Chilebio Noticias

Lechuga con mayor cantidad de nutrientes es desarrollada con edición genética en Israel

 

lechuga modificada genéticamente

Una científica de Israel está «engañando» al cultivo de la lechuga para que produzca nutrientes (como vitaminas y minerales) en mayores cantidades gracias a la tecnología de edición genética con CRISPR/Cas9.

Food Navigator / 4 de enero, 2022.- El concepto de modificación genética se está polarizando. Mientras que algunos creen que tanto las técnicas tradicionales como las nuevas de fitomejoramiento son antinaturales e inseguras, otros ven potencial en estas últimas, permitiendo mayores rendimientos para alimentar a poblaciones en crecimiento.

Yarin Livneh, estudiante de doctorado en la Universidad Hebrea de Israel bajo la supervisión del profesor Alexander Vainstein, entra en el segundo campo: respalda las nuevas técnicas de fitomejoramiento, también conocidas como edición de genes, para ayudar a superar los desafíos globales.

[Recomendado: Lechuga editada genéticamente con 150% más vitamina C y resistente a la oxidación]

«Soy una gran entusiasta cuando se trata de las aplicaciones de las modificaciones del genoma de las plantas», explicó. «Creo que muchos de los desafíos que enfrenta nuestro mundo hoy en día, como el cambio climático, la desnutrición, la contaminación y el riesgo de enfermedades, podrían abordarse con la ayuda de investigaciones mejoradas genéticamente».

La investigación más reciente de Livneh está aprovechando la tecnología de edición de genes CRISPR/Cas para hacer exactamente esto, según nos dijeron: mejorar la calidad nutricional de un cultivo agrícola.

“No solo los frutos de mi trabajo podrían comercializarse como una verdura más saludable, piense en hamburguesas más nutritivas, por ejemplo, sino que el conocimiento y la experiencia que he acumulado en el proceso podrían servirme en el futuro para abordar metas aún más importantes”.

Lechuga sobrealimentada

La verdura en cuestión es la humilde lechuga. Las plantas de lechuga producen de forma natural una variedad de nutrientes, como vitamina C, betacaroteno y tiamina (vitamina B). Sin embargo, la planta solo produce una cantidad limitada de cada uno, solo la cantidad requerida para la lechuga en sí.

En la investigación de Livneh, aprovechó la tecnología CRISPR/Cas para apuntar a áreas en los genes de la lechuga nativa que regulan la producción y acumulación de estos nutrientes específicos.

«Al alterar ligeramente los componentes regulatorios, puedo engañar a las plantas de lechuga para que produzcan o acumulen más, en beneficio del consumidor», dijo a FoodNavigator.

Los cambios genéticos son «muy sutiles», continuó la investigadora, y se considera «edición de genes» en lugar de transgénicos – donde los genes completos generalmente se clonan desde otras especies en la planta objetivo.

«Estoy editando genes existentes de una manera que podría ocurrir espontáneamente en la naturaleza o cuando utilizo métodos de mejoramiento tradicionales».

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda que los adultos consuman alrededor de 80 mg de vitamina C por día. Para satisfacer estas demandas, los adultos tendrían que consumir alrededor de 16 tazas de lechuga normal, explicó Livneh.

Sin embargo, la cantidad diaria recomendada de vitamina C se puede lograr con solo dos tazas de lechuga desmenuzada nutricionalmente mejorada de la investigadora.

Desafíos de investigación

El proyecto de investigación no estuvo exento de desafíos. Un problema común en las plantas de edición de genes radica en entregar la maquinaria molecular de CRISPR/Cas en la planta de manera eficiente.

“Para hacer eso, utilicé un método de administración basado en un vector viral que generalmente infecta a las plantas y les entrega su material genético”, explicó Livneh. «Este método es relativamente único y se desarrolló originalmente en nuestro laboratorio, donde también se utiliza para otras especies de plantas».

Otro desafío al que se enfrentaron los investigadores fue cómo cuantificar los nutrientes de la lechuga mejorada.

“Nuestro laboratorio es principalmente un laboratorio de biología molecular y nuestra experiencia es el uso de herramientas de biología molecular; por lo tanto, estoy colaborando con varios otros laboratorios que se centran en el análisis de metabolitos específicos ”, nos dijeron.

[Recomendado: Lechuga transgénica con fármaco para enfermedad pulmonar podría ayudar a pacientes con COVID-19]

¿Potencial de comercialización?

En Europa, el cultivo de cultivos editados genéticamente está prohibido en gran medida. La regulación es igualmente «estricta» en Israel, debido a los lazos comerciales del mercado en Europa, pero los propios consumidores están menos preocupados por la tecnología en sí, explicó la investigadora.

“En términos de investigación, estamos a la vanguardia de la investigación y la aplicación genética. El debate sobre los OGMs es ignorado en gran medida por el público, pero aún así la regulación aquí es estricta porque muchos de los productos que se cultivan aquí se exportan a Europa».

Además, dado que la mayoría de las empresas emergentes israelíes buscan la comercialización en mercados globales más grandes, como los Estados miembros de Europa, deben tener en cuenta las reglamentaciones internacionales sobre OGMs. «Por lo tanto, lamentablemente, hay poco interés en cambiar el status quo actual».

[Recomendado: 6.000 años de mejoramiento genético de la lechuga: Desde una maleza con espinas hasta las variedades modernas comestibles]

Livneh, sin embargo, ve potencial comercial para su lechuga nutricionalmente mejorada, así como otras verduras nutricionalmente mejoradas.

“Ya he recibido varias consultas de productores y vendedores locales de lechuga deseosos de cultivar y vender el producto”, dijo a esta publicación. «No se sienten disuadidos por el hecho de que la lechuga está modificada genéticamente, pero lamentablemente no están familiarizados con la regulación y no conocen el proceso requerido para la aprobación».

La investigadora sigue siendo «muy» optimista sobre el potencial de comercialización en los mercados globales. El Reino Unido, que se retiró de la Unión Europea a principios de 2020, ha aprobado recientemente estudios de campo para cultivos editados genéticamente, por ejemplo. Y recientemente, un tomate mejorado nutricionalmente, editado por CRISPR, ingresó al mercado de alimentos japonés.

Esto sugiere que no solo Estados Unidos está adoptando cultivos editados genéticamente, enfatizó Livneh: «Creo que esta tendencia continuará».

Compartir
Artículos relacionados
El 81% de la producción mundial de algodón es transgénico
Científicos usan herramientas biotecnológicas para mejorar el guayule, fuente natural de caucho
En base a 130 proyectos de investigación la Comisión Europea avala la seguridad de los transgénicos

Comments are closed.