Chilebio Noticias

Etiquetado de transgénicos reduciría la oposición a estos alimentos

Las actitudes de los consumidores hacia los alimentos genéticamente modificados (GM), o transgénicos, mejoraron en un 19% después del etiquetado obligatorio en el Estado de Vermont, en comparación con el resto de los Estados Unidos, según una nueva investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Vermont y la Universidad de Purdue.

A medida que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), prepara directrices para etiquetar productos que contienen ingredientes genéticamente modificados, un nuevo estudio de la Universidad de Vermont (UVM) y la Universidad de Purdue revela que una divulgación simple puede mejorar las actitudes de los consumidores hacia los alimentos GM.

[Recomendado: Agencia regulatoria de Estados Unidos propone un nuevo etiquetado de transgénicos]

El estudio fue realizado por Jayson Lusk, profesor distinguido y director del Departamento de Economía Agrícola de la Universidad de Purdue, y Jane Kolodinsky, profesor de economía aplicada en la Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida de la UVM. El estudio comparó los niveles de oposición de los consumidores a los alimentos GM en Vermont (el único estado de los Estados Unidos que implementó una política de etiquetado obligatorio) con las actitudes de los consumidores en el resto del país. El análisis mostró que la oposición a los alimentos modificados genéticamente cayó un 19% en Vermont después de la implementación de las etiquetas obligatorias.

El estudio es el primero en examinar el impacto real de las actitudes de los consumidores hacia los alimentos transgénicos en un estado en el que los consumidores estaban expuestos a etiquetas obligatorias de OGMs.

“Nuestros hallazgos ponen fin a la idea de que las etiquetas de OGMs serán vistas como una etiqueta de advertencia”, dijo Kolodinsky, profesor y presidente del Departamento de Desarrollo Comunitario y Economía Aplicada y miembro del Instituto Gund de Medio Ambiente de la UVM. “Lo que estamos viendo es que las divulgaciones simples, como las implementadas en Vermont, no van a asustar a las personas para que no usen estos productos”.

Debate nacional

Publicado ayer en Science Advances, la investigación proporciona nueva evidencia oportuna en un debate nacional de larga data sobre el impacto de las políticas obligatorias de etiquetado de OGMs en las actitudes de los consumidores.

Varios estudios, incluida la investigación anterior de Kolodinsky, muestran que los consumidores expresan constantemente el deseo de etiquetas en alimentos GM, pero algunos fabricantes y organizaciones científicas se han opuesto al etiquetado obligatorio por temor a que las etiquetas se perciban como señales de advertencia y puedan indicar que un producto es inseguro o nocivo para el medio ambiente.

A pesar de numerosos estudios científicos que han demostrado que los alimentos GM son seguros, a nivel nacional en Estados Unidos, la mayoría de los consumidores expresan su oposición al uso de tecnologías de OGMs, una tendencia que ha ido en constante aumento en la última década.

“Estamos descubriendo que tanto en el mundo real como en estudios hipotéticos, la introducción de una etiqueta de divulgación simple realmente puede mejorar las actitudes de los consumidores hacia estas tecnologías. En un estado que ha sido una cama caliente para la oposición a los OGMa, ver este cambio es sorprendente”, dijo Kolodinsky, quien ha rastreado las actitudes hacia los OGMs en Vermont desde 2003.

El último estudio dirigido por Kolodinsky, con el coautor Jayson Lusk de la Universidad de Purdue, sugiere una etiqueta simple y directa que revela si un producto es “producido o parcialmente producido usando ingredientes GM” puede mejorar la confianza del consumidor en las tecnologías de modificación genética y permitir a los consumidores una decisión informada.

Sin embargo, las reglamentaciones nacionales de etiquetado propuestas publicadas por el USDA en mayo buscan una definición más restringida de ingeniería genética y proponen alternativas a las divulgaciones simples de etiquetado. Las directrices preliminares también proponen cambiar la terminología de etiquetado de OGM (organismos genéticamente modificado) a desarrollado con “bioingeniería” o “BE”, un nuevo descriptor de ingeniería genética que no es familiar para la mayoría del público en general.

El USDA ha abierto un periodo de comentarios públicos sobre el proyecto de orientación hasta el 3 de julio de 2018.

Vermont como un caso de estudio

Mientras que varios estados presentaron proyectos de ley para exigir el etiquetado de los alimentos OMG, Vermont se convirtió en el primer y único estado de EE.UU. en implementar una iniciativa de etiquetado obligatorio en julio de 2016 antes de que entrara en vigor la nueva legislación federal.

Kolodinsky, que recopiló datos sobre las actitudes de los habitantes de Vermont hacia la comida transgénica antes y después de la implementación de la política de etiquetado, combinó sus resultados con los datos nacionales de Lusk. En conjunto, el estudio analizó las actitudes de más de 7,800 consumidores entre 2014-2017 que clasificaron su actitud hacia los alimentos transgénicos utilizando una escala de uno a cinco. Al controlar los factores demográficos, la oposición a la ingeniería genética cayó significativamente en Vermont después del etiquetado obligatorio, mientras que la oposición continuó aumentando a nivel nacional.

“Una de las preocupaciones que muchas personas, incluyéndome a mí mismo, expresaron sobre obligar a las etiquetas de OGM es que los consumidores pueden ver la etiqueta como un tipo de señal de advertencia y aumentar la aversión a la etiqueta. Esta investigación muestra que esta preocupación particular sobre las etiquetas obligatorias de OGM probablemente esté fuera de lugar”, dijo el coautor Lusk.

Kolodinsky y Lusk señalan que los hallazgos son consistentes con investigaciones previas que sugieren que “las etiquetas dan a los consumidores una sensación de control, que se ha demostrado que está relacionada con la percepción de riesgo”. De hecho, algunos fabricantes de alimentos, incluidos General Mills y Campbells, continúan etiquetando voluntariamente productos alimenticios GM citando la demanda de transparencia de los consumidores.

No está claro por qué los consumidores apoyarían más los alimentos transgénicos después de la ley, pero Lusk cree que podría tener que ver con ver las etiquetas de las marcas en las que los consumidores ya confían.

“Las empresas han gastado miles de millones de dólares en publicidad y han generado confianza en sus marcas”, dijo Lusk. “Puedo imaginarme que un consumidor ve una marca que ha llegado a disfrutar o en la que confía con esta etiqueta y piensa que ‘si los ingredientes genéticamente modificados están bien con ellos, entonces está bien para mí'”.

El apoyo financiero para la investigación provino del Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura del USDA y del Willard Sparks Chair en la Universidad Estatal de Oklahoma.

Compartir
Artículos relacionados
Médicos confirman la seguridad y los beneficios de los alimentos derivados de cultivos transgénicos
¿Producen cáncer los cultivos transgénicos? La evidencia científica dice que no
Reconectan genes de defensa en plantas para reducir pérdidas por enfermedades

Comments are closed.