Chilebio Noticias

Maíz y soja transgénica obtienen aprobación de seguridad en China después de un programa piloto

Soy beans in tractor trailer

Se otorgaron certificados de seguridad para la producción y aplicación a cuatro variedades de maíz genéticamente modificado (GM)  y tres variedades de soja GM que se probaron en un programa piloto en China el año pasado.

China Daily / 12 de enero, 2022.- Maíz y soja genéticamente modificados involucrados en un programa piloto han obtenido certificados de seguridad para su producción y aplicación luego de una evaluación de seguridad alimentaria y ambiental que duró casi 10 años.

«La aplicación de características que resisten las plagas y toleran los herbicidas y la sequía ha mejorado la competitividad de los cultivos modificados genéticamente, como el maíz y la soja, en cuanto a costos de producción, precio y calidad», dijo Qian Qian, director del Instituto de Ciencias de Cultivo de la Academia China de Ciencias Agrícolas, dijo en una entrevista con la Agencia de Noticias Xinhua.

[Recomendado: Gobierno de China promoverá I+D en transgénicos para el agro a través de empresas y sector público]

Li Xiangju, investigador del Instituto de Protección de Plantas de la Academia, dijo que los resultados del programa piloto muestran que las variedades de soya GM funcionan mejor ya que solo un rociado de herbicida puede lograr más del 95 por ciento de la eliminación de malezas para esas variedades.

El efecto de las variedades de maíz transgénico sobre el gusano cogollero, una gran amenaza para los cultivos, alcanzó del 85 al 95 por ciento sin el uso de pesticidas, dijo Li.

El proyecto piloto encontró que la soya GM puede reducir los costos de deshierbe en un 50 por ciento y aumentar los rendimientos en un 12 por ciento, mientras que el maíz GM puede ver aumentos de rendimiento de 6,7 a 10,7 por ciento.

Liu Biao, investigador del Instituto de Ciencias Ambientales de Nanjing del Ministerio de Ecología y Medio Ambiente, dijo que el maíz y la soya transgénica en el programa piloto no tuvieron efectos negativos sobre los insectos benéficos y la calidad del suelo.

«La disminución del uso de pesticidas en el maíz GM aumenta la seguridad ecológica y ambiental», dijo Liu, y agregó que usar el mismo herbicida en la soja y el maíz GM puede ayudar a intercalar y rotar los dos cultivos.

El año pasado, el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales lanzó proyectos piloto de industrialización de soja y maíz modificados genéticamente.

[Recomendado: China lidera el desarrollo de semillas editadas genéticamente con alrededor del 75% de las patentes mundiales]

Liu Peilei, funcionario del ministerio, dijo que los logros en el programa piloto marcan el paso de China hacia la industrialización del maíz y la soja transgénicos.

«Promover la industrialización del maíz y la soja transgénica romperá el cuello de botella de la producción agrícola», dijo Liu en una conferencia de prensa el mes pasado.

Liu dijo que la soya y el maíz GM tienen excelentes características y pueden competir con productos similares en el extranjero. Cuatro variedades de maíz GM y tres variedades de soja GM han obtenido certificados de seguridad para producción y aplicación.

Xie Daoxin, académico de la Academia de Ciencias de China y profesor de la Universidad de Tsinghua, dijo que desde la primera plantación comercial de cultivos genéticamente modificados en 1996, el área plantada con ellos a nivel mundial ha aumentado a 190 millones de hectáreas.

Los tipos de cultivos transgénicos se han expandido a 32 especies, incluidas papas, berenjenas y manzanas. En 2019, el 74 por ciento de la soja, el 31 por ciento del maíz y el 79 por ciento del algodón cultivado en todo el mundo fueron modificados genéticamente, dijo Xie a Xinhua.

[Recomendado: Yuan Longping, el «padre del arroz híbrido» que acabó con el hambre en China]

Actualmente, los cultivos transgénicos se cultivan comercialmente en 71 países y regiones.

Huang Jikun, también académico de la Academia de Ciencias de China y profesor de la Universidad de Pekín, dijo que Estados Unidos, Brasil y Argentina son los tres principales países en términos de áreas de siembra de cultivos transgénicos.

China produjo 19,6 millones de toneladas métricas de soja el año pasado e importó 100,3 millones de toneladas, según la Administración General de Aduanas.

[Recomendado: China apuesta en grande con edición genética para alimentar a sus 1400 millones de habitantes]

Cao Xiaofeng, otro académico de la Academia de Ciencias de China, dijo que la competencia por los recursos genéticos es cada vez más feroz.

«Los países y las empresas multinacionales están intensificando los esfuerzos para llevar a cabo la investigación y el desarrollo de la función genética y la diversidad genética mientras utilizan los cultivos», dijo Cao.

«Se siguen desarrollando nuevas tecnologías de mejoramiento biológico».

Compartir
Artículos relacionados
Profesor italiano acusado de falsificar resultados sobre daño por consumo de alimentos transgénicos
Científicos australianos desarrollan trigo editado genéticamente resistente a heladas
Academia Mexicana de Ciencias publica completa revisión sobre seguridad y beneficios de los cultivos transgénicos

Comments are closed.