Chilebio Noticias

Investigadores canadienses usan algas modificadas para producir kits de prueba para COVID-19

Los investigadores de la Universidad de Western y la empresa canadiense Suncor se están uniendo para usar algas biotecnológicas como biofábricas para producir kits de pruebas serológicas para COVID-19, un nuevo proceso que supera las deficiencias de los procesos existentes y ahorra dinero.

Western News / 29 de abril, 2020.- Los candidatos a doctorado de la Escuela de Medicina y Odontología de Schulich, Daniel Giguere y Sam Slattery, están desarrollando algas como una fábrica de producción para producir las proteínas necesarias para identificar los anticuerpos contra COVID-19 en alguien previamente infectado con la enfermedad.

“Estamos utilizando una microalga que promete mucho no solo para producir la proteína necesaria, sino también para producirla con las modificaciones correctas para imitar cómo se hace en humanos”, dijo Giguere sobre el proyecto respaldado por Mitacs.

Slattery agregó: “Estamos aprovechando nuestra experiencia y tecnología internas para producir rápidamente las proteínas y validar su efectividad como reactivo de prueba”.

Uno de los factores limitantes en el desarrollo de pruebas serológicas a gran escala es la capacidad de producir cantidades significativas de las proteínas virales de manera rentable.

Las pruebas actuales se basan en proteínas producidas en reactivos como las células de insectos o mamíferos, que son caras y difíciles de escalar. Las algas son baratas de cultivar y se pueden modificar genéticamente de manera fácil para producir las proteínas virales.

“El grupo de biología sintética en Western ha estado desarrollando herramientas genéticas para las algas que están demostrando su utilidad”, explicó Dave Edgell, quien se desempeña como co-investigador principal con los colegas investigadores de bioquímica Bogumil Karas y Greg Gloor.

Martin Flatley, ingeniero senior de Suncor con sede en Sarnia, dijo que la financiación ha permitido al equipo acelerar significativamente el proceso de producción, y se esperan kits de prueba en el mercado en un par de meses.

“Ya teníamos el equipo, la experiencia y el acceso al laboratorio occidental de bioseguridad. Pensamos: “¿Cómo podemos usar lo que desarrollamos juntos para luchar contra COVID-19?” afirma Flatley. “Es una gran sensación saber que estamos haciendo esto en beneficio de todos los canadienses”.

Mitacs es una organización nacional de investigación sin fines de lucro que, en asociación con la academia canadiense, la industria privada y el gobierno, opera programas de investigación y capacitación en campos relacionados con la innovación industrial y social.

La financiación de Western-Suncor es parte de un anuncio de que Mitacs se está asociando con el Consejo de Investigación de Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá (NSERC) para acelerar el proceso de aprobación y aprovechar la financiación para proyectos de investigación relacionados con COVID-19.

Compartir
Artículos relacionados
Recomiendan hacer frente a los retos de la agricultura a través de la biotecnología
Café
El primer café resistente al cambio climático nació por accidente
Lanzan nueva guía sobre la nueva revolución de la edición génica con CRISPR

Comments are closed.