Artículos de interés Chilebio Noticias

El árbol nativo transgénico de un científico que podría cambiar el mundo, pero que no vivirá lo suficiente para verlo suceder

William Powell

Foto del Dr. William Powell en 2018, sosteniendo una plántula de castaño americano transgénico Darling-58, resultado de décadas de investigación. El año pasado, a Powell le diagnosticaron un cáncer terminal, justo cuando las agencias federales se disponían a aprobar la distribución pública de los árboles Darling-58. | Foto Stephen Schweitzer

El profesor William Powell cofundó en 1989 el «Proyecto de Investigación y Restauración del Castaño Americano» (TACF). Para recuperar este árbol nativo de Estados Unidos al borde de la extinción, desarrolló una versión transgénica resistente al tizón (insertando un gen del trigo). Este árbol avanza en su fase regulatoria y podría ser un precedente global de como la biotecnología puede salvar especies y ecosistemas. El presente reportaje publicado en junio de 2023 por newyorkupstate.com, relata el rol del profesor Powell detrás del innovador proyecto de restauración del castaño americano, que lamentablemente no podrá ver completado en su fase regulatoria y liberación a gran escala tras su fallecimiento por un cáncer terminal de colon el pasado 12 de noviembre.

NYUP.com / 23 de junio, 2023.- Todos hemos tenido momentos eureka, esos destellos de percepción que, al menos para la mayoría de nosotros, equivalen a poco más que recordar dónde dejamos las llaves del auto.

Pero William Powell no es como la mayoría de la gente. Su momento eureka podría cambiar el mundo.

Hasta el año pasado, Powell fue profesor de biología en la Facultad de Ciencias Ambientales y Silvicultura de la Universidad Estatal de Nueva York, donde él y su colega, Charles Maynard, fundaron el Proyecto de Investigación y Restauración del Castaño Americano en 1989.

Su objetivo: rescatar al icónico castaño americano del borde de la extinción.

En 1997, Powell se dio cuenta de que podía unir un gen productor de enzimas de otra planta al ADN del castaño para protegerlo de una plaga fúngica mortal que había acabado con unos cuatro mil millones de castaños americanos décadas antes.

“Ese fue mi momento eureka”, explicó Powell en una entrevista reciente en la Estación Experimental Lafayette Road de la ESF. «Consigamos esta enzima y pongámosla en el castaño».

william powell

Bill Powell, en mayo pasado en la Estación Experimental Lafayette Road de la ESF, rodeado por cientos de plántulas de Darling-58 que espera que pronto sean plantadas en el medio silvestre una vez que los reguladores federales aprueben su distribución pública. Foto: Steve Featherstone – sfeatherstone@syracuse.com

Con una camiseta negra y jeans, Powell caminó entre los vástagos de ese momento eureka: campos bordeados de hileras tras hileras de castaños americanos transgénicos y resistentes a las plagas, con sus ramas brazaletes con etiquetas codificadas.

Cerca de la parte trasera de la propiedad, cientos de plántulas en macetas estaban amontonadas en largas mesas bajo una tienda de campaña, listas para salir al mundo. Lo único que falta es la aprobación federal, que podría llegar en cualquier momento.

«En realidad esperábamos que llegara este mes», dijo Powell. «Ha sido un largo camino».

Powell ha conseguido que innumerables castañas pasen de ser semillas a retoños, y ha atravesado interminables matorrales de trámites burocráticos. Es tan paciente e imperturbable como un árbol. Pero ya no le queda nada por hacer y parecía perdido.

Hay otras razones. Powell, que cumplirá 67 años este año, está librando su propia batalla contra una plaga mortal.

“Básicamente, tengo cáncer de colon terminal”, dijo Powell con total naturalidad. Fue diagnosticado por primera vez en agosto pasado. Siguieron meses de quimioterapia. Pero el cáncer se había extendido.

Ahora, está atrapado entre dos procesos inescrutables que se mueven en direcciones opuestas, con la esperanza de ver la culminación del trabajo de su vida. Y el tiempo corre.

“El pronóstico es de dos años”, dijo, para luego remarcar que esto es sólo un promedio estadístico. El límite superior del rango es cinco años.

“Así que siempre apuesto al otro lado de ese promedio”, dijo riendo. “Realmente espero que podamos superar este proceso regulatorio. Definitivamente quiero poder ver estos árboles plantados mientras esté aquí”.

[Recomendado: El audaz plan para recuperar al diezmado castaño americano insertándole un gen del trigo]

Darling-58

Powell, un niño amante de la ciencia, creció en una familia de militares que se mudaba mucho. Alemania, Colorado, Maryland. No podían permitirse el lujo de enviarlo a la universidad, por lo que se unió a la Fuerza Aérea. Durante el día reparaba equipos meteorológicos; por la noche asistía a un colegio comunitario gracias a la Ley de Reajuste de Militares («GI Bill»).

Originalmente quería ser veterinario, pero cambió de rumbo después de que una rana mal anestesiada se despertara mientras él estaba diseccionando su corazón en clase de biología.

«Esa experiencia me dijo que no quiero abrir cosas vivas», bromeó.

En 1983, Powell asistió a la escuela de posgrado en la Universidad Estatal de Utah, donde conoció el castaño americano a nivel molecular. Poco después de llegar a ESF, el capítulo de Nueva York de The American Chestnut Foundation (TACF) se acercó a Powell y Maynard para restaurar el árbol a su antiguo estatus como «Secoya del Este».

«Antes de ir a Utah, ni siquiera sabía qué era una castaña», dijo Powell. «La plaga ya había pasado y no había nada alrededor».

En ese momento, la TACF había comenzado a hibridar castañas americanas con castañas asiáticas, ya que estas últimas habían evolucionado con el hongo causante de la plaga y no murieron a causa de él. Pero los resultados fueron impredecibles y requirieron mucho tiempo.

«Es básicamente un enfoque de escopeta», dijo Powell. «Simplemente mezclas todo en una lavadora y ves qué sale».

William Powell

Bill Powell en 2018, planta una plántula de la primera generación de castaños americanos transgénicos Darling-58. Powell espera que su investigación pionera realizada durante los últimos 30 años salve al árbol icónico de la extinción. Foto de Andy Newhouse

Powell y Maynard probaron un método radicalmente diferente: la ingeniería genética. Fue más preciso, eficiente y dio como resultado un árbol 100 por ciento castaño americano. Pero también trajo consigo muchas consecuencias, tanto en términos de percepción pública negativa sobre los OGM como de supervisión regulatoria.

Además, nadie había intentado nunca antes hacer un castaño transgénico. Se necesitan cuatro años para llevar uno del laboratorio al invernadero, dijo Powell, y aún así podría marchitarse y morir.

El primer castaño americano transgénico mejorado con un solo gen de trigo fue enterrado en la estación de campo del ESF en 2006. Los árboles murieron, pero más lentamente que los árboles silvestres.

El equipo de Powell siguió experimentando hasta que crearon un árbol que coincidía con los castaños asiáticos en cuanto a resistencia al tizón. Ese árbol, llamado así en honor a un partidario de la TACF del oeste de Nueva York, se llama Darling-58.

Casi todos los árboles que crecen en la estación de campo son descendientes de Darling-58, cruzados con “árboles madre” de castaño americano silvestre para aumentar su diversidad genética.

Powell tocó una hoja de un árbol madre que brotaba de un viejo tocón. Estaba sucumbiendo lentamente a la plaga, visible como una mancha naranja polvorienta en su tronco nudoso.

«No creo que vayamos a sacar un año más de esto», dijo. “Sin embargo, rebrotan. Así es como el castaño sobrevive ahora, gracias a estos brotes. Por eso no se han extinguido”.

Andrew Newhouse

El Dr. Andrew Newhouse asumió recientemente el cargo de director del Proyecto de Restauración e Investigación del Castaño Americano de la ESF, cargo que anteriormente ocupaba el Dr. William Powell, a quien le diagnosticaron cáncer terminal el año pasado. Foto: Steve Featherstone | sfeatherstone@syracuse.com

Optimismo

El castaño Darling-58 es el primer árbol transgénico creado con el fin de restaurar bosques. A diferencia de los cultivos genéticamente modificados, no encaja en el marco regulatorio existente. Por esa razón, podría ser el árbol más examinado del mundo.

Tres agencias federales están evaluando cautelosamente los resultados de los experimentos de la ESF con insectos, vida acuática, plantas, microbios del suelo y nutrición de nueces que han demostrado que Darling-58 es tan seguro como sus parientes no transgénicos.

«Esta idea de registrar un árbol silvestre y de larga vida es bastante nueva», dijo Andrew Newhouse, quien recientemente asumió el cargo de director del proyecto del castaño después de que Powell se jubilara. «Personas bien versadas en este proceso nos advirtieron que simplemente no sería realista».

Después de todo, ESF no es una corporación agroquímica gigante como Monsanto, con grandes bolsillos y ejércitos de expertos regulatorios a su disposición. Pero sí tienen un arma secreta: Bill Powell.

«Es claramente un científico, pero muy optimista», dijo Newhouse. “Su actitud nunca fue: ‘Deberíamos reducir el ritmo y repensar esto’. Fue: ‘¿Cómo lo solucionamos? ¡Vamos!'»

[Recomendado: La biotecnología y edición genética podría revivir un árbol nativo casi extinto ¿Lo permitirán las agencias reguladoras?]

El intelecto y el optimismo de Powell impulsaron el proyecto de las castañas, pero su humildad y generosidad lo mantuvieron unido. Lo dirigió como una familia extensa. Linda McGuigan, directora del laboratorio de cultivo de tejidos, ha trabajado con Powell durante más de 20 años, más que nadie en el proyecto (Maynard se jubiló en 2016).

“Lo que sucede con este proyecto es que mucha gente se apega y no sigue adelante”, dijo. “Bill es una persona tranquila, buena y de buen corazón. Ni siquiera sé si alguna vez lo he visto enojado”.

Patricia Fernandes llegó a la ESF desde Portugal como estudiante de posdoctorado y ahora es subdirectora del proyecto Chestnut. Recordó el momento en que Powell le dijo al equipo que tenía cáncer. Todos permanecieron sentados en un silencio atónito, dijo, con los ojos llenos de lágrimas.

“Luego empezó a inventar preguntas y a responderlas para ayudarnos a comprender su situación”, dijo Fernandes. «Simplemente estaba tratando de convertir ese momento pesado y triste en algo como: ‘Es la vida, hablemos de esto'».

Más tarde, mientras Powell se sometía a quimioterapia, se comunicó con su equipo por videoconferencia. No hace mucho les entregó un informe de progreso. La quimioterapia estaba funcionando, dijo, sosteniendo una pelota de béisbol para indicar el tamaño de su tumor antes del tratamiento. Luego, con la otra mano, levantó una pelota de golf.

«¡Pero ahora es así!» Exclamó Fernandes, imitando la emoción de Powell. Su risa se convirtió en un suspiro. «Es un hombre tan dulce», dijo.

William Powell

Bill Powell en 2019 se encuentra junto al árbol Pond, en Windsor, Nueva York. El árbol Pond es el «árbol madre» que proporcionó semillas de castaño para la línea de árboles transgénicos Darling-58. Desde entonces ha muerto a causa de la misma plaga que acabó con cuatro mil millones de castañas americanas en los últimos 100 años. Foto de Linda McGuigan

Adaptación

Hay un viejo dicho atribuido a varios autores a lo largo de la historia que dice más o menos así: “Una sociedad se hace grande cuando los ancianos plantan árboles a cuya sombra nunca se sentarán”.

Los castaños Darling-58 más antiguos de la estación experimental del ESFse plantaron en 2017. Ahora miden entre tres y tres metros y medio de altura, no lo suficiente como para dar sombra a cualquiera que esté junto a ellos.

Bajo el luminoso dosel blanco de la tienda de campaña, Powell caminó entre hileras de plántulas de veinte centímetros, un bosque en miniatura de hojas de color verde oscuro y tallos larguiruchos que surgían de contenedores de plástico negro.

[Recomendado: Para luchar contra el cambio climático, una startup de biotecnología ha creado un álamo que captura más carbono]

La ESF plantó las plántulas en anticipación de la luz verde del gobierno para la distribución pública, pero cada día que pasa sin ella aumenta la probabilidad de que los árboles deban ser trasplantados en una parcela de investigación restringida.

“Una de las cosas que queremos hacer aquí en el ESF (no estaré presente para verlo) es convertirnos en un centro de restauración de árboles”, dijo. «Tenemos esta experiencia ahora, tenemos gente capacitada, sabemos cómo hacer estas cosas».

El concepto que describe Powell, un centro de investigación centrado en el uso de la biotecnología para reforestar un planeta que los humanos parecen decididos a despojar, no existe en ningún lugar del mundo en este momento, pero debería.

castaño americano

Los brotes de Darling-58, un castaño americano transgénico creado por investigadores del FSE, crecen en una solución nutritiva. Es posible que el árbol pronto reciba la aprobación de las agencias federales para su distribución pública, un paso importante hacia la restauración del árbol icónico en el paisaje estadounidense. Foto: Steve Featherstone

Powell visualiza al ESF como pionero en la creación de árboles transgénicos mejor equipados para enfrentar el cambio climático y la sequía extrema, las temperaturas extremas y las plagas migratorias que lo acompañan.

Una de las ironías del proyecto Chestnut es que Darling-58 se creó para superar la amenaza existencial del siglo pasado. Pero está tan mal equipado como cualquier otro árbol para hacer frente a la miríada de nuevas amenazas que seguramente enfrentará en el próximo siglo.

Powell bien podría haber estado hablando en nombre de todos los seres vivos cuando dijo: “Tienes que adaptarte. La adaptación será lo más importante en el futuro”.

Powell no puede adaptarse a su cáncer. ¿Pero no es el optimismo una forma de adaptación, una negativa a abandonar sin importar las probabilidades, como un árbol que crece en un páramo inhóspito? En ese sentido, Powell todavía se está adaptando.

“Espero que este verano pueda ir a algunos parques y esas cosas”, dijo, “y tener algunas plantaciones ceremoniales aquí y allá”.

Se secó la nariz y se disculpó por sollozar, un efecto secundario de su medicación.

«Ya veremos…»


Compartir
Artículos relacionados
Investigadores del USDA desarrollan tejido de algodón naturalmente resistente al fuego
Probando el sol: tomates editados genéticamente contienen igual vitamina D que tres filetes de salmón
Estados Unidos comienza el primer ensayo de consumo humano de banana transgénica con alto contenido en vitamina A

Comments are closed.