Chilebio Noticias

Canadá da “luz verde” al cultivo de salmón transgénico de rápido crecimiento

La primera granja comercial de Canadá para el salmón GM recibió una aprobación ambiental el pasado martes, el último obstáculo en un esfuerzo de décadas para llevar al mercado el salmón GM de rápido crecimiento. Se trata del segundo país en dar una aprobación comercial después de Estados Unidos, a inicios del pasado mes de marzo. Además, Argentina, Brasil y China también ya han otorgado aprobaciones ambientales para ensayos de piscicultura con el mismo salmón GM.

Según el anuncio realizado por AquaBounty, el Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá (ECCC, por sus siglas en inglés) ha aprobado la instalación en la Bahía Rollo para la producción de salmón OGM.

La firma estadounidense de biotecnología AquaBounty, que desarrolló el salmón AquaAdvantage, dijo que comenzaría a abastecer sus instalaciones de Rollo Bay en la provincia oriental de la Isla del Príncipe Eduardo, capaz de producir hasta 250 toneladas métricas de pescado al año, “tan pronto como sea posible”.

Se dijo que la primera cosecha comercial se espera para fines de 2020, aproximadamente al mismo tiempo que otra en las instalaciones de la compañía en Albany, Indiana, la cual fue aprobada a inicios de marzo por la FDA en Estados Unidos.

[Recomendado: Estados Unidos da “luz verde” para cultivo de salmón transgénico de rápido crecimiento]

El salmón GM tiene un gen que le permite crecer más rápidamente que el salmón convencional y puede alcanzar el tamaño de adulto en 16 a 18 meses, en comparación con los 30 meses para el salmón natural del Atlántico.

La compañía los criará en piscifactorías terrestres contenidas.

Las autoridades regulatorias de Estados Unidos y Canadá declararon en 2015 y 2016, respectivamente, que el salmón GM de Aquabounty era seguro para comer, allanando el camino para que se convirtiera en el primer animal transgénico destinado a las mesas de América del Norte.

La directora ejecutiva de AquaBounty, Sylvia Wulf ha mostrado su satisfacción por la autorización del ministerio de Medio Ambiente canadiense al considerar su producto como “seguro para producir” en la Bahía Rollo. “Nos tomamos en serio la bioseguridad y la sostenibilidad, y nuestros diseños de instalaciones en recirculación (RAS, por sus siglas en ingles) son de última generación e incluyen múltiples y redundantes barreras físicas de escape”.

Con esta aprobación reglamentaria, añade, “vamos a contratar a mas personas de la comunidad de Isla del Príncipe Eduardo para aumentar la producción comercial de nuestro salmón, que se unirán a las 25 personas que ya trabajan.

Sin embargo, algunos ecologistas y ciertos grupos de consumidores continúan expresando su preocupación de que podría ser peligroso para la salud humana y podría representar un riesgo para los peces silvestres si escapara al medio ambiente.

Sin embargo, ni los temores en salud tienen base científica, y en términos ecológicos, los salmones GM se cultivan en tanques cerrados y se crían solo hembras estériles, medidas diseñadas para abordar cualquier temor de que puedan ingresar al medio ambiente y reproducirse con peces silvestres.

[Recomendado: Previniendo el escape de salmones transgénicos]

Se trata de la quinta autorización que reciben después de la aprobación comercial de Estados Unidos y haber superado aprobaciones para ensayos de piscicultura en Argentina, Brasil y China. Estos tres últimos países, como señalan, revisaron los posibles impactos ambientales potenciales y aprobaron los ensayos.

Más sobre el salmón AquaAdvantage


La inserción de los 2 nuevos genes le permite al salmón GM crecer hasta el tamaño del mercado en 16-18 meses en lugar de tres años como el salmón atlántico tradicional.

El salmón AquaAdvantage se desarrolló insertando un gen regulador de la hormona de crecimiento de un salmón Chinook del Pacífico y un gen promotor de un abadejo del océano a los 40.000 genes del salmón Atlántico. La modificación genética le permite al salmón AquaAdvantage crecer hasta el tamaño del mercado en 16-18 meses en lugar de tres años como el salmón atlántico tradicional. La ventaja de este crecimiento rápido es que se necesita alrededor de un 25% menos de pienso (alimento) para alcanzar el tamaño óptimo, por lo tanto la huella ecológica es mucho menor.

Actualmente la empresa AquaBounty Technologies produce los huevos de salmón GM en sus instalaciones de Panamá, y a mediados de 2017 inició la venta del producto en Canadá (tras una aprobación de las autoridades regulatorias en 2016). Ademas, en 2018 la FDA aprobó la primera factoría de salmón transgénico en Indiana, en la cual ya podrá comenzar a crecer los huevos importados desde Canadá con el reciente retiro de la alerta levantada en 2015.

Compartir
Artículos relacionados
Solicitan aprobación comercial para poroto transgénico en Brasil.
La moratoria a transgénicos afectaría producción de maíz y algodón en Perú
No es ficción, es ciencia: es momento de recapacitar sobre los cultivos modificados genéticamente

Comments are closed.