Chilebio Noticias

Agencia regulatoria de Estados Unidos propone un nuevo etiquetado de transgénicos

El Servicio de Comercialización Agrícola (AMS) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ha emitido una propuesta de normativa para implementar una legislación histórica que requiere alguna forma de divulgación de ingredientes biotecnológicos en el empaque de alimentos.

La normativa propuesta de 106 páginas (apodada oficialmente como National Bioengineered Food Disclosure Standard, NBFDS) ofrece hasta las definiciones de lo que se considera un ingrediente bioingeniería desarrollado por «bioingeniería», sugerencias sobre cómo debe producirse la divulgación de dichos ingredientes, y el alcance de las exenciones disponibles bajo la ley.

La regla propuesta busca satisfacer los requisitos de la legislación aprobada en 2016 para crear un estándar nacional de divulgación de ingredientes en un esfuerzo por evitar que los estados o municipios individuales aprueben su propia legislación. Vermont fue el primer estado en exigir el etiquetado obligatorio de ingredientes alimentarios genéticamente modificados.

La propuesta del USDA mantiene la definición de alimentos «bioengineered» (o desarrolados por bioingeniería) establecida por la ley de 2016: Un alimento «que contiene material genético que ha sido modificado» y «para el cual la modificación no podría obtenerse de otro modo mediante mejoramiento convencional o encontrado en la naturaleza». Sin embargo el AMS está buscando comentarios sobre si la normativa final debe incluir definiciones para «mejoramiento convencional» y «encontrado en la naturaleza».

Para determinar los ingredientes que estarían sujetos a divulgación, AMS propone la creación de dos listas: una lista de alimentos desarrollados por bioingeniería «que están disponibles comercialmente en Estados Unidos con una alta tasa de adopción» y otra de alimentos disponibles comercialmente «que no son altamente adoptados». La tasa alta de adopción sugerida, que significa el porcentaje de ese producto considerado como genéticamente modificado, es del 85%, según lo determina el Servicio de Investigación Económica del USDA.

Esas dos listas, según la propuesta, «servirían como el eje para determinar si una entidad regulada necesitaría divulgar un alimento BE» (bioingenierizado).

Según la regla propuesta, los ingredientes refinados no necesariamente estarían en la lista para la divulgación requerida, pero cumplirían con los mismos requisitos de divulgación que los que se enumeran. La lista, dice AMS, recitaría los productos generales, pero no los derivados. Esos derivados, sin embargo, «estarían sujetos al mismo requisito de divulgación que los alimentos en la lista».

AMS usa el ejemplo de maíz de campo. Dado que el 92% del maíz de campo de los EE. UU. esta modificado, el USDA señala que «es probable que los alimentos elaborados con o que contengan ingredientes elaborados a partir de maíz de campo contengan maíz BE. Esos alimentos pueden incluir almidón de maíz, harina de maíz, jarabe de maíz, sémola, chips de maíz, tortillas de maíz y cereal de maíz, entre otros, y estarían sujetos a la divulgación de BE «.

AMS enumera las manzanas no trituradas, el maíz dulce, las papayas, las papas y las variedades de calabaza de verano como ejemplos de alimentos desarrollados con bioingeniería comercialmente disponibles que no son muy adoptados. La regla propuesta también contiene un mecanismo para revisar las dos listas anualmente. Esas listas de ingredientes no altamente adoptados aún estarían sujetas a divulgación, pero podrían tener en cuenta que el producto «puede contener» ingredientes provenientes de bioingeniería.

El método de divulgación requerida fue uno de los temas más controvertidos durante el debate que finalmente condujo a la ley de 2016. Muchos pidieron texto sin formato o un símbolo, mientras que un impulso de la industria alimentaria buscó utilizar métodos como un número de teléfono o un código QR. Conforme a la ley que se aprobó y la regla propuesta para implementarla, se adopta un enfoque general, dando a las empresas una serie de métodos para divulgar los ingredientes desarrollados por bioingeniería.

El USDA afirma que la divulgación debe ser “de tamaño y claridad suficiente para aparecer prominente y visiblemente en la etiqueta,haciendo posible que sea leída y entendida por el consumidor en condiciones comerciales normales». La divulgación debe suceder en el panel de información del producto, en el principal panel de visualización, o un panel alternativo «si no hay suficiente espacio» en los otros paneles enumerados.

En un esfuerzo por garantizar el cumplimiento de la ley de Vermont y otras posibles leyes, muchas compañías alimentarias comenzaron a revelar voluntariamente la presencia de productos desarrollados con bioingeniería, generalmente a través de un lenguaje como «parcialmente producido con ingeniería genética». El USDA, sin embargo, sugiere usar «bioengineered food» (alimento bioingenierizado) «o» ingrediente de alimentos bioingenierizado».

«AMS consideró utilizar frases alternativas, como ‘genéticamente modificadas’ o «genetically engineered» (genéticamente ingenierizado), señala la normativa propuesta. «Sin embargo, AMS no propone términos similares porque creemos que el término legal, ‘bioingeniería’, describe adecuadamente los productos alimenticios de la tecnología con la que el Congreso pretendía estar dentro del alcance del NBFDS».

Los tres estilos de etiquetas propuestas arriba son de la página de símbolos propuestos por el USDA.

La regla propuesta también crea símbolos que pueden usarse para divulgación. Los símbolos (en la foto de arriba) usan las letras «BE» para denotar la presencia de productos desarrollados con bioingeniería. Algunos de los símbolos también ofrecen texto «podría ser» para los productos que no son altamente adoptados.

La divulgación electrónica, presumiblemente mediante el uso de códigos QR, también se analiza en la normativa propuesta. AMS sugiere que las empresas que usen este método utilicen la frase ‘Escanee aquí para obtener más información sobre alimentos’ o un lenguaje equivalente que refleje los cambios tecnológicos.

La ley de 2016 también solicitó al USDA que determine un umbral de alimentos modificados que requeriría divulgación. AMS no establece ese umbral en esta propuesta, sino que solicita comentarios sobre tres propuestas diferentes.

Las dos primeras propuestas discuten las exenciones para ingredientes que contienen una sustancia modificada genéticamente que es inadvertida o técnicamente inevitable. Una exención sugerida sería para ingredientes con no más del 5% de una sustancia BE en peso; el otro por no más de 0.9%. Una tercera propuesta permitiría el uso de ingredientes BE hasta un nivel del 5% del peso total del producto antes de que se requiera divulgar.

La Coalición para Alimentos Seguros y Asequibles, que incluye a la mayoría de los principales grupos de productos básicos, elogió la publicación, calificándola como un paso crucial en el proceso.

«La regla propuesta … es un paso crítico hacia el establecimiento de un Estándar Nacional de Divulgación de Alimentos BE para el 29 de julio de 2018, fecha límite» establecida en la ley, dijo la coalición. «Dada la importancia de garantizar que la normativa final esté en vigencia antes de la fecha límite legal, la coalición analizará la regla propuesta y desarrollará comentarios coordinados sobre alimentos y agricultura en los próximos 60 días».

Leslie Sarasin, presidente y CEO del Food Marketing Institute (FMI), dijo que FMI planea unirse a la Grocery Manufacturers Association en «una campaña de educación del consumidor que comenzará en junio de 2018 para ayudar a los consumidores a obtener la información que buscan; un programa que crea un mecanismo para compartir información que va mucho más allá de lo incluido en la etiqueta y mucho más allá de si el producto contiene ingredientes que resultan de la ingeniería genética «.

AMS establece el 1 de enero de 2020, como la fecha de cumplimiento para las grandes compañías de alimentos, y un año más tarde para las pequeñas empresas, definidas como aquellas con menos de US$10 millones en ingresos anuales.

El lanzamiento en el Registro Federal el pasado 6 de mayo inició un período de comentarios públicos de 60 días sobre la normativa propuesta. La primera ola de comentarios, principalmente de consumidores y académicos (ya que partes interesadas de la industria y otras organizaciones probablemente envíen comentarios más cercanos a la fecha límite del 3 de julio) muestra un desacuerdo significativo entre distintos temas, donde se incluye la definición misma de organismos genéticamente modificado (OGM), o el color y diseño de los logos.

Compartir
Artículos relacionados
Figura clave de la agricultura orgánica da apoyo público a los cultivos editados genéticamente
Estudian composición genética de especies ancestrales de arroz para desarrollar variedades más resistentes
Los pequeños agricultores se beneficiarán con los nuevos cultivos desarrollados mediante edición genética

Comments are closed.