Chilebio Noticias

Lechuga editada genéticamente con 150% más vitamina C y resistente a la oxidación

Un grupo de científicos chinos aplicó edición genética en lechuga, logrando no solo aumentar en gran nivel su cantidad de vitamina C, sino también reducir el problema de la oxidación en las hojas, evitando el desperdicio alimentario.

El ácido ascórbico (mejor conocido como vitamina C) es un nutriente esencial para humanos y animales. En comparación con los alimentos conocidos como “bombas de vitamina C”, por ejemplo, las naranjas, la col rizada o el brócoli, existen niveles relativamente bajos de vitamina C en la lechuga.

[Recomendado: Menos desperdicio alimentario: Avanza desarrollo de lechuga resistente a la oxidación]

Es por esto que un grupo de investigadores de la Academia de Ciencias de China han logrado eliminar un gen mediante la técnica de edición de genes con CRISPR/Cas, lo que ha llevado a un aumento en el contenido de vitamina C de la lechuga en aproximadamente un 150%. El estudio fue publicado en Nature Biotechnology.

Se observa en la columna izquierda lechuga no editada (WT, Wild Type), junto a dos versiones mutantes (uorf) obtenidas por edición genética en las columnas central y derecha. Mientras el grupo superior control no se le aplicó ningún producto, al grupo inferior se les aplicó un agente oxidante (paraquat). El mutante uorfLsGGP2-3 (derecha) solo presentó un 35,7% de oxidación en la hoja, frente al 44,1% del mutante uorfLsGGP1-1 (central), y un 56,1% de oxidación de la lechuga WT (izquierda).

Al mismo tiempo, el mayor contenido de vitamina C resulta en una oxidación (o pardeamiento) más lento de la lechuga, ya que la vitamina C se oxida primero y por lo tanto protege al resto del tejido del pardeamiento oxidativo. Por esta misma razón, las rodajas de manzana se oxidan más lentamente cuando se rocían con jugo de limón.

[Recomendado: Piñas rosadas, tomate anti-cáncer, papas fritas más saludables… Los nuevos transgénicos hechos para ti]

Evitar la oxidación en alimentos es un enfoque importante para combatir y reducir el desperdicio global de alimentos, que puede llegar a un tercio del suministro mundial. A nivel biotecnológico, ya existen papas y manzanas modificadas genéticamente de oxidación retardada que se comercializan en Estados Unidos.

Compartir
Artículos relacionados
Con edición génica en arroz desarrollan resistencia a un destructivo hongo
País asiático decide comenzar con la siembra de cultivos transgénicos en 2015
El mercado de semillas transgénicas alcanzó un valor global de US$13.200 millones en 2011

Comments are closed.