Chilebio Noticias

Cómo los anti-transgénicos se fusionaron con los conspiracionistas del COVID-19 y el 5G

“Las teorías de la conspiración son como el herpes. Una vez que una persona está expuesta, está infectada de por vida y no se puede curar. Peor aún, el paciente es vulnerable a más teorías de conspiración” afirma Alex Berezow (Ph.D), Vicepresidente de Comunicación Científica del Consejo Americano de Ciencia y Salud, en relación a movimientos de consumidores orgánicos que atacan la biotecnología y promueven toda una nueva gama de conspiraciones en vacunas, COVID-19, 5G y otros.

American Council on Science and Health / 30 de julio de 2020.- Si bien aún se desconoce mucho sobre el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que causa el COVID-19, sí sabemos esto: como otros patógenos de antes, el nuevo virus evolucionó de forma natural, tal vez en murciélagos, antes de “saltar” a los humanos. Un estudio publicado en Nature Medicine explica que el genoma del virus apoya fuertemente esta narrativa y que la ingeniería genética intencionada por parte de los humanos es algo inverosímil.

No importa. La conspiración vive. La Asociación de Consumidores Orgánicos de EEUU, que promueve la industria orgánica y es uno de los principales financiadores del sitio web de conspiración anti-transgénicos U.S. Right to Know (USRTK), acaba de publicar un artículo que dice:

A pesar de un encubrimiento continuo por parte de las autoridades gubernamentales, la industria biotecnológica, el complejo industrial militar y los medios de comunicación, existe un creciente consenso científico de que el virus COVID-19 fue creado y (muy probablemente accidentalmente) se filtró desde un laboratorio de doble uso civil/militar en Wuhan, China.

Caramba. Hay al menos tres conspiraciones en esa frase: (1) Un encubrimiento masivo; (2) se creó el coronavirus; y (3) el laboratorio de Wuhan tiene un propósito militar. Vamos a desacreditarlos uno por uno.

Primero, es esencialmente imposible que haya un encubrimiento que involucre al gobierno, la industria biotecnológica, el complejo militar-industrial y los medios de comunicación. Un grupo tan grande incluiría a decenas de millones de personas, y un estudio que usa solo matemáticas muestra cuán increíblemente improbable es que tantos conspiradores se mantengan callados. Eventualmente, uno de ellos abriría la boca.

[Recomendado: El coronavirus NO fue creado en un laboratorio: Estudio desecha teoría conspirativa sobre su origen]

En segundo lugar, la afirmación de que existe un “creciente consenso científico de que el virus COVID-19 fue creado” es como decir que existe un creciente consenso de que la reina Isabel II es un reptiliano que cambia de forma. Para respaldar su ridícula afirmación, la Asociación de Consumidores Orgánicos se vincula a otro sitio web de conspiración.

En tercer lugar, no hay evidencia de que el laboratorio de virus de Wuhan esté produciendo armas biológicas (que es lo que se entiende por “laboratorio militar/civil de doble uso”). Es un laboratorio de nivel 4 de bioseguridad (BSL-4), similar a los del CDC en EE.UU.

De una conspiración a otra

Los peces tienen que nadar, los pájaros tienen que volar y los teóricos de la conspiración tienen que teorizar. Cuando una conspiración envejece, pasan a una nueva. Sin embargo, generalmente son las mismas personas predecibles.

[Recomendado: Activistas anti-transgénicos de EE.UU. han recibido más de 850 millones de dólares en donaciones]

Antes de estar interesada en las conspiraciones del coronavirus, la Asociación de Consumidores Orgánicos vendía todo tipo de tonterías, como la “verdad sobre el 11 de septiembre”, las estelas químicas, el plan secreto de FEMA para implementar la ley marcial, los pesticidas que causan tiroteos en las escuelas y (por supuesto) la propaganda contra las vacunas. Activistas anti-tecnología que se hacen pasar por periodistas, como Paul Thacker, han pasado de conspiraciones anti-OGM a conspiraciones anti-5G. Y un número sorprendente de estadounidenses cree que Bill Gates quiere usar vacunas para inyectar a las personas dispositivos de rastreo. Tu tío loco, que dijo que el alunizaje fue falso, ha pasado a teorías más siniestras.

[Recomendado: Estudio revela cómo los activistas anti-transgénicos ganan dinero con fake news y desinformación]

Las teorías de la conspiración son como el herpes

Deberíamos pensar en las teorías de la conspiración como un “virus de la mente”. Son infecciosos porque se transmiten de persona a persona. Al igual que los virus, a menudo son completamente inmunes a tratamientos como la razón o la lógica. Y una vez infectada, una persona se aferra a las teorías de la conspiración de por vida.

Entonces, básicamente, las teorías de la conspiración son como el herpes.

Compartir
Artículos relacionados
Resultados exitosos con álamos transgénicos luego de catorce años de investigación
Edición genética para convertir frutos silvestres en alimentos populares
Desarrollan lechuga transgénica que podría regenerar huesos fracturados en diabéticos

Comments are closed.