Chilebio Noticias

Japón saca a la venta alimentos editados genéticamente sin etiquetado

japón edición genética

Después de un informe técnico favorable desde un panel asesor del gobierno en marzo, recientemente la Agencia de Asuntos del Consumidor no consideró necesario el etiquetado de alimentos editados genéticamente al no haber diferencia con alimentos mejorados por métodos convencionales.

Los productos alimenticios producidos mediante tecnología de edición del genoma podrían salir a la venta en Japón a finales de año a pesar de que no existan reglas de etiquetado específicas.

La Agencia de Asuntos del Consumidor de Japón (CAA) anunció que los alimentos elaborados con la tecnología de edición del genoma no requieren inspecciones de seguridad, a diferencia de los alimentos genéticamente modificados (OGMs, o transgénicos) que deben pasar por pruebas de toxicidad y carcinogenicidad.

La declaración de la tecnología utilizada tampoco se requiere en la etiqueta del producto.

Japón no es ajeno a los alimentos modificados genéticamente (OGMs), que ya siguen un conjunto de normas de etiquetado y pruebas de seguridad. Puede incluir alimentos elaborados con tecnología de ADN recombinante, que es la combinación de información genética de diferentes especies.

Según el Estándar de Etiquetado de Alimentos de Japón, los alimentos elaborados con esta tecnología deben declarar “modificados genéticamente” si el ingrediente principal se deriva de la tecnología de ADN recombinante, como la soya, el maíz, la papa, la canola, la semilla de algodón, la alfalfa, la remolacha azucarera y la papaya. .

Por otro lado, la tecnología de edición del genoma permite el corte y el empalme del ADN para editar genes objetivo (editando el mismo genoma del cultivo y sin agregar genes de otra especie, como si ocurre con los cultivos transgénicos).

Según Hiroyuki Kawai, CEO de la consultora Label Bank, con sede en Japón: “La ventaja (de la tecnología de edición del genoma) es acortar el tiempo necesario para el desarrollo en comparación con la tecnología de mejoramiento convencional y la tecnología de ADN recombinante”.

La CAA dijo que la razón para no hacer obligatorio el etiquetado era porque no sería diferente de los alimentos no-editados (no hay inserción de genes extraños).

Kawai explicó: “Desde un punto de vista científico, no existe una gran confusión porque no es diferente del mejoramiento convencional”.

Según la CAA, las compañías tampoco están obligadas a presentar informes al gobierno sobre los productos desarrollados a través de la tecnología o las medidas con las que han desarrollado dichos organismos. Sin embargo, pidió a las empresas que indicaran voluntariamente el uso de tales técnicas en las etiquetas de los productos, en respuesta a las solicitudes de los consumidores.

Los productos editados genéticamente que se espera estén a la venta en Japón pronto, incluirán una variedad de productos derivados del arroz, tomate, papa, uvas, champiñones, atún, besugo y otros.

Japan Times informó que tomates más ricos en contenido nutricional y cultivos de arroz de mayor rendimiento ya se han investigado a través de esta tecnología en el país.

El besugo rojo con más carne también han sido desarrollado por Masato Kinoshita, profesor asistente de la Universidad de Kyoto.

“Los costos bajarán si la dorada roja tiene más carne sin aumentar su alimento, y los consumidores comenzarán a beneficiarse de la baja de precios”, dijo Kinoshita.

Ha habido una controversia sobre si los productos alimenticios desarrollados a través de la tecnología deben considerarse genéticamente modificados, pero las autoridades de Japón han expresado que mientras el genoma de la enzima (proteína) utilizada para editar el organismo objetivo no quede en el genoma del organismo, no equivale a modificación genética (OGM o transgénico).

Opinión técnica y desarrollos locales

En marzo de 2019, un panel técnico asesor del Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social emitió un informe en el que afirmaba que no se debe exigir un examen de seguridad siempre que las técnicas de edición utilizadas no dejen genes foráneos o partes de genes en el organismo editado.  “Hay poca diferencia entre los métodos de mejoramiento tradicional y la edición de genes en términos de seguridad”, dijo Hirohito Sone, un endocrinólogo de la Universidad de Niigata que presidió el panel de expertos.

[Recomendado: Gobierno de Japón impulsa el desarrollo de alimentos editados genéticamente]

Por otro lado, a nivel de comunidad académica, investigadores japoneses han realizado ensayos de campo con cultivos transgénicos, y en el último tiempo han sumado trabajos experimentales con edición genética en papas más saludables (libres de una toxina natural), tomates con compuestos que regulan la presión arterial, arroz de alto rendimiento, además de pollo y pescado con mayor volumen de carne y resistentes a enfermedades.

Compartir
Artículos relacionados
Director Ejecutivo de ChileBio publica en prestigiosa revista Nature Biotechnology sobre inocuidad de los alimentos transgénicos
La Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo se opone a la nacionalización del uso de cultivos transgénicos
Desarrollan cítricos genéticamente modificados altos en antocianinas saludables

Comments are closed.