistente a la sequía y las plagas. Las variedades de WEMA se están desarrollando a través de una colaboración entre el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y las instituciones gubernamentales de investigación en seis países africanos que utilizan tecnología genética donada por Monsanto. Dado que las semillas resultantes son libres de regalías y patentes, las compañías locales de semillas pueden ponerlas a disposición de los pequeños agricultores a precios asequibles.

“El proyecto tiene como objetivo desarrollar y beneficiar a los agricultores con variedades de maíz tolerantes a la sequía y protegidas contra insectos utilizando una variedad de enfoques, incluido el mejoramiento convencional de plantas y la modificación genética”, dijo el Dr. Denis Kyetere, director ejecutivo de AATF. “Estas variedades mejorarán los rendimientos en condiciones de sequía moderada y protegerán al maíz del daño causado por las plagas de insectos”.

[Recomendado: Maíz transgénico tolerante a sequía desarrollado en África muestra mayor rendimiento]

Ya se han introducido en el mercado variedades WEMA convencionales en todos los países participantes, excepto Etiopía, que actualmente está probando las variedades convencionales y preparando ensayos de campo confinados resistentes a la sequía y resistentes a insectos (Bt) modificados genéticamente. En 2016, Sudáfrica se convirtió en el primer país del proyecto en comercializar maíz Bt para el uso de pequeños agricultores. Mozambique espera lanzar el maíz WEMA como su primer organismo genéticamente modificado.

Los científicos están entusiasmados de descubrir que el maíz Bt WEMA también muestra una resistencia parcial, pero significativa, al gusano cogollero, que ya se ha extendido a casi 30 países africanos, destruyendo el maíz y otros cultivos. Las plagas son especialmente destructivas porque no responden fácilmente a las aplicaciones de pesticidas y se reproducen muy rápidamente.

Tan solo en Mozambique, el gusano cogollero genero pérdidas de entre 282,000 y 712,000 toneladas de maíz el año pasado, lo que le costó a la economía del país entre US$83.8 y US$208.7 millones, según un informe del Centro de Agricultura y Biosciences International (CABI) sobre el impacto potencial de las plagas del gusano cogollero en África, que fue encargado por el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID).

[Recomendado: Desarrollan arroz transgénico con uso eficiente del nitrógeno y dirigido a agricultores africanos]

Fato dijo que la resistencia adicional al gusano cogollero es una buena noticia para el sector agrícola de Mozambique, aunque esa no era la intención del trabajo de investigación. “Para controlar el barrenador del tallo y el gusano cogollero, los granjeros usan mucho insecticida y el costo del insecticida es mayor, particularmente para el gusano cogollero”, dijo. “Entonces, si puedes producir maíz que no necesita protección en términos de insecticida, eso ayudará mucho a los agricultores, en términos de rendimiento”.

Los agricultores de los alrededores ya visitaron los campos de WEMA y están entusiasmados con lo que vieron. “WEMA proporciona soluciones para problemas y aumentará la productividad”, dijo Armahdo Bule.

[Recomendado: Plátano transgénico “dorado” puede combatir la deficiencia de vitamina A en niños de África]

“WEMA es bienvenida porque nos ayudará a enfrentar las enfermedades y la sequía”, dijo el líder de la granja, Tabusa Arije. “Esperamos ansiosamente obtener las semillas. Nos estamos enseñando nosotros mismos sobre las semillas, cómo aplicar pesticidas y asegurar la transferencia de tecnología con la esperanza de que mañana, con las variedades de WEMA, todo estará bien “.

Este es el segundo (y quizás el último) de los ensayos de campo confinados para el rasgo de resistencia a insectos en Mozambique. Más adelante este año, algunas de las variedades serán evaluadas por su capacidad para resistir la sequía. Fato espera un proceso sin problemas que eventualmente permita que las variedades de WEMA ingresen al mercado y lleguen a los agricultores.

[Recomendado: Desarrollan yuca genéticamente modificada para aliviar el hambre en África]

“En Mozambique, la regulación está en su lugar”, explicó. “Y es por eso que estamos seguros de que podremos plantar estos primeros materiales transgénicos. Espero que otros cultivos sigan. La regulación es realmente propicia para el desarrollo de la tecnología de modificación genética “.

Soares Almeida Xerinda, la funcionaria de la compañía de irrigación, estuvo de acuerdo. “La variedad WEMA será un producto muy importante porque cuando te involucras en la agricultura, siempre tendrás sequía. Incluso si tiene un sistema de riego, siempre puede ahorrar agua. El agua no está en abundancia. Si puede guardar el agua, puede usarla por más tiempo, incluso cuando tenga sequía. El proyecto WEMA es una buena iniciativa”.

Compartir
Artículos relacionados
Bolivia importa 11 alimentos transgénicos y agricultores exigen aprobar nuevos cultivos
Australia Meridional eliminará la prohibición a cultivos transgénicos
Paraguay aprueba la siembra comercial de otro evento de maíz transgénico resistente a insectos

Comments are closed.