Chilebio Noticias

Buscan crear la palta del futuro: resistente a la sequía y desafíos climáticos

palta resistente a sequía

Científicos en Estados Unidos y México mapearon el ADN de distintas variedades de paltas, un trabajo que sumado a nuevas técnicas de edición genética podría ayudar al popular y demandado fruto a sobrevivir los efectos del cambio climático.

New York Times / 27 de septiembre, 2019.- A principios de la década de 1990, un joven chef australiano llamado Bill Granger tuvo una idea brillante: ¿por qué no consumir la palta (o aguacate) sobre una tostada?

Casi tres décadas después de ese exitoso experimento (en Estados Unidos), la larga y a veces extraña historia de la palta ha alcanzado un nuevo y potencialmente controvertido punto de inflexión, aunque sin el potencial de Instagram de la tostada con palta. A medida que el cambio climático amenaza el lugar de la fruta en los menús, algunos científicos ahora preguntan: ¿Por qué no editar su ADN?

[Recomendado: Secuencian genoma de la palta, permitirá la mejora genética del popular fruto]

El pasado mes de agosto, un equipo de científicos en los Estados Unidos y México anunció que había mapeado las secuencias de ADN de varios tipos de paltas, incluida la popular variedad Hass. Es probable que esa investigación se convierta en la base de las técnicas de mejoramiento y las modificaciones genéticas diseñadas para producir paltas que puedan resistir enfermedades o sobrevivir en condiciones de escasez de agua.

Luis Herrera Estrella y aguacate
Dr. Luis Herrera-Estrella revisando muestras de brotes de palta en una cámara de crecimiento en su laboratorio en la Universidad Tecnológica de Texas. | Imagen: Carter Johnston – The New York Times

Ya sea que se den cuenta o no, esto podría ser una gran noticia para los hipsters que comen tostadas. Actualmente el aumento de las temperaturas ya está interrumpiendo la cadena de suministro de palta, causando aumentos de precios en los Estados Unidos, que también se han exacerbado por la incertidumbre comercial.

“Debido al cambio climático, la temperatura puede no ser la misma, la humedad puede no ser la misma, el suelo puede ser diferente, vendrán nuevos insectos y vendrán enfermedades”, dijo el Dr. Luis Herrera-Estrella, profesor de genómica de plantas en la Universidad Tecnológica de Texas, quien dirigió el proyecto de mapeo del genoma de la palta. “Necesitamos estar preparados para enfrentar todos estos desafíos inevitables”.

La historia de la palta se remonta a Mesoamérica, donde la fruta era conocida por la palabra azteca “āhuacatl”, a veces utilizada como argot para “testículo”. Miles de años después, al Sr. Granger se le atribuye ser el primer chef en servir tostada con palta (en Estados Unidos), que ahora es un elemento básico de la dieta millenial, un símbolo de la decadencia moderna y una sensación de Instagram.

En una entrevista, el Sr. Granger, quizás el primer ingeniero de la palta, dijo que aprueba la investigación genética. Pero el proyecto lo deja con algunas preguntas sobre el futuro de su amada fruta.

“¿Cómo están trabajando con eso?”, preguntó. “¿Qué están cambiando?”

La respuesta es que la palta no está cambiando, al menos, todavía no. En los últimos años, los científicos han secuenciado los genomas de varias frutas, incluidos los plátanos, los tomates y las manzanas, y han utilizado esa información para crear variedades genéticamente modificadas. Pero una palta genéticamente modificada todavía está muy lejos, en parte porque los árboles de palta pueden tardar al menos tres años en madurar.

Sin embargo, a medida que se intensifica el cambio climático, los desafíos que enfrenta la industria de la palta son cada vez más urgentes. La ola de calor en California el año pasado interrumpió el desarrollo de la cosecha de palta de este verano, obligando a los proveedores a importar fruta del extranjero. Como resultado, el precio mayorista de una caja de cuatro docenas del fruto se duplicó con creces a entre US$70 y US$80, desde US$35, dijo Jim Donovan, ejecutivo del proveedor de palta de California Mission Produce.

“Probablemente fue el nivel de precio sostenido más alto que hemos visto en la industria”, dijo Donovan.

En los próximos años, las olas de calor se volverán más comunes, predicen científicos y expertos de la industria, lo que podría conducir a una escasez aún más grave. Un estudio reciente realizado por científicos en California estimó que el cambio climático podría reducir la producción de palta del estado, que el año pasado totalizó 136 millones de libras, en un 40% en las próximas tres décadas.

“Hay paltas que crecen en lugares muy cálidos con poca agua, y hay paltas que crecen más en lugares lluviosos”, dijo el Dr. Herrera-Estrella. “Si podemos identificar genes que confieren tolerancia al calor y tolerancia a la sequía, entonces podemos diseñar las paltas para el futuro”.

Aún así, es probable que la investigación genética sea controvertida. Aunque el 90% de los científicos consideran que los organismos genéticamente modificados (OGMs) son seguros para comer, muchos grupos de defensa ambiental se oponen a las alteraciones genéticas. Argumentan que la práctica ha impulsado un aumento en el uso de pesticidas, así como cambios no deseados en el contenido nutricional.

[Recomendado: ¿Hay estudios de seguridad a largo plazo sobre consumo de alimentos transgénicos? | Más de 200 instituciones técnicas y científicas apoyan la seguridad de los cultivos trasnsgénicos]

El Dr. Herrera-Estrella y sus colaboradores en México ya han tenido que navegar por la compleja política de la biotecnología.

Su proyecto de la palta comenzó en 2012 con una subvención de US$2.5 millones del ministerio de agricultura mexicano. Sin embargo, tres años después, el gobierno, que se ha vuelto cada vez más resistente a la investigación genética y la biotecnología a lo largo de los años, se negó a renovar la financiación, lo que obligó al equipo a reunir dinero de otras fuentes. El Ministerio de Agricultura de México no respondió a una solicitud de comentarios.

[Recomendado: México se estancará sin el uso de cultivos transgénicos, afirman científicos locales | +140 científicos mexicanos piden al Presidente NO prohibir transgénicos: iría contra la seguridad alimentaria]

“Podríamos haber terminado hace tres años si tuviéramos el dinero para pagarle a la gente para hacer el análisis”, dijo el Dr. Herrera-Estrella.

Los investigadores también enfrentaron obstáculos científicos. A diferencia de los cultivos como el maíz, la palta tiene una estructura compleja que dificulta el cultivo en un laboratorio. Para recolectar muestras de las diferentes variedades, el Dr. Herrera-Estrella y su equipo tuvieron que viajar a regiones remotas de México, incluidas las áreas donde los carteles de la droga controlan la economía local.

Analizar el material genético en esas muestras fue como pegar un documento que había pasado por una trituradora de papel, dijo el Dr. Herrera-Estrella. Los científicos extrajeron fragmentos del genoma de varias muestras de paltas, una cadena de código por aquí, algunas secuencias cortas por allá, y luego reunieron esas piezas dispares en un todo coherente.

“Si tiene un libro de 2,000 páginas y alguien lo ha roto en pedazos pequeños, es exactamente lo mismo que tenemos que hacer”, dijo el Dr. Herrera-Estrella. “Comienzas a armar una frase, luego tienes que armar un párrafo, luego ensamblas una página”.

investigación palta genética
Estudiantes en el Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad, donde se llevó a cabo la mayor parte de la investigación y secuenciación | Imagen: Celia Talbot Tobin – The New York Times

Después de que el proyecto se puso en marcha, los avances en biotecnología hicieron que la secuenciación del genoma fuera significativamente menos laboriosa, lo que permitió al equipo ampliar sus ambiciones iniciales y secuenciar un par de variedades adicionales de paltas. Un grupo de investigadores en México ahora está mapeando los genomas de unas cien más.

Con esos mapas genéticos, los científicos podrán analizar las diferencias entre varios tipos de aguacates e identificar segmentos particulares de ADN que promueven la resistencia a enfermedades u otras características deseables.

Ese trabajo sentará las bases para la edición de genes, en la cual los investigadores insertan nuevas piezas de ADN en el genoma de una planta, o eliminan piezas antiguas. Y facilitará las técnicas de mejoramiento que promueven ciertas características ventajosas sin alterar directamente el código genético de la fruta.

Otra forma de reforzar las posibilidades de supervivencia de la palta sería editar el ADN su portainjerto, esencialmente un tallo de árbol en el que los productores pueden injertar nuevos tipos de ramas de palta. Las modificaciones genéticas en el portainjerto (base receptora enraizada), en lugar de en las ramas superiores del árbol que llevan la fruta, podrían hacer que las paltas sean más resistentes a las enfermedades fúngicas sin cambiar la fruta en sí.

“Esa es una gran posibilidad para hacer a los OGMs tolerable para las personas que realmente se preocupan por ello”, dijo Victor Albert, biólogo de la Universidad de Buffalo que trabajó en el proyecto. “No tienes que hacer paltas genéticamente modificadas, e incluso si haces modificación genética, no tienes que hacer a los propios paltos modificados”

Cualquiera que sea la técnica científica, el desarrollo de cepas de palta capaces de resistir enfermedades o sobrevivir largas sequías podría levantar la industria agrícola mexicana, que produce casi la mitad de las paltas del mundo y depende en gran medida de las exportaciones a los Estados Unidos, según Monica Ganley, una consultora agrícola y experta en comercio latinoamericano. El año pasado, México exportó casi dos mil millones de libras de paltas a los Estados Unidos.

“Es un cultivo realmente importante, es un componente muy importante del comercio agrícola, y se ha vuelto mucho más en las últimas décadas”, dijo la Sra. Ganley.

Por supuesto, el papel del comercio internacional en la cadena de suministro de la palta también significa que la disponibilidad de la fruta, y el precio de la tostada con palta, a menudo tiene tanto que ver con la política como con el cambio climático.

En junio, el presidente Trump jugó públicamente con la idea de imponer aranceles a México, una medida que habría disparado el precio de las paltas. Solo unas semanas antes, los precios de la palta habían subido brevemente al ritmo más rápido en la memoria reciente después de que Trump amenazó con cerrar la frontera sur.

[Recomendado: Las dos caras del aguacate: entre la mejora genética y la amenaza del narco]

La disponibilidad de la fruta también puede depender de los carteles de la droga, cuya violencia a veces interrumpe la producción local de palta, otro problema que es poco probable que aborde la modificación genética.

“La ciencia es muy buena y muy poderosa”, dijo el Dr. Herrera-Estrella. “Pero no hace milagros”.

Compartir
Artículos relacionados
Desarrollan arroz que se puede regar con agua de mar y alimentaría a más de 200 millones de personas
Presidente Correa: “Haber permitido una prohibición de los transgénicos en el Ecuador fue un error”
La quinoa posee la clave para desarrollar cultivos agrícolas tolerantes a suelos salinos

Comments are closed.