Chilebio Noticias

Cultivos transgénicos resistente a plagas protegen biodiversidad de insectos benéficos

 

Los cultivos genéticamente modificados con proteína Bt para resistencia a insectos no tienen efectos nocivos sobre los insectos beneficiosos en los campos de los agricultores, según mostraron dos nuevos estudios científicos publicados esta semana.

Estos se suman al caso ambiental de la tecnología de modificación genética (GM), porque al controlar las plagas de los cultivos de una manera muy específica utilizando proteínas insecticidas (Bt) expresadas en los tejidos vegetales, los agricultores pueden reducir las aplicaciones de insecticidas de amplio espectro y proteger así la biodiversidad a mayor escala.

En el primer estudio, un equipo internacional dirigido por científicos chinos informó que después de realizar experimentos de campo que duraron varios años, no encontraron diferencias significativas en las comunidades de arañas que pueblan los campos de arroz Bt en comparación con un cultivo de arroz control sin proteína Bt.

[Recomendado: Cultivos transgénicos resistentes a plagas son seguros para los insectos benéficos afirma estudio suizo]

Por otro lado, como se esperaba, cuando ambos tipos de campos fueron tratados con aerosoles de insecticidas, las poblaciones de arañas se redujeron significativamente. Las arañas juegan un papel importante en el control de plagas agrícolas.

Los científicos escriben en Plant Biotechnology Journal: “Estos resultados sugieren que el arroz Bt no tiene impactos a largo plazo en la estructura de la comunidad de arañas, mientras que los insecticidas químicos exhiben impactos negativos“.

El segundo estudio analizó el impacto potencial del maíz Bt en Brasil en una pequeña avispa parásita llamada Trichogramma pretiosum. Este insecto ocurre naturalmente en el país, y debido a que se alimenta de los huevos de las polillas de gusanos cogolleros y otras plagas agrícolas, los agricultores lo valoran mucho como agente de control biológico.

[Recomendado: Estudio demuestra beneficios globales tras 20 años de uso de cultivos transgénicos resistentes a plagas]

Si las proteínas insecticidas expresadas en los cultivos de maíz Bt, que han demostrado ser extremadamente efectivas para combatir las plagas de lepidópteros, también estuviesen dañando a los insectos beneficiosos como T. pretiosum, eso sería una seria preocupación para los agricultores y ecologistas por igual.

Afortunadamente, ese no parece ser el caso. Según lo informado por científicos brasileños en la revista Biocontrol Science and Technology: “Todos los híbridos Bt [del maíz] evaluados fueron inofensivos para T. pretiosum“.

[Recomendado: ¿Cómo funciona la proteína Bt?]

Los autores agregan: “Todas las proteínas Bt evaluadas en este estudio se dirigen específicamente a los lepidópteros, y no tienen efectos nocivos sobre T. pretiosum, incluso cuando se han probado exposiciones extremas producidas en condiciones de laboratorio”.

Los hallazgos de ambos estudios son importantes porque fortalecen el caso para el uso de cultivos Bt en los enfoques agrícolas de manejo integrado de plagas (MIP). Una de las técnicas de MIP es nutrir a las poblaciones de enemigos naturales de las plagas agrícolas, como las crisopas, avispas, chinitas y arañas, para reducir la necesidad de pesticidas.

Estos estudios, que se suman a un consenso generalizado de que los cultivos Bt no dañan a los organismos no objetivo, significan que los cultivos Bt pueden usarse como parte de una amplia gama de técnicas de MIP. Esto es importante también para tratar de prevenir la evolución de la resistencia a las proteínas Bt entre las especies de plagas.

[Recomendado: 40 años de datos muestran que el maíz transgénico Bt también protege de las plagas a los cultivos orgánicos vecinos]

Un estudio de revisión reciente concluyó: “En resumen, el cuerpo de literatura disponible proporciona evidencia de que las proteínas insecticidas utilizadas en los cultivos Bt comercializados no causan efectos adversos directos en especies no objetivo fuera del orden (es decir, lepidópteros para las proteínas Cry1 y Cry2) o la familia (es decir, Coleoptera, Chrysomelidae para las proteínas Cry3) de la (s) plaga (s) objetivo”.

Parece ser que las buenas noticias para las arañas y las avispas también son buenas para los agricultores y el medio ambiente.

Compartir
Artículos relacionados
Descubren genes de resistencia a la roya en el girasol
Desarrollan planta transgénica que desintoxica el aire de compuestos peligrosos
Consejo de Estado francés anula la prohibición al maíz transgénico por tercera vez

Comments are closed.