Chilebio Noticias

Academias Científicas Europeas a favor de la edición genética: piden re-evaluar legislación de la UE

El más importante consejo científico europeo hace un llamado a favor de una “reforma radical del marco legal” que regula los cultivos editados genéticamente y los transgénicos, en la Unión Europea (UE).

Cornell Alliance for Science / 5 de marzo, 2020.- En un documento fuertemente redactado, el Consejo Consultivo Científico de las Academias Europeas (EASAC) dijo que las regulaciones actuales de la UE “ya no son adecuadas para su propósito” y advirtió de serias ramificaciones si las reglas no se suavizan para permitir que las nuevas técnicas de fitomejoramiento avancen.

“Hay un costo social de no usar nuevas técnicas de edición del genoma o de ser lento en la adopción”, dijo Robin Fears, director del Programa de Biociencias de la EASAC. “No tenemos tiempo que perder para resolver nuestros problemas compartidos para la seguridad alimentaria y nutricional”.

El comentario se centró en las responsabilidades globales y las “obligaciones morales” de la UE con respecto al tratamiento del cambio climático, la lucha contra las enfermedades, la reducción del sufrimiento, el apoyo a la innovación y la seguridad alimentaria en los países en desarrollo y el cumplimiento de sus propios objetivos de acuerdo económico, política agrícola y bioeconomía.

“Debido a la escalada de problemas compartidos asociados, por ejemplo, con el cambio climático, es vital que las acciones de la UE tengan en cuenta nuestras responsabilidades en el contexto global y que no repitamos nuestros errores pasados ​​al no capitalizar los avances en las biociencias” señaló el documento.

“También debe apreciarse que las decisiones políticas de la UE tienen implicaciones muy significativas en otras partes del mundo”, continuó el comentario. “En el pasado, por ejemplo, la sobrerregulación de la UE en los OGMs tuvo un impacto negativo en la ciencia y la innovación en los países en desarrollo que temían por sus mercados de exportación y que se habían inclinado a mirar a la UE para expresar su liderazgo en investigación y desarrollo“.

El comentario de la EASAC también identificó una serie de “desconexiones políticas” de la UE, incluida la forma en que la importación de alimentos y piensos transgénicos “contradice las aspiraciones de la UE de limitar las ‘millas de alimentos’. A menos que la respuesta de la UE al cambio climático incluya el desarrollo de una agricultura resiliente frente al clima, se puede prever que la UE requerirá importar más alimentos y piensos, y es probable que una proporción cada vez mayor se deba al uso de nuevas técnicas de mejoramiento en otras partes del mundo.”

El documento es el último impulso en una campaña de reforma que comenzó en 2018 cuando el Tribunal de Justicia de la UE dictaminó que los organismos editados genéticamente estarían sujetos a las mismas regulaciones estrictas que ahora gobiernan los OGMs (o transgénicos). El fallo provocó una protesta inmediata de los científicos europeos, así como del Grupo de Asesores Científicos Principales de la UE. El Consejo de Ética danés también instó a la UE a revisar su postura anti-OGMs y cambiar su sistema regulador para centrarse en productos individuales en lugar de los procesos utilizados para mejoramiento genético.

El Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Sonny Perdue, rechazó de manera similar el fallo, diciendo que no estaba basado en la ciencia y que podría dañar el comercio mundial. La Agencia Internacional de Semillas también advirtió que el “mosaico” actual de las regulaciones de edición de genes dañaría la producción mundial de semillas y correría el riesgo de consolidar la tecnología de edición del genoma en manos de las empresas más ricas y los cultivos de productos básicos más valiosos.

El comentario de EASAC respalda y se basa en las recomendaciones emitidas recientemente por la Academia Nacional de Ciencias de Alemania Leopoldina, la Unión de Academias de Ciencias y Humanidades de Alemania y la Fundación de Investigación Alemana (DFG). Esa declaración, titulada “Hacia una regulación diferenciada científicamente justificada de plantas editadas con genoma en la UE”, afirmó que el “enfoque regulatorio europeo basado en procesos ya no es justificable“.

La EASAC y las instituciones científicas alemanas quieren que la UE comience modificando su legislación de ingeniería genética para revisar la definición de OGM, eximir a los organismos editados del genoma de la regulación “si no se introduce material genético extraño y/o si hay una combinación de material genético que también podría resultar de forma natural o mediante métodos de mejoramiento tradicional. Los productos de las nuevas tecnologías y su uso, en lugar de la tecnología en sí misma, deben evaluarse de acuerdo con la base de evidencia científica”, dijeron.

Señalan que tales cambios “moderados” reflejarían el estado actual del conocimiento sobre OGMs y “también alinearían la legislación europea con la regulación de algunos de los principales socios comerciales de la UE en el sector agrícola”.

Como el siguiente paso, dicen, la UE debería desarrollar “un marco legal fundamentalmente nuevo que esté separado del enfoque regulatorio previo basado en procesos para la modificación genética [que] no puede ser científicamente justificado”. La UE también debería facilitar el proceso de prueba de campo para cultivos editados, entablar un “diálogo constructivo” con los consumidores sobre las realidades de varios métodos de mejoramiento e implementar reglas de etiquetado que identifiquen solo productos que contienen material genético extraño como OGMs.

Además, pidieron a la UE que aplique el principio de precaución sobre una base científica y financie públicamente la investigación tanto en plantas editadas genéticamente como en “las aprensiones y preocupaciones sobre la ingeniería genética que están muy extendidas en la sociedad”.

Las revisiones propuestas democratizarían el desarrollo de los cultivos y “ayudarían a contrarrestar el proceso de monopolización en los mercados internacionales ya altamente concentrados para nuevas variedades y semillas de plantas. Solo las grandes corporaciones multinacionales pueden pagar los costos actuales y las demoras causadas por los procesos de aprobación europeos”, señaló el comunicado alemán.

El comentario de EASAC se amplió sobre esto, señalando: “También es de vital importancia aprender lecciones de la historia: una consecuencia inadvertida de la legislación de OGMs de la UE y los altos costos inherentes a la búsqueda de aprobación regulatoria ha aumentado el monopolio de las compañías multinacionales en el modelo agrícola comercial.”

El comentario de EASAC también instó a una mayor transparencia y un diálogo ampliado en todos los lados en torno al tema de la ingeniería genética.

“La discusión pública sobre los cultivos transgénicos tendió a convertirse en un proxy para otra discusión muy necesaria sobre inocuidad y seguridad alimentaria, sistemas agrícolas, competencia leal, justicia social, el poder económico de las compañías multinacionales y el aparente conflicto entre la protección y el beneficio de la propiedad intelectual y repartición de beneficios. Si los diferentes valores públicos deben entenderse mejor como parte de los intentos de conciliarlos y si deseamos evitar repetir los mismos errores en la participación pública en la edición del genoma, entonces los múltiples determinantes de cada controversia deben hacerse más transparentes”.

Compartir
Artículos relacionados
“Silenciar” genes puede potenciar la diversidad genética de cultivos
Desarrollan pastos transgénicos para producir biocombustibles
Investigadores chilenos desarrollan plantas transgénicas resistentes a la sequía

Comments are closed.