Esta super-planta biotecnológica realiza el trabajo de 30 plantas regulares limpiando el aire de tu casa

Crédito: Inverse

El futuro de la filtración de aire se está volviendo ecológico, literalmente. Una startup francesa, Neoplants, acaba de sacar al mercado su primera planta de interior (un tipo de enredadera) que ha sido modificada genéticamente para maximizar enormemente su capacidad de purificación del aire respecto a plantas convencionales, incluyendo la absorción y metabolización de compuestos volátiles peligrosos como el formaldehído, el tolueno o bencenos cancerígenos.

Inverse  / 10 de noviembre, 2022.- Para quienes padecen depresión estacional o ansiedad, las plantas de interior pueden ofrecer un inmenso consuelo. De hecho, se ha demostrado que añadir un montón de cosas frondosas a la casa mejora el estado de ánimo y alivia la ansiedad; en resumen, nos ayudan (metafóricamente) a respirar un poco más tranquilos. Pero ahora, una planta especialmente diseñada puede limpiar literalmente el aire.

Una empresa con sede en París, llamada Neoplants, pretende aprovechar las propiedades naturales de las plantas para filtrar el aire y aumentarlas al máximo. Mediante la ingeniería genética de una planta de interior conocida como Pothos (Epipremnum aureum) y su microbioma radicular asociado, el equipo de Neoplants ha creado un organismo que, según afirman, es capaz de hacer el trabajo de hasta 30 plantas regulares de interior. La primera planta doméstica de alta tecnología de la empresa, llamada Neo P1, ha salido recientemente al mercado.

[Recomendado: Desarrollan planta transgénica que desintoxica el aire de compuestos peligrosos]

Neoplants decidió juguetear con la flora porque quería una forma de purificar el aire sin usar electricidad, sobre todo por motivos de sostenibilidad, ya que su producto no necesitaría energía de combustibles fósiles y podría reciclar los contaminantes de forma permanente.

Casualmente, el interés público por la calidad del aire ha alcanzado su punto álgido en los últimos años. «Uno de los efectos secundarios de la pandemia es que la gente es mucho más consciente de lo que hay en el aire que respira», dice Patrick Torbey, biólogo molecular y director técnico de Neoplants.

Por no hablar del empeoramiento de los incendios forestales provocados por la sequía y el aumento de las temperaturas provocados por el cambio climático, que han convertido la calidad del aire interior en una prioridad para los millones de personas afectadas en todo el mundo.

Ahora, al proporcionar una filtración del aire ecológica y sin electricidad, Neoplants espera librar a su hogar tanto de los contaminantes como del estrés.

Neoplant

Antecedentes

Los compuestos orgánicos volátiles (también conocidos como COV) son sustancias químicas altamente reactivas que se encuentran habitualmente en productos como pinturas, productos de limpieza, materiales de construcción y pesticidas. Como resultado, tienden a ser abundantes en el aire interior. Por desgracia, no son especialmente buenos para la salud humana: se sabe que los COV provocan dolores de cabeza, irritación de ojos y garganta y, en algunos casos extremos, incluso daños en el hígado o cáncer.

[Recomendado: Plantas transgénicas inteligentes que pueden detectar patógenos y amenazas en tu hogar]

El problema es que la mayoría de los COV son moléculas muy pequeñas, lo que hace que sean extremadamente difíciles de eliminar del aire interior con un filtro mecánico. Incluso las moléculas lo suficientemente grandes como para ser filtradas simplemente se eliminan y se vuelven a liberar en un lugar diferente, en lugar de ser neutralizadas o eliminadas por completo.

Pero las plantas tienen aquí una ventaja sobre los filtros HEPA: Su pequeño tamaño significa que los COV pueden ser absorbidos y metabolizados por la vegetación con relativa facilidad. Aunque un informe de la NASA de 1989, citado habitualmente, afirmaba que las plantas pueden limpiar el aire en un entorno cerrado, investigaciones más recientes han descubierto que la flora sólo tiene un efecto modesto sobre este tipo de contaminantes.

Resulta que las plantas sólo necesitan un pequeño ajuste metabólico para hacer el trabajo, según el equipo de Neoplants.

LA NOVEDAD

El primer producto de Neoplants está diseñado para agradar. «Empezamos con una de las plantas de interior más populares de Norteamérica», la enredadera pothos, también conocida como hiedra del diablo, dice Lionel Mora, cofundador y director ejecutivo de la empresa.

Para programar la enredadera de pothos para que depure el aire, el equipo tuvo que ir donde ningún laboratorio había ido antes. La mayoría de los bioingenieros empiezan con un organismo modelo de laboratorio, como la Arabidopsis thaliana o la Nicotiana benthamiana, cuyos genomas están mapeados y anotados de seis maneras hasta el domingo.

[Recomendado: DARPA planea desarrollar plantas modificadas genéticamente para detectar amenazas de seguridad]

Sin embargo, el equipo de Neoplants tuvo que cartografiar todo el genoma del pothos y luego determinar qué genes debían ser objeto de la máxima filtración de COV. «Es como intentar construir un avión mientras se vuela», dice Torbey.

El proceso llevó cuatro años de trabajo casi constante, pero al final los ingenieros consiguieron crear una planta capaz de metabolizar cuatro de los principales contaminantes del aire interior, como el formaldehído y el tolueno. La flora adaptada puede incluso absorber ciertos COV, como el benceno cancerígeno, presente en el humo de los incendios forestales.

Pero el verdadero avance se produjo al modificar los microorganismos que viven en las raíces de la planta. El equipo insertó en estos microbios simbióticos genes de bacterias extremófilas, que prosperan en entornos inhóspitos comiendo sustancias químicas tóxicas. Este ajuste, a su vez, potenció la capacidad de metabolización de contaminantes de la planta.

Y para garantizar el cumplimiento de las normas de la FDA, los ingenieros tuvieron cuidado de evitar las secciones del genoma que podrían mejorar la supervivencia de la planta en la naturaleza. «No damos una ventaja selectiva a la planta. No la hacemos crecer más rápido, no aumentamos su resistencia a los pesticidas», explica Torbey. «No tocamos nada de eso».

[Recomendado: Desarrollan plantas transgénicas que desintoxican suelos contaminados con explosivos | Científicos desarrollan pasto transgénico que neutraliza contaminación tóxica de bombas y explosivos]

Plántulas de Neo P1 de Neoplants. Crédito: Inverse

LO QUE SIGUE

Por el momento, el Neoplant es un poco caro. El Neo P1 cuesta 179 dólares, mucho más caro que la mayoría de las plantas domésticas típicas (aunque más o menos a la par de muchos purificadores de aire mecánicos).

Aunque la empresa sólo tiene un tipo de planta disponible en este momento, Neoplants pretende desarrollar una mayor variedad de plantas que filtren los COV en el futuro.

[Recomendado: Fitominería: Plantas agrícolas que acumulan metales y pueden ayudar a impulsar un futuro sostenible]

Ahora que los ingenieros saben a qué genes dirigirse y qué herramientas utilizar, el proceso de personalización de otras especies de plantas de interior debería ser relativamente sencillo, según Torbey. «Lo bueno del ADN es que es universal», dice, «es fácil transferir la tecnología de una planta a otra».

Más adelante, Mora y Torbey esperan que las neoplantas puedan incluso ayudar a combatir el cambio climático. Aunque las plantas extraen de forma natural el exceso de dióxido de carbono del aire a través de la fotosíntesis, el equipo cree que puede ser posible poner la fotosíntesis en marcha con la ayuda de la ingeniería genética. Los ingenieros podrían modificar las plantas para que capturen y almacenen una cantidad de carbono mucho mayor que la que obtendrían de forma natural. Esto, según Mora, podría convertirse en una estrategia clave para la mitigación del clima.

«Por lo que vemos, la captura y el almacenamiento de carbono es la cuestión más apremiante», dice Mora. «Y es imposible que la biología no desempeñe un papel en la solución».

Chilebio: