Chilebio Noticias

China lidera el desarrollo de semillas editadas genéticamente con alrededor del 75% de las patentes mundiales

transgénicos China

En una cámara de laboratorio en Beijing, Gao Caixia cultiva plantas de trigo editadas con CRISPR para que tengan un mayor rendimiento. Imagen: Chef Stefen

Alguna vez reticente al avance de más cultivos transgénicos aparte del algodón y una papaya, hoy China esta liderando el desarrollo de la edición genética en cultivos agrícolas. En 2017, por orden del Gobierno de China, la Estatal ChemChina adquirió al gigante agrícola suizo Syngenta, y hoy mientras promueven políticas de I+D a nivel público-privado en OGMs, ya poseen un 75% de las patentes en edición genética.

Fortune / 19 de octubre, 2021.- «Alrededor del 75% de las patentes mundiales de edición de genes agrícolas provienen de China», dijo Erik Fyrwald, director ejecutivo de Syngenta, en una entrevista virtual en la Cumbre Fortune Global 500 en Hangzhou el pasado martes. «China no solo es un jugador en el campo, sino que se ha convertido en un claro líder en esta área». (Syngenta está preparada para una próxima cotización en la Bolsa de Valores de Shanghai, pero Fyrwald no pudo comentar sobre la OPV debido al período de calma de la compañía).

[Recomendado: Gobierno de China promoverá I+D en transgénicos para el agro a través de empresas y sector público]

El grupo estatal ChemChina de China compró Syngenta, con sede en Basilea, Suiza, en 2017 por la asombrosa cantidad de 43.000 millones de dólares, la mayor adquisición en el extranjero realizada por cualquier grupo chino hasta la fecha. En los años posteriores, Fyrwald dice que el negocio de Syngenta se ha disparado en China, con ingresos anuales de la región que aumentaron a alrededor de US$6 mil millones en 2020, frente a los US$600 millones del año anterior a la compra de ChemChina.

El ascenso del país a dominar el campo de los cultivos modificados genéticamente es un cambio notable para China, donde el gobierno, plagado de escándalos de seguridad alimentaria, no ha podido disuadir al público de que los organismos genéticamente modificados (OGMs o transgénicos) son perjudiciales para la salud humana. . Beijing no está solo allí. No todos los consumidores en los Estados Unidos aprueban los transgénicos, y los productos alimenticios siguen siendo controvertidos (para la opinión pública, no la científica) a pesar de que la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) ha aprobado cultivos genéticamente modificados durante años.

Según Fyrwald, los cultivos editados genéticamente son diferentes de los transgénicos. Los transgénicos, dice Fyrwald, implican unir el ADN de un cultivo con un gen extraído de otro organismo vivo, como una bacteria, mientras que la edición de genes es el proceso de editar directamente los genes de una misma planta para alterar su funcionalidad.

[Recomendado: China apuesta en grande con edición genética para alimentar a sus 1400 millones de habitantes]

Mientras tanto, la legislación de la Unión Europea trata los cultivos editados genéticamente de la misma manera que los OGMs o transgénicos, y dictamina efectivamente que ambas metodologías presentan el mismo riesgo para la salud de los ecosistemas naturales. Existen riesgos (teóricos y muy poco probables), por ejemplo, de que las plantas que han sido modificadas o editadas genéticamente superen a las especies naturales y creen monocultivos amplios de cultivos, lo que aumenta el riesgo de fallas de cultivos por un solo evento de modificación.

Sin embargo, en abril, la Comisión Europea, el poder ejecutivo de la UE, pidió una revisión de las reglas del bloque sobre cultivos genéticamente modificados, lo que podría abrir un camino para una mayor aceptación de las semillas editadas genéticamente.

[Recomendado: Comisión Europea concluye que la edición de genes en plantas puede contribuir a un sistema alimentario más sostenible]

En China, las preocupaciones de Pekín sobre la seguridad alimentaria parecen haber superado las preocupaciones de los consumidores sobre los OGMs y los alimentos editados genéticamente. China tiene el 17% de la población mundial y solo alrededor del 12% de la tierra cultivable total del mundo. Los cultivos editados genéticamente, los que pueden soportar dificultades como la sequía, las pestilencias o incluso los pesticidas, ayudan a los agricultores a aumentar el rendimiento y proporcionar más alimentos.

«Lo que estamos viendo en China es una transformación de la agricultura», dice Fyrwald.

Compartir
Artículos relacionados
Organizaciones agrarias Europeas instan a sus autoridades a no retrasar la autorización de cultivos transgénicos
Investigador chileno recibe premio británico por mejoramiento genético del trigo
Agricultores españoles instan a los políticos europeos a apostar firmemente por los cultivos transgénicos

Comments are closed.