CHILEBIO - ANTONIO BELLET 77, OF. 607, PROVIDENCIA, SANTIAGO, CHILE. TELÉFONO (56)2 2235 4001
Chilebio Noticias Derribando Mitos

A 10 años del criticado y retractado estudio que relacionaba un maíz transgénico con cáncer

Se cumple una década desde la publicación del científico francés Séralini que ligaba la producción de tumores en ratas al consumo de maíz transgénico. A pesar de haber sido retirado por errores metodológicos graves, y cuestionamientos de agencias regulatorias y academias científicas europeas, en las últimas semanas algunos usuarios de las redes sociales siguen afirmando falsamente que el maíz transgénico «no es seguro porque se ha descubierto que causa tumores cancerosos y otras complicaciones de salud en ratas». La agencia Associated Press publicó una especie de «Fact Check» para revisar los antecedentes que llevaron al retiro del estudio por la misma revista que lo publicó en 2012, y que dicen los últimos estudios al respecto.

Asociated Press (AP) / 7 de octubre, 2022.- RECLAMO: «Un estudio científico demostró que el maíz modificado genéticamente (o transgénico) no es seguro para el consumo porque causó cáncer en ratas«.

LA VALORACIÓN DE AP: Falso. El estudio de 2012 citado por algunos usuarios de las redes sociales fue retractado por la revista académica que lo publicó originalmente, después de que la publicación determinara que la investigación no era concluyente ni fiable. Las agencias de seguridad alimentaria de Estados Unidos y la Unión Europea han determinado que los alimentos modificados genéticamente son tan seguros como sus homólogos no modificados, y los expertos dijeron a The Associated Press que no hay pruebas creíbles de que el maíz modificado genéticamente sea inseguro.

[Recomendado: Academia Nacional de Ciencias de EEUU: Los cultivos transgénicos son seguros | Más de 250 instituciones técnicas y científicas reconocen seguridad de los transgénicos]

LOS HECHOS: En los últimos días, los usuarios de las redes sociales han afirmado falsamente que el maíz modificado genéticamente no es seguro porque se ha descubierto que causa tumores cancerosos y otras complicaciones de salud en ratas.

La mayoría de los mensajes apuntan a un estudio de hace una década realizado por Gilles-Eric Séralini, biólogo molecular de la Universidad de Caen en Normandía, Francia, que generó un fuerte debate dentro de la comunidad científica cuando se publicó por primera vez en 2012, para luego ser retractado y vuelto a publicar en otro lugar (un journal predatorio).

«Recordad que el maíz transgénico ha demostrado ser inseguro para el consumo humano en un estudio de toxicidad crónica de 2012», escribió un usuario de Instagram a principios de esta semana. «Con qué facilidad el mundo olvidó, o nunca supo, el estudio de Seralini sobre el maíz transgénico que se llevó a cabo con las normas científicas más estrictas y aceptadas, demostrando el daño a largo plazo a los animales que consumieron maíz transgénico.»

El extenso post, al que le han dado unos cuantos cientos de «me gusta», continúa diciendo que los sujetos de prueba, a algunos de los cuales también se les administraron pesticidas en el agua que bebían, murieron de «horrendos tumores en sus órganos de limpieza» en cuestión de meses.

Pero el estudio de Séralini fue retractado por la revista académica Food and Chemical Toxicology al año siguiente en medio de las críticas de otros científicos.

En su retractación de 2013, la revista revisada por pares dijo que había «una causa legítima de preocupación» debido al número relativamente bajo de animales utilizados en el estudio, así como la raza particular de ratas probadas.

La revista determinó que no se podía llegar a «conclusiones definitivas» dado el pequeño tamaño de la muestra del estudio, de 200 ratas divididas en grupos de diez, algunas de las cuales fueron alimentadas con maíz modificado genéticamente.

También coincidió con otros científicos en que las ratas Sprague-Dawley utilizadas en el experimento ya son propensas a desarrollar problemas de salud a los 18 meses de edad, incluyendo tumores.

Sin embargo, al año siguiente, otra revista académica volvió a publicar el estudio.

En ese momento, Environmental Sciences Europe dijo que había decidido volver a publicar el trabajo para garantizar el acceso de la comunidad científica a los datos del estudio, aunque reconoció que no había realizado su propia revisión científica por pares, ya que Food and Chemical Toxicology había concluido que no había habido fraude o tergiversación en los datos en sí.

[Recomendado: Polémico estudio anti-transgénico nuevamente refutadoVuelven a desmentir el estudio que relacionaba maíz transgénico con cáncer]

Sin embargo, la reedición del trabajo -y la publicación de los documentos posteriores de Seralini sobre el asunto– no han convencido a los organismos reguladores nacionales e internacionales.

En Estados Unidos, todas las variedades de maíz abordadas en el estudio de Seralini han superado satisfactoriamente la revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) sin plantear problemas de seguridad alimentaria, dijo el viernes Kimberly DiFonzo, portavoz de la agencia, en un correo electrónico.

«Creemos que los alimentos modificados genéticamente que se comercializan actualmente son tan seguros como sus homólogos no modificados genéticamente», escribió.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que ofrece recomendaciones a la Unión Europea, ha llegado a una conclusión similar: el maíz modificado genéticamente es «seguro para los seres humanos, los animales y el medio ambiente», dijo el portavoz de la agencia, Edward Bray.

El estudio de Séralini estaba «inadecuadamente diseñado, analizado y comunicado» y era de «insuficiente calidad científica para las evaluaciones de seguridad», dijo el viernes a The Associated Press en un correo electrónico.

[Recomendado: Científicos analizan errores de los pocos estudios que reportan efectos adversos por consumo de transgénicos]

Estudios posteriores realizados por otros científicos tampoco han podido replicar los datos o las conclusiones de Séralini, según Richard Goodman, un investigador de alergias alimentarias de la Universidad de Nebraska que era editor de Food and Chemical Toxicology cuando el artículo de Séralini fue retractado por la revista.

De hecho, un estudio de 2019 publicado en la revista Archives of Toxicology en el que se utilizó una cepa diferente de rata no encontró «ningún efecto adverso» por alimentar a los animales con maíz modificado genéticamente, señaló Goodman.

[Recomendado: Revisión de estudios durante 20 años concluye que el maíz transgénico tiene más rendimiento y es más seguro que el convencional]

«Hasta la fecha, no hay evidencia creíble que sugiera que el consumo humano o animal de los maíces genéticamente modificados actualmente comercializados sea inseguro», coincidió Margaret Smith, decana asociada y experta en cultivo de maíz de la Universidad de Cornell en Nueva York, en un correo electrónico a la AP.

Séralini no respondió a los correos electrónicos en busca de comentarios esta semana, pero el científico francés ha mantenido firmemente que su trabajo es válido.

Compartir
Artículos relacionados
Revisa el TOP10 de noticias sobre transgénicos en Latinoamérica durante 2017
Columna de opinión: La alternativa olvidada para enfrentar la sequía en Chile
Cristobál Uauy: El científico chileno que revoluciona la genética del trigo

Comments are closed.