Chilebio Noticias

Startup israelí utiliza edición genética para mejorar semillas de cannabis de uso médico

La startup israelí CanBreed dijo que ha llegado a un acuerdo de licencia para utilizar herramientas de edición genética a fin de proporcionar a los cultivadores de cannabis semillas mejoradas (para estabilidad y resistencia a enfermedades) aplicadas la producción de cannabis médica.

Times of Israel / 30 de agosto de 2020.- La empresa Givat Chen, con sede en Israel, fundada en 2017 por Ido Margalit y Tal Sherman, dijo que ha recibido un acuerdo de licencia de propiedad intelectual no exclusiva para utilizar la tecnología de edición genética CRISPR-Cas9 de Corteva Agriscience y el Instituto Broad del MIT y Harvard, que poseen los derechos de la tecnología.

CanBreed ha desarrollado lo que dice que son semillas de cannabis “estables” que permitirán a los agricultores cultivar cannabis a partir de semillas en lugar de clonarlo, como se hace ahora, a partir de ramas de la planta que están enraizadas.

[Recomendado: Mapeando el genoma del cannabis para beneficios agrícolas y médicos]

“La clonación de las ramas ayuda a mantener la uniformidad del ADN de la maleza”, pero a medida que la planta crece, los genes podrían expresarse de manera diferente a los de la planta madre, explicó Margalit, quien también actúa como CEO de la startup.

Dado que el cannabis es una planta medicinal, se requiere de estandarización y uniformidad, y “el uso de clones no sirve para ese propósito”, dijo. “La única solución es cultivar cannabis a partir de semillas estables”.

Toda la industria agrícola, explicó Margalit, se basa en el uso de semillas estables para cultivar, desde los tomates hasta el trigo. “Esa práctica aún no ha llegado al cannabis, y esto es lo que estamos haciendo”.

[Recomendado: Microorganismos y marihuana genéticamente modificada para producción de compuestos medicinales]

La empresa ha podido crear semillas de cannabis estables mediante la endogamia de la planta consigo misma, dijo Margalit. “Pero el simple hecho de tener semillas estables no es suficiente”, añadió. “Lo que el cultivador tiene que ver son los rasgos agronómicos para asegurarse de que tendrá la mayor cantidad y calidad de cosecha, por lo que le gusta ver rasgos de resistencia en sus productos, que la planta pueda adaptarse a un determinado entorno de crecimiento. Ninguno de esos rasgos existe en el cannabis”.

El uso de las herramientas de edición genética permitirá a la empresa crear semillas con rasgos mejorados, haciéndolas más resistentes a las enfermedades y más adecuadas para crecer en invernaderos.

[Recomendado: Crean levadura biotecnológica que produce compuestos activos de la marihuana]

La empresa espera que sus semillas estables estén listas para la venta a mediados de 2021, y también espera que sus primeros rasgos se introduzcan a finales de 2021, con la introducción de una semilla de cannabis resistente al mildiú polvoroso. El oídio es un hongo que ataca a las plantas.

“Queremos ser líderes mundiales en el uso de la tecnología CRISPR para el cannabis”, dijo Margalit. “La idea es vender semillas de cannabis mejoradas y estables a todo el mercado mundial”.

Margalit es un agrónomo con una maestría en Gestión de la Tecnología del Instituto Politécnico de la Universidad de Nueva York. Tiene más de 20 años de experiencia en la industria de las ciencias de la vida israelí, y es un ex gerente de desarrollo de negocios en Syngenta Seeds.

[Recomendado: Antiguos virus modificaron el ADN de la marihuana y la convirtieron en droga]

Su cofundador Sherman es un científico de plantas con una maestría y un doctorado en Ciencias de las Plantas de la Universidad de Tel Aviv en Israel. Sherman es experto en biología molecular y fisiología de las plantas, y tiene una amplia experiencia en investigación y desarrollo y en la gestión de la mejora de las plantas como director del proyecto de estrés en Syngenta Seeds.

La startup ha recaudado “unos pocos millones de dólares” hasta la fecha de los inversores, dijo Margalit, y emplea a 13 personas en sus instalaciones de Givat Chen, nueve de los cuales son científicos.

Compartir
Artículos relacionados
Secuenciamiento del genoma de 13 variedades de arroz ayudaría a desarrollar plantas más productivas y resistentes
Chocolate
Cómo la modificación genética puede salvar al chocolate de su desaparición
+140 científicos mexicanos piden al Presidente NO prohibir transgénicos: iría contra la seguridad alimentaria

Comments are closed.