Chilebio Noticias

Investigadores australianos consolidan al tabaco silvestre como una «biofábrica» de medicamentos

El profesor David Craik y el Dr. Mark Jackson del Instituto de Biociencia Molecular de la Universidad de Queensland (UQ). Imagen: University of Queensland

Investigadores de la Universidad de Queensland han demostrado que las plantas de tabaco australianas podrían usarse como «biofábricas» para fabricar medicamentos a gran escala. El equipo de investigación utiliza esta tecnología para producir el medicamento T20K, que actualmente se encuentra en ensayos clínicos de fase 1 para tratar la esclerosis múltiple (EM).

Universidad de Queensland / 1 de junio, 2023.- El profesor David Craik y el Dr. Mark Jackson del Instituto de Biociencia Molecular de la Universidad de Queensland (UQ) han demostrado que el tabaco silvestre, Nicotiana benthamiana, puede producir potencialmente grandes cantidades de medicamentos, de forma más económica y sostenible que los métodos de fabricación industrial.

Es el estudio más reciente en un esfuerzo de IMB de 10 años para hacer realidad el cultivo de medicamentos en plantas y fue publicado en Transgenic Research.

“Estamos utilizando la capacidad natural de las plantas para producir ciclotidos, cadenas de aminoácidos en forma circular, lo que los hace muy estables y adecuados como medicamentos orales”, dijo el profesor Craik.

[Recomendado: ¿Cultivar y comer tus propias vacunas? Plantas genéticamente modificadas como fábricas de ARN]

“Usando técnicas modernas de biología molecular, podemos instruir efectivamente a la célula vegetal para que produzca la molécula de interés».

“Luego, las hojas de tabaco silvestre se cosechan, se liofilizan y la molécula se procesa para convertirla en un medicamento oral”.

El Dr. Jackson dijo que la fabricación tradicional a gran escala de productos farmacéuticos es costosa y, a menudo, utiliza productos químicos agresivos, lo que genera una gran cantidad de desechos.

«Aprovechar las plantas como ‘biofábricas’ es más rentable, ya que utiliza menos recursos y genera menos desperdicio, con un proceso de producción mucho más simple», dijo el Dr. Jackson.

«Este método también puede escalar de manera muy sostenible, utilizando solo luz, agua y nutrientes».

Los investigadores desarrollaron el medicamento T20K, que actualmente se encuentra en ensayos clínicos de fase 1 para tratar la esclerosis múltiple (EM), una enfermedad autoinmune devastadora que afecta el sistema nervioso central.

El profesor Craik dijo que T20K es el primer fármaco ciclotide que ha progresado a ensayos clínicos, pero tiene la esperanza de que le sigan más y lleguen al mercado.

[Recomendado: Vacuna comestible contra el cólera obtenida en arroz transgénico pasa con éxito ensayo clínico Fase 1]

“Hemos demostrado que es posible aumentar la producción de ciclótidos en las plantas, proporcionando una plataforma para cultivar otros medicamentos para el dolor, el cáncer o la obesidad”, dijo el profesor Craik.

«También existe la oportunidad de crear capacidad para la biofabricación en Australia con los avances en la agricultura vertical, donde podemos tener fácilmente un entorno controlado para cultivar las plantas».

El trabajo ha sido posible gracias a una donación de la Fundación Clive y Vera Ramaciotti en 2015.

El fármaco T20K está siendo desarrollado por la empresa de biotecnología Cyxone.

Compartir
Artículos relacionados
Personas
Beneficios de los transgénicos, y no su seguridad, persuaden a activistas y opositores
La tecnología CRISPR es usada eficazmente para editar genes específicos de plantas
Intentan evitar la desaparición del castaño americano mediante biotecnología

Comments are closed.