Chilebio Noticias

EEUU cosecha su primera soya editada genéticamente con aceite más saludable

En Estados Unidos, los agricultores de 3 estados acaban de cosechar 6.500 hectáreas de soya editada genéticamente, la cual será usada en diversos productos alimenticios que se venderán a inicios del próximo año. La variedad de soya editada fue desarrollada por una empresa emergente de Minessota, Calyxt, y produce un aceite más saludable con un 80% de ácido oleico, 20% menos acidos grasos saturados y cero grasas trans.

Para Pete Zimmerman, un agricultor de Minnesota, Estados Unidos, la edad de los alimentos editados genéticamente ha llegado. Si bien no podría estar más feliz, la soya de alta tecnología que ahora está cosechando se encuentra en el punto crucial de un debate de larga duración sobre un futuro de comida “Frankenstein”.

Zimmerman se encuentra entre los agricultores de tres estados que ahora cosechan alrededor de 6.500 hectáreas de soya con ADN editado (para mayor contenido de ácido oleico) que será utilizada en aderezos para ensaladas, barras de granola y aceite de freír, y que se venderán a los consumidores a principios del próximo año. Es el primer cultivo comercializado creado con una técnica que, según algunos, podría revolucionar la agricultura.

[Recomendado: CRISPR: La herramienta de edición genética que está revolucionando la medicina y agricultura]

El pasado mes de marzo, el principal regulador de Estados Unidos, USDA, dijo que no se necesitan nuevas reglas o etiquetado para las plantas editadas genéticamente, ya que no se está insertando ADN extraño, de la forma en que se producen los organismos modificados genéticamente (OGM) o transgénicos. En su lugar, las enzimas que actúan como tijeras moleculares se usan para modificar el sistema operativo genético de una planta para evitar que produzca cosas malas, en este caso, grasas poliinsaturadas, o mejorar las cosas buenas que ya están allí.

[Recomendado: Gobierno de Estados Unidos da “luz verde” a las nuevas técnicas de mejoramiento genético vegetal]

En la declaración del 28 de marzo, el secretario de Agricultura, Sonny Perdue, dijo que su departamento no tiene planes de regular las nuevas variedades de plantas desarrolladas con edición genética, contrarrestando la decisión de la Unión Europea de equiparar en regulación la edición genética con los cultivos transgénicos.

En su declaración, Perdue calificó la edición de genes como una técnica “innovadora” que “no se puede distinguir de las desarrolladas a través de los métodos de mejoramiento tradicional”.

El resultado final: las plantas editadas genéticamente pueden desarrollarse y comercializarse en los Estados Unidos mucho más rápido y a un costo menor que los transgénicos, que combinan el ADN de diferentes variedades de plantas y es una técnica altamente regulada con ensayos de campo obligatorios que pueden tardar una década o más en desarrollarse .

[Recomendado: Mejoran el perfil de ácidos grasos en el aceite de soya mediante edición génica]

Esto permitió que la empresa emergente de biotecnología Calyxt Inc., con sede en Minnesota, introdujera su soya en el mercado tras cinco años desde el momento en que Dan Voytas, jefe científico y cofundador de la compañía, alteró el ADN en una sola célula de soya en 2012 usando una enzima llamada TALEN, la cual ayudó a desarrollar en la Universidad de Minnesota.

Calyxt desarrolló una soya que ha producido aceites con un perfil de ácidos grasos que contiene aproximadamente un 80% de ácido oleico, un 20% menos de ácidos grasos saturados y cero grasas trans en comparación con el aceite de soya normal.

Una vez terminada la cosecha, la soya editada (alta en ácido oleico y con menor grasa saturada) se triturará por su aceite y luego se venderá a las compañías de alimentos. El objetivo: los consumidores obtienen menos grasas dañinas para el corazón desde un producto que se usa ampliamente en una variedad de productos alimenticios, que se cultivan localmente y se pueden rastrear hasta el condado donde se produjo, dijo Manoj Sahoo, director comercial de Calyxt.

Los alimentos editados genéticamente no necesitan ser etiquetados, pero Sahoo dice que las compañías de alimentos que usan el aceite de soya podrán hacer declaraciones de propiedades saludables en envases como cero grasas trans e incluso “libre de OGMs”.

Calyxt está ahora en conversaciones con cerca de 20 compañías que son compradores potenciales, dijo Sahood, y agregó que la compañía espera vender su primera cosecha según sea necesario a entre 2 y 5 de esas compañías.

Zach Luttrell, director de la consultora de la industria StraightRow LLC, ve la edición de genes como una forma para que la industria continúe reduciendo los costos. Un producto desarrollado utilizando la nueva técnica podría ser lanzado al mercado dentro de tres años, con un costo de entre $10 y $20 millones de dólares, dijo, comparándolo con un cultivo transgénico que podría costar $100 millones de dólares durante una década.

[Recomendado: Aceite de soja transgénica produce menos obesidad y resistencia a la insulina que el aceite convencional]

“La agricultura ha estado dominada históricamente por unos pocos jugadores grandes, pero ahora las compañías mucho más pequeñas podrán aparecer y desarrollar estos nuevos cultivos”, dijo Luttrell. “En el futuro tendremos realmente cultivos de diseño”.

Una decisión económica

La decisión de Zimmerman de plantar unos pocos cientos de hectáreas de la soya alterada en sus cerca de 1200 hectáreas fue principalmente económica, dijo. Los agricultores que cultivan las cosechas ganarán entre 40 y 90 centavos por bushel sobre los precios estándar futuros, dijo Charles Baron, cofundador de Farmer’s Business Network Inc. La compañía, cuyas granjas miembros representan más de 10,5 millones de hectáreas en los Estados Unidos y Canadá, ayudó a Calyxt a reclutar a los agricultores y financió a los que compraron las semillas.

[Recomendado: Trigo editado genéticamente alto en fibra podría llegar al mercado en 2020]

Sin embargo, hay un trabajo extra involucrado, afirmó. El cultivo requiere diferentes pesticidas y debe ser almacenado por separado. También tuvo que limpiar completamente su equipo de cosecha, semirremolques y contenedores de almacenamiento para asegurarse de que no había contaminación de los cultivos existentes.

Aún así, el granjero de 55 años dijo que está feliz de haber hecho el esfuerzo. “Han sido nuestros porotos más atractivos todo el año, realmente lo han hecho”, dijo Zimmerman. Si el contrato de precios es similar el próximo año, lo volverá a hacer, dijo.

[Recomendado: Agricultura orgánica y edición genética: ¿Contradicción o una combinación sustentable para el medio ambiente?]

Calyxt no está solo en el campo. Syngenta AG, con sede en Suiza, está buscando lanzar sus primeros productos editados genéticamente al mercado a principios de la próxima década, y está aplicando la técnica a cultivos como tomates, arroz y girasoles. Arcadia Biosciences Inc., con sede en Davis, California, es otra empresa que utiliza activamente la edición de genes para crear alimentos amigables con el consumidor.

[Recomendado: Cómo la edición genética puede mejorar el aspecto, sabor y nutrición de los alimentos]

Incluso con la cosecha de Calyxt, ni siquiera son las primeras entradas para la edición de genes, dijo John Dombrosky, director ejecutivo de AgTech Accelerator, un consorcio de firmas de capital de riesgo con sede en Carolina del Norte que invierte en nuevas empresas agrícolas.

“Solo estamos conduciendo hacia el parque de pelotas”, dijo Dombrosky en una entrevista telefónica. La edición de genes “se liberará para hacer cosas tremendas en todo el proceso agrícola, y la promesa es simplemente gigantesca. Podremos mejorar los alimentos para obtener increíbles beneficios para la salud y la nutrición”.

Compartir
Artículos relacionados
Bolivia ganaría US$150 millones extras al año con nuevas variedades de maíz y soya transgénica
Los principales cultivos transgénicos han permitido una producción adicional de 441 millones de toneladas de 1996-2013
Nuevo documento analiza el debate sesgado que envuelve a los transgénicos en Europa

Comments are closed.