Chilebio Noticias

Uvas editadas genéticamente podrían reducir el excesivo uso de pesticidas en Europa

uva cripsr

Las vides ocupan el 3% de la superficie cultivable de la Unión Europea, y al mismo tiempo emplean hasta el 65% de los pesticidas utilizados en la agricultura. Este último porcentaje  se podría reducir drásticamente si Europa apostara por las tecnologías de mejoramiento vegetal más avanzadas como CRISPR, que permitirían obtener variedades de uva de vino resistentes enfermedades como el oídio y mildiu.

Le Scienze / 7 de diciembre de 2018.- Las técnicas avanzadas de mejoramiento genético hacen que las vides sean más resistentes a las enfermedades, reduciendo el uso de pesticidas, y 14 variedades de uvas biotecnológicas ya se han desarrollado en Italia, algunas de las cuales ya se encuentran en las primeras cosechas comerciales. La esperanza es que los reguladores, productores y consumidores se convenzan a sí mismos de explorar técnicas, como CRISPR, que no dejan rastro de ADN exógeno.

Cuando brinde durante las vacaciones, tal vez con un vaso de prosecco, piense: las vides ocupan el 3% de la tierra cultivada en Europa, pero emplean el 65% de los fungicidas.

Si las vides de nueva generación, resistentes al oidio y al mildiu, se extendieran, el uso de estos pesticidas colapsaría. Si luego permitiéramos el uso de tecnologías de mejoramiento más avanzadas, como CRISPR, los vinos que amamos se volverían resistentes a las enfermedades más amenazantes sin perder nada de su identidad genética.

[Recomendado: Vino biotecnológico: Uva editada genéticamente para resistencia a hongos]

Para el primer sorbo, CRISPR tendrá que esperar, esperando que las incertidumbres regulatorias no desalienten la investigación. Pero los cruces inteligentes de la era enogenómica ya han dado los primeros frutos convencionales, con diez variedades registradas en 2015 en el Catálogo Nacional de Variedades de Italia.

Se llaman Fleurtai, Soreli, Sauvignon Kretos, Sauvignon Nepis, Sauvignon Rytos, Merlot Khorus, Merlot Kanthus, Cabernet Eidos, Cabernet Volos, Julius. 2018 trajo la primera cosecha comercial para tres de estas viñas. Para otros, la vinificación aún se encuentra en la fase precomercial.

[Recomendado: Los científicos de la UE se rebelan contra la ley europea de transgénicos]

Los que asistieron al aperitivo biotecnológico organizado por Assobiotec el 5 de diciembre (2018) en Milán pudieron probar algunos de ellos en vista previa. “Pero pronto también se registrarán las primeras cuatro variedades de uva de Pinot, con múltiples resistencias”, reveló la genetista Michele Morgante, presentando la degustación junto con la periodista de vinos Costanza Fregoni. La propiedad de las catorce variedades es del Instituto de Genómica Aplicada y de la Universidad de Udine.

[Recomendado: Avance en genómica abre camino para desarrollar uva de vino tolerante al cambio climático]

El oídio y el mildiu llegaron desde América en el siglo XIX y siguen siendo temibles enemigos para los enólogos. Para vencer estas enfermedades, el injerto en vides resistentes no es suficiente, como sucedió con la filoxera. Se necesitan cruces reales.

Si los especialistas en hibridación tardaron tanto en alcanzar el objetivo, es culpa de la genética de la vid, que es bastante compleja, pero también de la tímida propensión a la innovación en la cadena de suministro del vino. El punto de inflexión ha tenido lugar en los últimos 20 años, con el desarrollo de nuevas técnicas basadas en marcadores moleculares, la secuenciación del genoma de la vid y el creciente interés de los consumidores en la sostenibilidad ecológica.

“Nuestro proyecto de investigación comenzó en 1998, sin embargo, los problemas reales comenzaron con las cosas hechas. Cuando descubrimos que para cultivar nuestras vides en toda Italia, tendríamos que repetir la experimentación nacional en cada región”, dijo Morgante.

[Recomendado: Vino y cerveza con sabor a rosas y miel gracias a la edición genética]

Soreli y sus hermanos resistentes, por el momento, pueden cultivarse en Friuli y Veneto, pero pronto también se agregarán Lombardía, Marcas y Abruzos. Con estas vides, las aplicaciones de fungicidas de cobre, que normalmente exceden una docena, pueden reducirse a un par, de acuerdo con un esquema que debería ralentizar la evolución de los patógenos capaces de superar nuevos obstáculos genéticos. ¿Por qué entonces no todas las regiones parecen interesadas?

En Europa, solo los vinos obtenidos de la vid común (Vitis vinifera) pueden obtener la marca Doc, mientras que las vides resistentes derivan del cruce con variedades silvestres. Alemania y Austria han resuelto el problema certificando como Vitis vinifera todas las vides en las que al menos el 90% del ADN proviene de esta especie. Italia, por otro lado, está anclada al 100%.

[Recomendado: Investigadores chilenos desarrollan uva editada genéticamente resistente a hongos]

Sin embargo, en los últimos años, en nuestro país, el uso masivo de productos químicos ha causado tensiones en áreas con alta densidad de vino, donde los viñedos se han extendido cerca de los centros habitados. Los productos eco-sostenibles han conquistado importantes segmentos de mercado y la huella ambiental de la agricultura está sujeta a las regulaciones europeas, que son cada vez más estrictas. Sin mencionar el hecho de que vivimos en la era del cambio climático, e incluso la vid tendrá que cambiar si queremos que el vino no cambie.

La esperanza de los expertos, por lo tanto, es que en el futuro los reguladores, productores y consumidores se convencerán a sí mismos de explorar el potencial de las técnicas que, según el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, entran en la directiva sobre OGMs (transgénico), incluso si no implican la transferencia de ADN entre especies diferente.

[Recomendado: Academias Científicas Europeas a favor de la edición genética: piden re-evaluar legislación de la UE | 10 instituciones científicas alemanas a favor de la edición genética: piden re-evaluar legislación europea]

La cisgénesis permitiría mover solo los genes de interés presentes en las vides silvestres, sin agitar genomas completos como se hace con los cruces. La edición genética y CRISPR, en particular, permitirían corregir solo unas pocas letras, sin dejar rastros en el ADN endógeno, y el resultado no sería diferente de una mutación azarosa, que ocurrió espontáneamente en la naturaleza.

Compartir
Artículos relacionados
Novedoso sistema de reparación descubierto en algas puede producir nuevas herramientas en biotecnología
Estudio cuantifica las muertes humanas y pérdidas económicas por retrasar el cultivo de transgénicos en África
Premio Nobel Richard Roberts apela al uso de los cultivos transgénicos contra el hambre

Comments are closed.