Chilebio Noticias

La oposición a los transgénicos en Rusia es política y comercial, no científica ni técnica

 

Trofin Lysenko, famoso agrónomo ruso que rechazó la genética convencional y los principios darwinistas para intentar emplear mejoramiento por “características adquiridas” en agricultura. Lysenko retrasó la producción agrícola y las investigaciones genéticas de la Unión Soviética durante décadas, además de un alto costo en vidas humanas por las grandes hambrunas generadas.

Los consumidores rusos tienden a presentar un porcentaje de oposición similar a sus pares occidentales respecto a los alimentos genéticamente modificados (GM). Esto se suma a las leyes prohibitivas que han aprobado recientemente los legisladores rusos. Sin embargo, las prohibiciones de Rusia a los alimentos GM pareciera ser una mera barrera de “contención ideológica entre Este y Oeste” y de proteccionismo comercial, ya que la comunidad científica rusa apoya y desarrolla (a nivel experimental) esta tecnología como en el resto del mundo.

Cuando se enfrentan a algo nuevo, los legisladores rusos generalmente encuentran que es más fácil prohibirlo que debatirlo, incluso si tales prohibiciones a menudo resultan disfuncionales a largo plazo. Un ejemplo: la legislación de Rusia que prohíbe cualquier producción de organismos modificados genéticamente (OMG), que se implementó nominalmente para mantener “puro” el suministro de alimentos de Rusia.

El pasaje de la ley hace dos años, que prohíbe “el cultivo de plantas modificadas genéticamente y la cría de animales genéticamente modificados en el territorio de la Federación Rusa”, tuvo un lado práctico, principalmente para proteger al sector agrícola de Rusia (que está reviviendo lentamente, de depender de las semillas) producido por grandes empresas de biotecnología de Estados Unidos como Monsanto. Y en la legislación de seguimiento a fines de 2018, el parlamento ruso ordenó un etiquetado detallado para cualquier producto que contenga OGMs, como lo hacen muchas importaciones extranjeras, en nombre de la transparencia del consumidor.

[Recomendado: La principal razón de la oposición a los cultivos transgénicos sería el desconocimiento]

La ley tiene un fuerte apoyo público, incluso si la oposición a ella abunda en la comunidad científica de Rusia. Pero, como en otros casos en los que Rusia ha tomado una posición oficial y decidida, las medidas contra los OGMs se han enmarcado como un rechazo de las prácticas occidentales “degeneradas” y una defensa de los valores rusos. Inevitablemente, se han convertido en la valla de contención ideológica del Este y el Oeste, y algunos en los Estados Unidos acusan a Rusia de “desinformación” anti-OGM destinada a socavar la confianza en la agricultura estadounidense, que es el principal productor mundial de cultivos genéticamente modificados.

“Se han visto muchas películas pseudodocumentales en la televisión rusa que dan la idea de que los OGMs son malos, que causan enfermedades o algo así”, dice Alexander Panchin, biólogo computacional en el Instituto Oficial de Problemas de Transmisión de Información, que estudia la forma en que se pasa (o falla en pasar) la información a través de los sistemas. “Los defensores de la lucha contra los OGMs reciben mucha atención de los medios en Rusia… Tal vez parte de la idea es que los OGMs provienen de Occidente y son nuestros enemigos”.

Tres activistas rusos protestan en los escalones de la entrada de la “Cámara Baja del Parlamento Ruso”, después  de que el Gobierno ruso aprobara una legislación que prohíbe la siembra y cría comercial de plantas y  animales transgénicos en 2015.  Pusieron un refrigerador en la calle para llamar la atención por los problemas que enfrentan los agricultores de Rusia para competir con los alimentos GM del extranjero.  “Ahora la situación es muy complicada. Los OGMs están “de facto” autorizados, sólo que se permite su venta, lo que significa que los estantes de nuestras tiendas están llenos de productos que contienen OGMs. Al mismo tiempo, los agricultores rusos, las empresas rusas, y en general en el territorio ruso, está prohibido cultivar plantas agrícolas genéticamente modificadas (GM). Así que la situación es la siguiente: a las tiendas se les permite importar OGMs, pero a los agricultores se les prohíbe cultivarlos”.

La confianza de los científicos y la duda pública

El cruzamiento de plantas y animales es tan antiguo como la humanidad, y la mayoría de los cultivos modernos, los animales de corral y las mascotas domésticas son el resultado de miles de años de mejoramiento. Pero la ciencia de la modificación genética [moderna] es algo bastante nuevo, porque en realidad altera el ADN, a veces introduciendo material genético de una especie completamente diferente.

Como resultado, la forma de regular los OGMs es un tema complicado, sin respuestas simples. Muchos de los debates circundantes aún no se han resuelto. Varios países europeos tienen leyes tan estrictas como Rusia en el uso limitado de OGMs.

[Recomendado: Campaña anti-transgénicos ha basado su éxito en imágenes sensacionalistas y desinformativas]

“Las encuestas muestran que alrededor del 75% de los rusos sospechan de los OGMs, por lo que es fácil para los políticos dar este paso”, dice Pavel Volchkov, jefe del laboratorio de ingeniería genómica del Instituto de Física y Tecnología de Moscú, financiado por el Estado. “Pero no muchas personas están activamente en contra de los OGMs; es solo que la mayoría no sabe nada sobre el tema. Ha habido mucha atención negativa de los medios de comunicación, que influye en el estado de ánimo público. Pero el trabajo continúa en los institutos científicos, y eventualmente la necesidad económica de esto se volverá abrumadora“.

Incluso en los Estados Unidos, donde los productos GM son más frecuentes, las duda política sigue siendo alta. Hace dos años, los Estados Unidos promulgaron una ley de transparencia de OGMs similar a la de Rusia bajo presión pública.

[Recomendado: A menor educación científica, mayor temor injustificado a transgénicos y “químicos” en la comida]

De hecho, a pesar de una legislación y actitudes oficiales muy diferentes hacia los OGMs, los perfiles públicos de EE. UU. y Rusia no son tan diferentes. Las encuestas muestran que si bien el 90% de los científicos de los Estados Unidos apoyan los OGM, solo el 30% de los estadounidenses expresan “confianza” y hay una gran oposición hacia ellos.

Irina Ermakova, bióloga y vicepresidenta de la ONG “Academia Independiente de Problemas Geopolíticos”, es una de las principales opositoras de los OGMs en Rusia. Es una invitada frecuente en programas de entrevistas de televisión y ha asesorado a varios diputados de la Duma Estatal. Ella afirma que es la introducción de genes extraños, como el uso de material genético de bacterias o peces para cambiar las características de los granos o frutas, lo que es peligroso, impredecible y podría estar causando problemas de salud a largo plazo para los consumidores humanos involuntarios.

Como en todo el mundo, la oposición a los cultivos transgénicos en Rusia proviene de sus políticos y el desconocimiento del público general. Por otro lado, el mundo científico ruso se suma al consenso científico global en el apoyo y desarrollo local de esta tecnología. De hecho, cabe mencionar que la Academia de Ciencias de Rusia firmó en 2003 el documento “New Genetics, Food and Agriculture: Scientific Discoveries – Societal Dilemmas” del ‘Consejo Internacional para la Ciencia’ (ICSU) donde se manifiesta a favor de la seguridad y potencial de los cultivos transgénicos.

“En Rusia, nuestros legisladores sí escuchan. Ellos entienden lo importante que es tener control total sobre nuestro suministro de alimentos”, dice ella. “Visité los Estados Unidos hace unos años y noté cuántas tiendas venden alimentos orgánicos sin OGMs. Significa que la gente quiere eso, incluso si las grandes corporaciones prefieren obtener ganancias a cualquier costo. En Europa tienen las mismas preocupaciones, por lo que no es solo Rusia donde las personas se sienten así”.

Las voces fuertes anti-OGM como la de la Sra. Ermakova influyen en el público y producen un efecto escalofriante en el desarrollo de varios campos relacionados con la agricultura y la gestión ambiental, según afirma Konstantin Shestibratov, jefe de un grupo de biotecnología forestal en el Instituto de Química Bioorgánica de la Academia Rusa de Ciencias en Moscú.

[Recomendado: ¿Hay estudios de seguridad a largo plazo sobre consumo de alimentos transgénicos?]

“Tanta cobertura negativa de los medios de comunicación, que refleja las posiciones inconsistentes de nuestros funcionarios, tiene un impacto terrible”, dice. “En mi área, que es la gestión forestal, la gente teme que estemos creando ‘árboles Frankestein’ que dominarían los bosques que rodean Moscú. Se obstaculiza nuestro trabajo. En los Estados Unidos, y también en China, están avanzando. Leemos su trabajo y podemos copiarlo en condiciones de laboratorio, pero no podemos legalizarlo para su uso“.

¿Los OGMs como geopolítica?

A diferencia de los Estados Unidos, Rusia no tiene ninguna empresa de biotecnología agrícola importante que pueda beneficiarse de un enfoque más liberal de los productos de ingeniería genética. Por lo tanto, no hay un lobby bien financiado para promover una legislación pro-OGM o contrarrestar los prejuicios públicos. Y hasta ahora Rusia, que se ha convertido en un importante exportador de granos en los últimos años, se ha beneficiado realmente de su afirmación de comercializar productos “puros”, aunque no son “orgánicos” en el sentido de haber sido cultivados sin fertilizantes químicos, herbicidas y pesticidas.

“Rusia ha hecho un gran punto de esto con nuestros importadores, y funciona”, dice Oleg Radin, ex jefe de departamento de la Russian Grain Union. “Entonces, ¿por qué desarrollar productos GM cuando podemos obtener ganancias usando una estrategia diferente?”

Si bien el debate sobre los OGMs continúa claramente en Rusia y en otros lugares, algunos en los Estados Unidos ven el sentimiento anti OGM como parte de un esfuerzo de propaganda ruso para poner en desventaja a los Estados Unidos y beneficiar a Rusia. Un estudio publicado por la Universidad Estatal de Iowa hace un año afirmaba que los artículos de prensa (en contra de los cultivos GM) ampliamente compartidos, provienen de Rusia de manera desproporcionada, y especialmente de la estación de televisión en idioma inglés RT, financiada por el Kremlin.

Señalando un supuesto aumento en el sentimiento anti-OGM en Occidente, el estudio afirma que “los operativos rusos aprovechan las redes de desinformación en las redes sociales para amplificar los mensajes anti-OGM existentes”.

Eso es muy discutido por RT, que afirma que solo cubre historias desde ángulos menos informados.

“El debate sobre los OGMs se ha desencadenado desde mucho antes de que RT existiera, y RT cubre este problema como lo hace absolutamente con todos los demás: a través de informes basados ​​en hechos y puntos de vista diferentes, a menudo pasados ​​por alto”, dice Anna Belkina, directora de comunicaciones de RT “. “Falsas atribuciones siniestras, motivaciones políticas donde no hay ninguna hace nada más que dañar al público al sofocar un intercambio de ideas honesto”.

A pesar de la prohibición comercial de producir OGMs en Rusia, los científicos dicen que los políticos de hoy no interfieren con sus estudios en ingeniería genética, y el trabajo que están haciendo finalmente demostrará su valía.

“En Rusia, estamos unos años atrás. Hay un ambiente muy conservador aquí, y eso crea un obstáculo para el desarrollo ”, dice el Sr. Volchkov. “Pero en estos días parece que tenemos la mayoría de los problemas que experimentan en otros lugares, y nuestra situación no es tan diferente. El progreso científico es inevitable, y sucederá aquí“.

Compartir
Artículos relacionados
Manzanas
Chile podría contar con nueva variedad de manzanas para el 2021
Desarrollan plantas de tabaco como biofactorías de productos beneficiosos para la salud
Secuencian el genoma del café arábica

Comments are closed.