Chilebio Noticias

“Comeremos alimentos editados genéticamente en 5 años” afirma co-inventora de técnica CRISPR

Jennifer Doudna
Jennifer Doudna, co-creadora de la técnica de edición genética mediante CRISPR.

Una genetista de la Universidad de California que ayudó a inventar la herramienta de edición de genes conocida como CRISPR, afirma que sus impactos más profundos serán en los alimentos. Ya se han desarrollado varios cultivos editados, y aunque todavía no podemos comprarlos, afirma que espera verlos a la venta dentro de 5 años.

Cultivos CRISPERizados

Jennifer Doudna, una de las co-inventoras de la técnica de edición genética mediante CRISPR, cree saber cual será la primera aplicación de la poderosa herramienta (de edición de genes) en generar un real impacto, y no tiene nada que ver con curar enfermedades o crear “bebés de diseño”.

“Creo que en los próximos cinco años lo más profundo que veremos en términos de los efectos de CRISPR en la vida cotidiana de las personas será en el sector agrícola”, dijo a Business Insider, y esos cultivos editados con CRISPR tienen el potencial de ayudar a aliviar problemas que van desde el hambre hasta la obesidad.

[Recomendado: Edición genética con CRISPR: Una nueva caja de herramientas para mejorar los cultivos agrícolas]

No transgénicos

Primero saquemos esto del camino: los cultivos editados genéticamente son muy diferentes de los controvertidos organismos genéticamente modificados (OGMs o transgénicos).

Si bien la modificación genética tradicional realizada con ingeniería genética implica movilizar genes de diferentes organismos (por ejemplo, unir ADN de una bacteria resistente a herbicidas hacia semillas de soya), la edición de genes implica realizar cambios internos en el genoma mismo de un organismo, los cuales podrían ocurrir a través de una mutación natural.

El atractivo de CRISPR en los alimentos es sencillo: es más barato y más fácil que los métodos de mejoramiento tradicional, incluidos los que se utilizan actualmente para producir cultivos transgénicos. También es mucho más preciso. Donde los métodos tradicionales de ingeniería genética cortan el genoma de un cultivo con una cuchilla desafilada, las herramientas como CRISPR cortan y remodelan con precisión de bisturí.

La distinción entre ambos es tan profunda que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) aunció en marzo de 2018 que no sometería los cultivos editados genéticamente a ninguna regulación adicional, un enfoque mucho más discreto que el que se adopta con los cultivos transgénicos.

“Con este enfoque, el USDA busca permitir la innovación cuando no hay riesgo presente”, dijo el secretario de agricultura Sonny Perdue en un comunicado. Las herramientas de edición del genoma como CRISPR, agregó, “ayudarán a los agricultores a hacer lo que aspiramos a hacer en el USDA: hacer lo correcto y alimentar a todos”.

Aunque varios investigadores y científicos han aplaudido la decisión, muchos activistas anti-OGM no están contentos.

A pesar del rechazo, Doudna cree que la comida editada por CRISPR podría ayudar a disipar parte del miedo a los OGMs y aumentar la conciencia sobre el papel de la ciencia en la agricultura.

“Espero que esto lleve esa discusión a un ámbito en el que podamos hablar al respecto de una manera lógica”, dijo. “¿No es mejor tener tecnología que permita la manipulación precisa del genoma de una planta, en lugar de depender de cambios aleatorios?” agregó.

[Recomendado: Cultivos editados genéticamente “made in Chile”: manzanas, lechugas y cerezos]

Mejores alimentos

Ya hemos visto varios ejemplos de investigadores que utilizan CRISPR para generar características beneficiosas en los cultivos: han editado plantas de tomate para garantizar un mayor rendimiento agrícola, hongos que no se oxidan y soya que produce aceites más saludables y libre de grasas trans.

[Recomendado: ¿Por qué la edición genética es la próxima revolución alimentaria?]

Esos tres ejemplos ilustran el potencial de CRISPR para darnos más alimentos que duran más y son más saludables de lo que tenemos actualmente. “Creo que todas esas cosas están llegando relativamente rápido”, dijo Doudna.

Compartir
Artículos relacionados
Algodón
Nigeria aprueba dos variedades de algodón transgénico para aumentar la producción
Científicos confirman que el maíz transgénico resistente a insectos (MON 88017) no afecta a organismos no objetivo
Con edición génica mejoran la composición de ácidos grasos en Camelina

Comments are closed.