Noticias Chilebio

Consumidores noruegos reconocen los beneficios de los alimentos editados genéticamente

Los consumidores noruegos son receptivos al uso de herramientas de edición de genes en la agricultura si aportan beneficios sociales, económicos y ambientales, según muestra un nuevo estudio.

Cornell Alliance for Science / 7 de abril, 2020.- Los hallazgos ofrecen otra indicación más de que las opiniones de los consumidores europeos sobre la ingeniería genética son más fluidas de lo que generalmente se percibe.

En una encuesta de consumidores realizada por GENEinnovate, una colaboración de empresas privadas noruegas, institutos de investigación y el Consejo Asesor de Biotecnología de Noruega, la mayoría de los encuestados dijeron que están a favor de utilizar técnicas de edición de genes como CRISPR para mejorar la sostenibilidad y beneficiar a la sociedad.

Sigrid Bratlie, miembro del proyecto de investigación GENEinnovate y asesora especial en tecnología de genes para las Cooperativas Agrícolas de Noruega, dijo que las actitudes generalmente positivas hacia la edición de genes reflejan una creciente sofisticación en la comprensión pública de la biotecnología.

[Recomendado: Academias Científicas Europeas a favor de la edición genética: piden re-evaluar legislación de la UE]

“Mi impresión es que en el debate público, las personas se están centrando cada vez más en cómo las diferentes aplicaciones de las tecnologías, en este caso la edición de genes, pueden tener diferentes beneficios o desventajas, en lugar de una actitud unidimensional a favor/en contra”, dijo.

Mejorando las papas y el salmón noruegos

El nuevo informe mostró que los noruegos estaban particularmente abiertos al uso de la edición de genes cuando se trata de mejorar los productos que son importantes para el sector agrícola de Noruega. Por ejemplo, un 70% de los encuestados se mostró positivo sobre el uso de la edición de genes para crear papas resistentes al tizón tardío.

“Los noruegos en general apoyan mucho a los agricultores noruegos y la agricultura”, dijo Bratlie. “La papa es un cultivo básico en Noruega y tiene una larga tradición en la agricultura noruega. En Noruega, el tizón tardío es un gran problema. Los agricultores gastan mucho tiempo y dinero en rociar [fungicidas] ”.

[Recomendado: 10 instituciones científicas alemanas a favor de la edición genética: piden re-evaluar legislación europea]

Bratlie dijo que los agricultores noruegos gastan aproximadamente 7 millones de euros cada año en pesticidas. El uso de la edición genética para reducir el uso de productos químicos nocivos también atrae a los consumidores conscientes del medio ambiente, dijo. La encuesta mostró que una clara mayoría de los encuestados, 58%, eran positivos sobre el uso de la edición de genes para eliminar el uso de pesticidas en la producción de alimentos orgánicos. En Noruega, los alimentos orgánicos representan aproximadamente el 2% de todas las ventas de alimentos, pero existe un impulso político para expandir la participación en el mercado de los productos orgánicos.

Alrededor del 60% de los encuestados también apoyó el uso de la edición de genes para mejorar la salud animal, por ejemplo, el mejoramiento de cerdos resistentes a enfermedades infecciosas y la creación de salmón resistentes a los piojos de mar. Más de la mitad también apoyó el uso de la edición de genes para reducir el impacto ambiental de la acuicultura, que es un gran negocio en Noruega. La nación nórdica exportó 2.7 millones de toneladas de mariscos el año pasado, a un valor de 107.3 mil millones de coronas (aproximadamente US$10.5 mil millones).

[Recomendado: Los científicos de la UE se rebelan contra la ley europea de transgénicos]

“Noruega tiene importantes bioindustrias en genética de ganado y peces”, dijo Bratlie. “Además, estas aplicaciones pueden mejorar el bienestar de los animales, algo que a muchos consumidores les importa, y pueden reducir la necesidad de usar medicamentos y otros tratamientos, como la eliminación de químicos en la acuicultura, que tiene importancia para el medio ambiente”.

[Recomendado: A menor educación científica, mayor temor injustificado a transgénicos y “químicos” en la comida]

No es ético no usar la edición de genes

Los noruegos también se mostraron positivos al usar la edición de genes para ayudar a los cultivos a adaptarse al cambio climático, como el desarrollo de variedades de trigo que puedan tolerar mejor la sequía. De hecho, casi la mitad de todos los encuestados dijeron que en realidad no sería ético no utilizar la edición de genes para abordar los desafíos sociales como el cambio climático, en comparación con solo el 22% que no estuvo de acuerdo.

La ética del uso de la edición de genes y los OGMs (o transgénicos) también se ha debatido en el vecino escandinavo de Noruega: Dinamarca, donde el Consejo de Ética danés publicó un informe el año pasado que dice que ante el empeoramiento de la crisis climática y el rápido crecimiento de la población mundial, no es ético no utilizar tecnología agrícola avanzada.

[Recomendado: El Consejo Danés de Ética pide que transgénicos se regulen por el producto y no por las técnicas usadas]

Sin embargo, el informe noruego no indicó que los consumidores estén listos para dar un aval completo a la edición de genes. Los noruegos encuestados, por ejemplo, no consideraron con cariño el uso de la edición de genes para crear lo que el estudio llamó cambios “triviales” en plantas y ganado, como cambiar la apariencia de frutas y verduras o el color de los filetes de salmón. Además, alrededor del 60% de los encuestados dijeron que estaban algo o muy preocupados de que los productos editados genéticamente pudieran presentar riesgos para la salud de los consumidores y riesgos ambientales a largo plazo.

Curiosamente, sin embargo, cuanto más saben los noruegos sobre la edición de genes antes de participar en la encuesta, menos probable es que estén preocupados por los riesgos para la salud y más probable que sean positivos sobre el uso de la tecnología en general. Sin embargo, el informe no encontró correlación entre el nivel de conocimiento y las preocupaciones de los encuestados sobre los riesgos ambientales.

[Recomendado: La principal razón de la oposición a los cultivos transgénicos sería el desconocimiento]

“Aunque muchos no habían escuchado sobre la edición de genes, la mayoría seguía siendo positiva con respecto a su uso, siempre y cuando el propósito tuviera claros beneficios”, dijo Bratlie. “Sin embargo, hubo una correlación entre actitudes y conocimiento. Los que tenían más conocimiento eran los más positivos y también tenían la mayor confianza en los desarrolladores y las autoridades que aprueban los productos genéticamente modificados. Esto muestra la importancia de la construcción del conocimiento, y creo que el conocimiento hace que la ingeniería genética suene menos extraña y aterradora ”.

Compartir
Artículos relacionados
Cuba avanza velozmente en el desarrollo de cultivos transgénicos.
China distribuye maíz transgénico con alto contenido en Vitamina A.
Transformación genética de árboles frutales: Avances y desafíos.

Comments are closed.