Sin categoría

Primer probiótico genéticamente modificado anti-resaca sale a la venta

transgénico anti resaca

El producto, fabricado por la empresa emergente ZBiotics, está regulado como un alimento, no como un medicamento, y aún no ha pasado los ensayos clínicos para determinar su eficacia en humanos.

Chemical & Engineering News / 19 de agosto de 2019.- A mediados de agosto, una nueva empresa con sede en San Francisco llamada ZBiotics celebró el lanzamiento de su primer producto de una manera adecuada: con una fiesta. El equipo de ZBiotics se dirigió a un club nocturno del Distrito “Mission” llamado “Public Works” y entregó frascos de su nueva bebida probiótica. Los viales estaban llenos de bacterias que la compañía había modificado genéticamente para descomponer el acetaldehído, una molécula que permanece en el cuerpo después de metabolizar el alcohol.

¿El último objetivo de biotecnología? La resaca.

ZBiotics comenzó a vender la bebida en línea desde el mes pasado. Es probable que sea el primer probiótico genéticamente modificado del mundo, y la empresa emergente no se complica ni avergüenza de que sea un organismo genéticamente modificado (OGM). Sorprendentemente, la compañía se fundó hace solo tres años y ha recaudado solo US$3.3 millones. La empresa emergente puede avanzar rápidamente ya que su probiótico se considera un alimento, no un medicamento, y por lo tanto no tiene que demostrarse su eficacia en humanos.

[Recomendado: ¿Podrán estas bacterias genéticamente modificadas evitar la resaca?]

Numerosas otras empresas de biotecnología han recaudado colectivamente cientos de millones de dólares para diseñar o aislar bacterias destinadas a tratar enfermedades metabólicas y cáncer. Necesitan ese dinero para realizar ensayos clínicos y, en última instancia, obtener la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). ZBiotics está rompiendo esa tendencia y yendo directamente a los consumidores.

Zack Abbott, un microbiólogo que cofundó la compañía en 2016, dice que tenía una larga lista de ideas descabelladas para los probióticos genéticamente modificados (GM), pero ninguno de ellos entusiasmó tanto a sus amigos o inversores como una cura para la resaca. “Realmente capturó la imaginación de las personas, que era exactamente lo que quería hacer con la tecnología”, afirma.

ZBiotics comenzó con una cepa de bacterias, Bacillus subtilis, que se encuentra en otros probióticos y en un plato tradicional japonés de soya fermentada llamada nattō. Al inicio simplemente agregó un gen para la acetaldehído deshidrogenasa, la enzima (una proteína que acelera reacciones) que descompone el acetaldehído. El acetaldehído es un sub-producto del alcohol que está relacionado con el dolor de cabeza por resaca, aunque algunos estudios cuestionan la conexión.

Una razón para pensar que acelerar la descomposición del acetaldehído sería útil es lo que sucede cuando se bloquea la descomposición. El disulfiram, un medicamento recetado a personas con dependencia del alcohol, inhibe la acetaldehído deshidrogenasa y hace que una persona se sienta muy enferma después de beber incluso una pequeña cantidad de alcohol.

[Recomendado: ¿Puede esta pequeña empresa convencerte de amar los organismos y cultivos transgénicos?]

El sitio web de ZBiotics critica los remedios para la resaca basados ​​en extractos de plantas y suplementos nutricionales. No se sabe si descomponen el acetaldehído, dice la empresa, y ​​no se ha demostrado su capacidad para ayudar con la resaca.

La modificación de la bacteria no requirió el uso de CRISPR. En cambio, la compañía se basó en un proceso más antiguo llamado recombinación homóloga, en el que una célula intercambia un fragmento de ADN por otro. John W. Oliver, jefe de I+D de la empresa emergente, llama a esto “edición del genoma sin cicatrices”, lo que significa que la cepa final modificada no contiene plásmidos ni marcadores de resistencia a los antibióticos, herramientas comúnmente utilizadas para crear y aislar microbios genéticamente modificados (OGMs).

ZBiotics no tardó mucho en desarrollar la bacteria modificada. De hecho, la empresa ha pasado la mayor parte de su existencia probándola. Un documento que la firma publicó recientemente en bioRxiv, un sitio para la auto publicación de artículos que aún no han sido revisados ​​por pares, indica que las ratas alimentadas con el probiótico durante 90 días parecían saludables (bioRxiv 2019, DOI: 10.1101 / 724542). El estudio ahora está siendo revisado por pares en el Journal of Toxicology.

[Recomendado: Microorganismos y marihuana genéticamente modificada para producción de compuestos medicinales]

Abbott dice que la compañía ha tenido cuidado de evitar decir que su producto puede prevenir, tratar o curar cualquier enfermedad, ya que eso podría significar que tendría que ser regulado como un medicamento. “Hay una razón por la que no decimos ciertas cosas en el sitio web”, agrega.

Según Abbott, las bacterias modificadas fácilmente descomponen el acetaldehído en los tubos de ensayo, aunque no hay evidencia publicada de que el producto realmente funcione en animales o humanos, aparte de las anécdotas de los fundadores.

[Recomendado: La modificación genética puede reducir el alto impacto ambiental de la cerveza]

“Nos probamos internamente contra un producto placebo ciego”, dice Abbott. “Fue un experimento bastante agotador y divertido”. La compañía recomienda beber un vial de su probiótico justo antes o durante el consumo de alcohol, razón por la cual los empleados los entregaban en el club nocturno. Tomarlo la mañana después de una noche de consumo excesivo de alcohol sería demasiado tarde, dice Abbott.

La puesta en marcha también ha distribuido más de 10.000 muestras del producto y ha recibido noticias de cientos de personas. Alrededor del 94% dijo que percibió un beneficio. “Lo cual, por supuesto, no son datos científicos”, admite Oliver.

“Me encantaría tener el presupuesto para lanzar ensayos clínicos completos y demostrar eficacia”, dice Oliver. “Pero que sea necesario demostrar eficacia es demasiado. Yo diría que eso acabaría con la innovación para bioproductos como este”.

[Recomendado: Vino y cerveza con sabor a rosas y miel gracias a la edición genética]

La falta de pruebas formales en humanos ha ayudado a la compañía a avanzar rápidamente, pero plantea preguntas sobre hasta qué punto las futuras empresas de biotecnología podrán llevar sus microbios genéticamente modificados sin la revisión de la FDA.

Varias empresas emergentes orientadas al microbioma ya están preparando probióticos no diseñados para eliminar el acné y otras afecciones de la piel. La facilidad de la modificación genética de microorganismos significa que más empresas nuevas como ZBiotics podrían comenzar a aparecer.

ZBiotics comenzó a vender su producto en su sitio web en agosto a partir de US$36 por tres botellas de 15 ml. Llegó a este punto con un presupuesto ajustado. “Hacer una buena microbiología no requiere mucho”, dice Oliver. La firma recaudó sus primeros US$320,000 en 2016. ZBiotics luego recaudó US$3.1 millones adicionales, principalmente de inversionistas ángeles, después de participar en el acelerador de empresas emergentes “Y Combinator”.

La compañía dice que los OGMs (o transgénicos) han tenido una mala reputación por su falta de beneficios perceptibles para los consumidores. Los cultivos genéticamente modificados (GM) que se venden en los Estados Unidos Están diseñados en gran medida para características que los protegen de los insectos plaga y herbicidas. Esas características están diseñadas para aumentar los rendimientos y reducir los costos para los agricultores, pero el beneficio no suele ser obvio para los consumidores.

Abbott y Oliver esperan que su producto ayude a cambiar la percepción pública de los OGMs. “Queremos establecer el estándar de transparencia y seguridad y demostrar un enfoque responsable para hacer esto”, dice Oliver.

ZBiotics también tiene ambiciones para productos adicionales. Por ejemplo, Oliver ha estado trabajando en un probiótico modificado para mejorar la cantidad de lactosa degradada en el intestino.

En última instancia, dice Abbott, la compañía trata de poner la ingeniería genética en manos de la gente. “No estamos diciendo que es antienvejecimiento o bienestar intestinal o algo que no se puede evaluar a sí mismo”, dice. “Es: tome este producto hoy, y si se siente mejor mañana, entonces ha tenido una experiencia positiva con la ingeniería genética”.

Compartir

Comments are closed.