Chilebio Noticias

Aceite de soja transgénica produce menos obesidad y resistencia a la insulina que el aceite convencional

Científicos investigaron un aceite de soja genéticamente modificado usado en restaurantes y encontraron que induce menos obesidad y resistencia a la insulina que el aceite de soja convencional. El aceite de soya es el de mayor popularidad en los Estados Unidos y va en aumento en todo el mundo. El estudio también comparó el aceite de soya transgénico con los aceites convencionales de coco y de oliva.

El aceite de soja es el principal aceite de cocina vegetal utilizado en los Estados Unidos, y su popularidad está aumentando en todo el mundo. Rico en grasas insaturadas, especialmente el ácido linoleico, el aceite de soja (convencional) induce obesidad, diabetes, resistencia a la insulina e hígado graso en ratones.

Los investigadores de UC Riverside estudiaron a Plenish®, un aceite de soya genéticamente modificado (GM), o transgénico, lanzado por DuPont en 2014. Plenish está diseñado para tener bajos niveles de ácido linoleico, resultando en un aceite similar en composición al aceite de oliva, base de la dieta mediterránea y considerado como saludable.

El estudio, publicado recientemente en Nature Scientific Reports, es el primero en comparar los efectos metabólicos a largo plazo del aceite de soja convencional con los de Plenish.

El estudio también compara tanto el aceite de soja convencional como Plenish con el aceite de coco, que es rico en ácidos grasos saturados y causa la menor cantidad de aumento de peso entre todas las dietas ricas en grasas estudiadas.

“Encontramos que los tres aceites elevaban los niveles de colesterol en el hígado y la sangre, disipando el mito popular de que el aceite de soja reduce los niveles de colesterol”, dijo Frances Sladek, profesora de biología celular, quien dirigió el proyecto de investigación.

A continuación, los investigadores compararon Plenish con el aceite de oliva. Ambos aceites tienen alto ácido oleico, un ácido graso que aparentemente reduciría la presión arterial y ayudaría con la pérdida de peso.

En nuestros experimentos con ratones, el aceite de oliva produjo efectos esencialmente idénticos a los de Plenish (más obesidad que el aceite de coco, aunque menos que el aceite de soja convencional) e hígados muy grasos, lo cual fue sorprendente ya que el aceite de oliva es considerado el más saludable de todos los aceites vegetales“, dijo Poonamjot Deol, un científico asistente del proyecto que trabaja en el laboratorio de Sladek y el co-primer autor del trabajo de investigación. “Plenish, que tiene una composición de ácidos grasos similar al aceite de oliva, induce hepatomegalia, o hígado agrandado, y disfunción hepática, igual que el aceite de oliva”.

Sladek explicó que algunos de los efectos metabólicos negativos de la grasa animal que los investigadores suelen ver en los roedores en realidad podrían deberse a los altos niveles de ácido linoleico, dado que la mayoría de los animales de granja de los Estados Unidos son alimentados con harina de soja.

“Esto podría ser por qué nuestros experimentos están demostrando que una dieta rica en grasas enriquecida en aceite de soja convencional tiene efectos casi idénticos a una dieta basada en manteca de cerdo”, dijo.

Los investigadores además especulan que el aumento del consumo de aceite de soja en los EE.UU. desde la década de 1970 podría ser un factor que contribuye a la epidemia de obesidad. De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el 35% de los adultos son obesos. Sin embargo, en algunos grupos étnicos, como los hispanos y los afroamericanos, entre el 42% y el 48% de la población es obesa. La obesidad, oficialmente designada por la Asociación Médica Americana en 2013 como una enfermedad, está relacionada con la diabetes, las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Nuestros resultados no necesariamente se relacionan con otros productos de soja como la salsa de soja, tofu o leche de soya – productos que son en gran parte del compartimento soluble en agua de la soja. El aceite, por otra parte, es del compartimento soluble en grasa“, dijo Sladek. “Se necesita más investigación sobre las cantidades de ácido linoleico en estos y otros productos”.

El ácido linoleico es un ácido graso esencial. Todos los seres humanos y animales deben obtenerlo de su dieta, ya que el cuerpo humano no lo produce.

“Pero sólo porque sea esencial no significa necesariamente que es bueno tener más de él en su dieta”, dijo Deol. “Nuestros cuerpos necesitan sólo 1 a 2% de ácido linoleico de nuestra dieta, pero los estadounidenses, en promedio, tienen de 8 a 10% de ácido linoleico en sus dietas”.

Deol y Sladek recomiendan evitar el aceite de soja convencional tanto como sea posible.

“Esto podría ser difícil, ya que el aceite de soja convencional se utiliza en la mayoría de la cocina de restaurantes y se encuentra en la mayoría de los alimentos procesados”, dijo Deol. “Una ventaja de Plenish es que genera menos grasas trans que el aceite de soja convencional”.

“Pero con sus efectos en el hígado, Plenish todavía no sería mi primera opción de un aceite”, dijo Sladek. “De hecho, solía utilizar exclusivamente aceite de oliva en mi casa, pero ahora substituyo algo por aceite de coco. De todos los aceites que hemos probado hasta ahora, el aceite de coco produce menos efectos metabólicos negativos, a pesar de que es casi enteramente de grasas saturadas. El aceite de coco aumenta los niveles de colesterol, pero no más que el aceite de soja convencional o Plenish”.

Los investigadores no han examinado los efectos cardiovasculares del aceite de coco.

“Como resultado, no sabemos si el elevado nivel de colesterol que el aceite de coco induce sea perjudicial”, dijo Sladek. “El mensaje para llevar a casa es que es mejor no depender de una sola fuente de aceite. Los diferentes aceites dietéticos tienen efectos de largo alcance y complejos en el metabolismo que requieren investigación adicional“.

El estudio se basa en un estudio anterior realizado por los investigadores que comparó el aceite de soja con una dieta alta en fructosa y encontró que el aceite de soja causa más obesidad y diabetes que el aceite de coco.

Luego, los investigadores, que encontraron una correlación positiva entre las oxilipinas (ácidos grasos oxidados) en el ácido linoleico y la obesidad, planean determinar si las oxilipinas causan obesidad y, si es así, por qué mecanismo. También estudiarán los efectos del aceite de soja convencional y transgénico sobre la salud intestinal.

Compartir
Artículos relacionados
Australia Meridional elimina prohibición a los transgénicos, impulsando ciencia y economía local
Australia iniciará ensayos de campo con plátano transgénico resistente a fatal hongo
La Asociación Médica Americana reitera su apoyo a los cultivos transgénicos y a sus alimentos derivados

Comments are closed.