Chilebio Noticias

Prohibición de transgénicos y decisiones gubernamentales que prolongan innecesariamente la inseguridad alimentaria

Columna del Dr. Stuart Smyth en el blog «Innovación Agrícola Sostenible y Alimentos» (SAIFood). Smyth es profesor asociado en el Departamento de Economía Agrícola y de Recursos de la Universidad de Saskatchewan, Canadá, durante más de una década. Ocupa la Cátedra de Innovación Agroalimentaria y Mejora de la Sostenibilidad.

¿Cuáles son los costos de no adoptar las mejores tecnologías de producción de alimentos?

La capacidad de cuantificar una elección que no se hace no es algo fácil de hacer, especialmente cuando las opciones son decisiones gubernamentales que no se hacen. Para muchas decisiones de política, se realiza un análisis de costo-beneficio para comparar y sumar los beneficios a los costos en función de una decisión en particular. Para este análisis, algunas decisiones son más fáciles de tomar, como tener la opción de invertir $1,000 en una de dos opciones de inversión. Siempre podemos comparar la rentabilidad de la opción alternativa para determinar si nuestra decisión fue la que proporcionó la mayor rentabilidad. Sin embargo, si una persona tuviera dos ofertas de trabajo, no es fácil determinar cuál podría haber sido el resultado de la opción alternativa. Cuando se realiza un análisis antes de tomar una decisión, según el escenario para sopesar los costos y los beneficios, es necesario realizar una serie de suposiciones. Mientras que un análisis posterior a la decisión será más preciso, pero solo para lo afirmativo, ya que se necesitan menos supuestos. Esto es lo mismo para las decisiones de política del gobierno.

Sopesando el costo y los beneficios de la aprobación biotecnológica

En los últimos 25 años, muchos gobiernos se han enfrentado a la decisión de aprobar biotecnologías agrícolas y sus productos resultantes, cultivos genéticamente modificados (GM o transgénicos). Los gobiernos que decidieron aprobar los cultivos transgénicos se han beneficiado de mayores rendimientos y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). La evidencia de una menor productividad agrícola para los países que optaron por no adoptar cultivos transgénicos se vuelve evidente cuando se compara la producción agrícola en la Unión Europea (UE) con la de los Estados Unidos. Como sabemos, EE. UU. ha aprobado cultivos transgénicos, mientras que la decisión de la UE encontró que los costos de adopción son mayores que los beneficios.[1] Entre 1995 y 2019, el índice de producción agrícola de los 27 países de la UE aumentó solo un 7 %, mientras que la producción agrícola de EE. UU. aumentó un 38 %. Más evidencia del costo de la falta de adopción de cultivos GM por parte de la UE de manera tan consistente como en los EE. UU. encontró que las emisiones de GEI agrícolas de la UE son 33 millones de toneladas más altas que si hubieran adoptado cultivos GM, lo que equivale al 7,5% del total de emisiones de GEI agrícolas de la UE.

[Recomendado: La aceptación de los cultivos editados genéticamente aumenta en tiempos de sequías y guerras]

Todas las decisiones tienen un costo

Los costos de no adoptar tecnologías líderes en la producción de alimentos son considerablemente importantes y evidentes en los países con inseguridad alimentaria, tal vez más que en los países industrializados. Los agricultores de muchos países con inseguridad alimentaria carecen de acceso a pesticidas que podrían aplicarse para reducir las poblaciones de insectos que atacan sus cultivos, lo que reduce los rendimientos. Es por esta razón que la adopción de cultivos transgénicos resistentes a los insectos es tan importante para los países con inseguridad alimentaria, ya que el principal beneficio tras la adopción del maíz transgénico en las naciones africanas no ha sido una reducción en el uso de pesticidas, sino más bien una duplicación de la producción de alimentos.

Durante los últimos 20 años, los académicos han analizado los efectos en el rendimiento luego de la adopción de cultivos GM, en todos los mercados en los que se han comercializado (como parte de su investigación para evaluar los beneficios y los costos de la tecnología). La recopilación de resultados es prácticamente universal en sus conclusiones, los cultivos transgénicos aumentan los rendimientos. Si bien los efectos de las prohibiciones de los cultivos transgénicos han tenido efectos devastadores en la salud y la nutrición humanas desde el cambio de milenio, los países comienzan cada vez más a tomar decisiones sobre seguridad alimentaria en función de sus propias capacidades agrícolas y aprueban cultivos transgénicos para la producción de alimentos. La adopción de cultivos transgénicos por parte de países con inseguridad alimentaria incluye los beneficios:

[Recomendado: La prohibición del maíz transgénico en México generará inseguridad alimentaria y mayor costo a los consumidores]

La decisión cuando los beneficios de los cultivos transgénicos > costos

En el futuro, es posible que las políticas deban prestar más atención a la evidencia de los beneficios científicos que a los costos supuestos o potenciales, que tienen sus raíces en las dudas sobre la ciencia. Las mejoras futuras en la seguridad alimentaria dependerán del uso y la adopción de tecnologías innovadoras, que necesitarán la aprobación gubernamental. Los países industriales que los adopten experimentarán mayores rendimientos y un menor uso de químicos, bajo la aprobación continua de los cultivos transgénicos. Ya hemos visto los beneficios en países con inseguridad alimentaria, con mayores rendimientos y menor inseguridad alimentaria desde que se tomaron medidas afirmativas en la aprobación de transgénicos y biotecnológicos. Esto no tiene en cuenta que calcular los beneficios de una menor desnutrición y hambre es prácticamente imposible, es un beneficio invaluable, no un costo.

[Recomendado: El potencial de los cultivos editados genéticamente para mejorar la seguridad alimentaria de los pequeños agricultores]

Para esta investigación, tuve la suerte de poder colaborar con Robert Paarlberg, un distinguido politólogo y miembro del cuerpo docente del Wellesley College de la Universidad de Harvard.

El artículo completo “El costo de no adoptar nuevas biotecnologías alimentarias agrícolas” está disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0167779922002402


[1] Los EE. UU. basaron gran parte de su decisión en los beneficios de la ciencia, las preocupaciones ambientales, la seguridad alimentaria y la rentabilidad agrícola. La UE basó sus decisiones en una aplicación rígida del Principio de Precaución, que defiende que si no se puede proporcionar la certeza perfecta de que no se producirán daños, entonces es aceptable rechazar la innovación. La UE decidió que el potencial de daños sería mayor que los beneficios esperados.

Compartir
Artículos relacionados
Bolivia permitirá el uso de transgénicos con el fin de alcanzar la seguridad alimentaria
Científicos chilenos desarrollan trigo transgénico con granos de mayor tamaño y mejor rendimiento
Árboles editados con CRISPR para una bioeconomía ambientalmente amigable

Comments are closed.