Chilebio Noticias

Científicos llaman a combatir las “fake news” y desinformación sobre transgénicos

El Profesor Ian Godwin. University of Queensland.

Los científicos deben hablar sobre los beneficios de las nuevas tecnologías genéticas, como los organismos genéticamente modificados (OGMs) y la edición de genes, afirma el nuevo Director de Ciencia de Cultivos Agrícolas de la Universidad de Queensland, el profesor Ian Godwin.

El profesor Godwin es el autor de “Good Enough to Eat?” (“¿Suficientemente bueno para comer?”), Un nuevo libro sobre las nuevas tecnologías genéticas aplicadas en plantas y animales.

Traza la historia de los alimentos genéticamente modificados (OGMs, o transgénicos) desde el laboratorio hasta el plato global de comida, y describe el enorme potencial de las nuevas tecnologías de edición de genes, como CRISPR.

[Recomendado: CRISPR: La herramienta de edición genética que está revolucionando la medicina y agricultura]

Espera que el libro ayude a acabar con el miedo y la desinformación generados por las “noticias falsas” (o “fake news” en inglés) sobre la seguridad de los alimentos GM.

“El futuro de miles de millones de personas depende literalmente de cambiar la narrativa acerca de cómo vemos los alimentos GM y las tecnologías genéticas”, dijo el profesor Godwin.

“Si queremos producir alimentos más sustentables y nutritivos para satisfacer la creciente demanda mundial, frente a los desafíos de las plagas y enfermedades, la erosión de los suelos, la falta de agua y el cambio climático, debemos poder sacar lo mejor de las últimas tecnologías genéticas y de prácticas agrícolas orgánicas y agroecológicas“.

Con 30 años de experiencia en agrobiotecnología en cultivos que van desde sorgo, trigo y cebada hasta porotos y el taro, el profesor Godwin califica las tecnologías genéticas, como la edición de genes CRISPR, una revolución biológica.

“Los cultivos modificados genéticamente, o GM, utilizan un 37% menos de pesticidas, aumentan el rendimiento de los cultivos en un 22% y las ganancias de los agricultores en un 68%, y la promesa de nuevas técnicas de edición del genoma es simplemente sorprendente”, dijo el profesor Godwin.

[Recomendado: Estudio cuantifica los beneficios socioeconómicos y ambientales de los cultivos transgénicos (1996-2016)]

“Pero debemos dejar de fingir que ‘lo mejor es lo natural’ y desafiar la noción de que las empresas de alimentos orgánicos no son realmente grandes compañías globales con un conflicto de intereses cuando se trata del debate sobre los OGMs”.

Dijo que los grupos ambientales que trabajaron para impedir que los países cultiven o reciban alimentos transgénicos que han demostrado ser seguros y efectivos deberían ser responsabilizados moralmente por sus acciones.

[Recomendado: Activistas atacan al arroz dorado, transgénico que puede combatir la ceguera infantil]

Sir Gordon Conway, autor de “Un billón de personas hambrientas: ¿Podemos alimentar al mundo?” ha descrito el libro “Suficientemente bueno para comer?” como “un diálogo animado” que aborda la “oposición altamente vociferante y sin principios de algunos sectores del público que eligen ignorar los hechos y las realidades” sobre la comida GM.

“Ian Godwin es un científico de primera clase y su libro nos da respuestas sobre cómo la comida se puede cultivar y modificar para enfrentar uno de los desafíos más importantes del mundo”, dijo el profesor Conway.

En el libro, el profesor Godwin describe sus experiencias al comer parte del primer repollo editado genéticamente del mundo en 2016, preparado por el Chef del año 2010 de Suecia, Gustav Tradgårdh; una historia de terror trabajando con apio; y su tiempo como parte de un equipo de sorgo y algodón en Biloela, en el centro de Queensland, donde los lugareños se apresuraron a lavarse adentro antes de que los fumigadores de cultivos volaran por encima y arrojaran enormes cantidades de endosulfán y otros productos químicos a los cultivos.

[Recomendado: ¿Por qué la edición genética es la próxima revolución alimentaria?]

“En aquellos días en la temporada alta, la fumigación se realizaba todos los días en cualquier región, y algunos cultivadores estaban fumigando sus cultivos hasta 17 veces por temporada de cultivo para protegerse de los gusanos, pero ahora el algodón GM ha reducido la necesidad de rociar insectos a una o dos veces por temporada “.

“Este es un momento emocionante y desafiante para la agricultura y la bioeconomía”, dijo el profesor Godwin.

“Nuestro enfoque continuará mejorando la productividad de los cultivos, la calidad de los alimentos y la sostenibilidad en las ciencias de los cultivos, y utilizaremos todas las herramientas seguras, efectivas e innovadoras en la caja de herramientas para hacerlo”.

Compartir
Artículos relacionados
Pueden convivir en un mismo sembradío maíz transgénico y convencional
Estados Unidos completa primer ensayo con alga biotecnológica para alimento y combustible renovable
Choclo
Develan un misterio genético de hace 58 años que confería pigmentos rojos al maíz

Comments are closed.