Chilebio Noticias

Cómo la Revolución Verde salvó al mundo y evitó la pérdida global de US$83 billones en desarrollo socioeconómico

El ingeniero agrónomo Norman Borlaug logró mejorar genéticamente semillas de trigo, maíz y otros cultivos importantes (haciéndolos más resistentes y productivos) antes de que la ingeniería genética estuviera disponible. Su trabajo combinado con la tecnificación de la agricultura, que impactó a millones de personas en varios países en desarrollo, le valió el Premio Nobel de la Paz en 1970 y otros galardones gubernamentales.

Un estudio reciente cuantifica algunos de los beneficios previamente indocumentados de la Revolución Verde. Los resultados son impresionantes. Por ejemplo, los cultivos de alto rendimiento desarrollados en la Revolución Verde aumentaron la producción en más del 40% entre 1965 y 2010, aumentando los ingresos de agricultores y reduciendo el crecimiento poblacional. Para 2010, la pérdida global acumulada de PIB por retrasar la Revolución Verde solo diez años habría sido de unos 83 billones de dólares, aproximadamente un año del PIB mundial actual.

American Council on Science and Health / 13 de diciembre, 2021.- A pesar de un aumento masivo en el crecimiento de la población y una cantidad cada vez menor de tierras cultivables, la producción de alimentos se disparó a partir de mediados del siglo XX. Debemos ese progreso a las principales mejoras en la agricultura, especialmente a las innovaciones en el mejoramiento de cultivos, trabajo que fue dirigido por el agrónomo y fitopatólogo llamado Norman Borlaug, a menudo llamado «el padre de la Revolución Verde«. Según la Facultad de Ciencias de la Alimentación, la Agricultura y los Recursos Naturales de la Universidad de Minnesota:

Norman Borlaug era famoso por sus esfuerzos educativos y de mejoramiento de la agricultura internacional basados ​​en la ciencia durante décadas. El trabajo de su grupo mexicano encabezó «La Revolución Verde.»… Borlaug y sus colegas, utilizando sus «trigos mexicanos milagrosos», doblaron el arco de la historia. Sus trigos y sus políticas evitaron lo que habría sido una época desastrosa en la historia de la humanidad… Sus esfuerzos salvaron muchas vidas y evitaron una agitación social y política masiva. Trajeron prosperidad a áreas del mundo hasta ahora consideradas desesperadas.

[Recomendado: N. Borlaug: El hombre que salvó a millones de personas del hambre con mejoramiento genético de cultivos]

Vivimos en un mundo del absurdo, por lo que algunos críticos han acusado a Borlaug y sus colegas de facilitar «una urbanización en la que nos divorciamos cada vez más de las fuentes de nuestra alimentación». Eso probablemente les sienta bien a los compradores de Whole Foods (o caros supermercados orgánicos) que nunca han experimentado inseguridad alimentaria, pero los investigadores continúan documentando los efectos positivos de la Revolución Verde.

Considere los resultados de este estudio de agosto de 2021 publicado en el Journal of Political Economy. El estudio encontró que las variedades de cultivos de alto rendimiento (VAR) desarrolladas durante la Revolución Verde aumentaron la producción en más del 40% entre 1965 y 2010. Los mayores rendimientos aumentaron los ingresos y, debido a que las personas más ricas tienden a tener menos hijos, redujeron el crecimiento poblacional.

La disminución de la fecundidad puede tener sus propios inconvenientes, pero sin duda son positivos en este contexto: una demora de 10 años en la Revolución Verde habría reducido el producto interno bruto per cápita (en cifras de 2010) en un 17%, mientras que 223 millones de personas más se habrían unido a la población del mundo en desarrollo. «La pérdida acumulada del PIB durante 45 años habría sido de 83 billones de dólares«, escribieron los autores, «correspondiente a aproximadamente un año del PIB mundial actual«.

[Recomendado: Estudio global demuestra que la agricultura intensiva es más sustentable que la de pequeña escala | Estudio refuta el mito de que el trigo moderno depende de alto uso de pesticidas y fertilizantes]

Al contrario de los activistas que se preocupan de que la agricultura industrial esté destruyendo el planeta, es bien sabido que las mejoras tecnológicas tienden a reducir la expansión del uso de la tierra para la agricultura, lo que genera importantes beneficios ambientales. La Revolución Verde fue un ejemplo de libro de texto de este fenómeno en acción. Según el estudio:

Nuestra publicación también arroja luz sobre una preocupación, a menudo expresada en la literatura, de que las mejoras en la productividad agrícola atraerían tierras adicionales a la agricultura a expensas de los bosques y otros usos de la tierra ambientalmente valiosas. Encontramos evidencia de lo contrario: de acuerdo con la “hipótesis de Borlaug”, la Revolución Verde tendió a reducir la cantidad de tierra dedicada a la agricultura.

Otro aspecto igualmente significativo de la Revolución Verde fue que estimuló la adopción continua de variedades de cultivos de mayor rendimiento después de las décadas de 1960 y 1970. De hecho, la tasa de adopción «ha aumentado tanto en la década de 2000 como en las cuatro décadas anteriores», concluyeron los autores del estudio. Esto es importante porque la agricultura sigue siendo el principal empleador en muchos países en desarrollo. Por tanto, las mejoras tecnológicas en la agricultura permiten a las personas más pobres mejorar significativamente sus niveles de vida.

[Recomendado: Para alimentar a 10,000 millones de personas se necesitarán cultivos transgénicosTecnología agrícola, OGMs y edición genética: claves para proteger la naturaleza y prevenir pandemias]

Si bien no se trata en este documento, otras investigaciones han demostrado que incluso algunos países desarrollados han sufrido importantes consecuencias económicas al negar a sus agricultores el acceso a variedades mejoradas de cultivos. El Reino Unido es un ejemplo perfecto. La moratoria británica sobre el cultivo de cultivos transgénicos le ha costado al país cientos de millones de dólares. Y todo debido a temores infundados sobre los peligros de los «OGMs».

El punto, como siempre, es que la innovación tecnológica generalmente hace que el mundo sea más saludable y rico. Con eso como nuestro principio rector, podemos eliminar una gran cantidad de sufrimiento innecesario.

Compartir
Artículos relacionados
Un gen de la espinaca ayudaría a resistir enfermedades en los cítricos
Desarrollan vacuna segura contra la poliomielitis mediante plantas transgénicas
La Unión Europea busca solucionar conflicto de la presencia de polen transgénico en mieles

Comments are closed.