Chilebio Noticias

Los cultivos editados con CRISPR abren nuevos caminos para la seguridad alimentaria en África

striga

Un campo de sorgo infestado de Striga en el condado de Siaya, Kenia. (Foto: Joshua Masinde/CIMMYT)

Los científicos del sur global ya utilizan la popular de edición de genes para proteger los cultivos locales contra amenazas locales. Científicos africanos avanzan en soluciones a problemas locales que no son del interés de grandes empresas extranjeras, las cuales podrían marcar la diferencia en la seguridad alimentaria y sostenibilidad del agro africano.

Nature / 25 de enero, 2024.- El biólogo molecular Steven Runo alguna vez pensó que su equipo haría historia como el primero en plantar semillas editadas genéticamente en suelo africano. La competencia resultó ser más dura de lo que había previsto.

Un grupo de investigación que trabaja con maíz “nos ganó por dos o tres meses”, dice Runo, que trabaja en la Universidad Kenyatta de Nairobi y cuyo proyecto de edición genética se centra en el sorgo. «Pero eso es bueno: los países africanos verán que esto es realmente posible».

La rivalidad amistosa es una señal de progreso. Los investigadores han esperado durante mucho tiempo que la relativa facilidad y el bajo costo de los sistemas de edición de genes con CRISPR permitieran a los científicos de países de ingresos bajos y medios producir cultivos con características adaptadas a las necesidades de los agricultores locales, en lugar de depender de semillas desarrolladas de países extranjeros. Ahora los científicos están supervisando al menos una docena de esfuerzos para desarrollar cultivos editados genéticamente.

Entre esos proyectos se encuentra el esfuerzo de Runo para diseñar sorgo que sea resistente a Striga hermonthica, una especie problemática de planta parásita conocida como hierba bruja. Las pruebas de campo de la nueva variedad están programadas para finales de este año, dijo Runo en la Conferencia sobre Genoma Animal y Vegetal en San Diego, California, el 16 de enero.

[Recomendado: La edición de genes es clave para la agricultura sostenible en África, afirma un nuevo estudio]

«La edición genética no es tan fácil como la gente cree, pero es bastante accesible», dice Kevin Pixley, director de investigación del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo en Texcoco, México. «Runo es un ejemplo perfecto de eso».

CRISPR controla la hierba bruja

El sorgo es un cultivo resistente que se utiliza ampliamente en África como alimento, materiales de construcción y materia prima. Pero más del 60% de las tierras agrícolas africanas están contaminadas con especies de Striga, una planta parásita que se adhiere a las raíces del sorgo y extrae nutrientes y agua. Una infestación de hierba bruja puede acabar con una cosecha entera.

Algunas variedades silvestres de sorgo son resistentes a Striga porque portan mutaciones que alteran la producción de la planta de compuestos llamados estrigolactonas, que promueven la germinación de las semillas de Striga. Runo y sus colaboradores han utilizado CRISPR-Cas9 para imitar estas mutaciones.

Según las regulaciones de Kenia de 2022 que rigen los cultivos editados genéticamente, estas plantas se tratan como cultivos obtenidos de forma convencional porque no contienen ADN de otra especie. Esto significa que estas plantas editadas genéticamente pueden eludir algunas de las pruebas y requisitos rigurosos impuestos a los cultivos genéticamente modificados que contienen ADN extraño. Nigeria y Malawi tienen políticas similares, y se espera que otros países africanos, incluidos Etiopía y Uganda, sigan su ejemplo, dice Runo.

[Recomendado: África intensifica el uso de transgénicos y biotecnología para enfrentar los desafíos climáticos]

El año pasado, las autoridades de Kenia dieron permiso a Runo y sus colaboradores para cultivar semillas editadas genéticamente bajo esas regulaciones, y él planea iniciar estudios de campo a finales de este año. Es un paso significativo, dijo Runo en la conferencia, porque Striga no es un problema en las regiones más ricas, lo que significa que las grandes corporaciones multinacionales tienen pocos incentivos para desarrollar soluciones para ella.

Buscando ganado que pueda combatir el calor

Se están llevando a cabo otros proyectos de edición de genes para mejorar los productos agrícolas africanos. Pixley y sus colaboradores, incluidos investigadores de la Organización de Investigación Agrícola y Ganadera de Kenia en Nairobi, han desarrollado formas de editar el maíz para hacerlo resistente a la enfermedad letal de la necrosis del maíz. También están modificando el mijo perla para que su harina sea menos propensa a volverse rancia poco después de la molienda, y el maní para hacerlo más resistente a la infección por el hongo que produce aflatoxinas que causan cáncer.

También se está editando ganado africano. En la Conferencia sobre Genoma Animal y Vegetal, Dan Carlson, director científico de Recombinetics en Eagan, Minnesota, describió un proyecto en el que se están editando razas africanas de ganado para mejorar su producción de leche y su tolerancia al calor y las enfermedades.

[Recomendado: Kenia se suma a Nigeria como segundo país africano en regular la edición genética en agricultura]

Aunque la edición de genes es relativamente barata de realizar en el laboratorio, todavía existen obstáculos importantes para llevar los cultivos editados a las granjas, dice Klara Fischer, que estudia el desarrollo rural en la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas en Uppsala.

«A veces el discurso en torno a esta tecnología es demasiado entusiasta», afirma. Y como es poco probable que el mercado atienda a los pequeños agricultores pobres con poder adquisitivo limitado, probablemente aún sería necesaria la participación del gobierno para que los productos editados genéticamente los beneficien.

Mercados y dinero

Runo ha contado con financiación de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y ha colaborado con Corteva Agriscience, una empresa agrícola de Indianápolis, Indiana. Pixley y su equipo recibieron fondos de la Fundación Bill y Melinda Gates en Seattle, Washington, y también obtuvieron asistencia técnica de Corteva.

Runo es consciente de que es posible que este soporte no siempre esté disponible. Él y su equipo están trabajando para reducir el costo de los suministros y equipos de laboratorio y encontrar fuentes de financiación alternativas.

También se desconoce, dice Pixley, cómo las batallas de propiedad intelectual sobre la edición de genes CRISPR afectarán en última instancia los esfuerzos en África, y si los mercados extranjeros –particularmente en Europa– estarán abiertos a los cultivos editados genéticamente cultivados en África.

Pero en cuanto a la aceptación local de los cultivos, Runo dice que los agricultores con los que ha hablado se sienten más cómodos con cultivos desarrollados por un investigador local que con semillas desarrolladas en el extranjero. “Esta no es una empresa multinacional. Las personas que utilizan la tecnología son personas con las que has crecido”, afirma. «La narrativa es muy diferente».

Compartir
Artículos relacionados
Universidad de Cornell ofrece curso en línea y gratuito sobre cultivos transgénicos
Prohibir los cultivos transgénicos aumentaría precios de los alimentos e impacto ambiental
La biotecnología puede ayudar a aumentar el rendimiento de arroz en el mundo en desarrollo

Comments are closed.