Secretario de Estado de Escocia pide aprobar el uso de cultivos editados genéticamente, siguiendo el camino de Inglaterra

El Secretario de Estado de Escocia, Alister Jack, visitó el Instituto James Hutton donde se realiza investigación con edición genética, y realizó un punto de prensa afirmando que quiere trabajar con el Gobierno de Escocia para seguir los pases de Inglaterra y garantizar que los agricultores de todo el Reino Unido puedan beneficiarse de esta tecnología. «La edición genética nos permitirá abordar los problemas del cambio climático, las enfermedades de los cultivos, la seguridad alimentaria y reducir realmente los precios de los alimentos» afirmó.

The National / 15 de agosto de 2022.- Alister Jack ha aprovechado una visita a un centro de tecnología agrícola para reiterar su petición de que Escocia adopte el uso comercial de la edición genética, a pesar de la oposición de Holyrood.

El Secretario de Estado escocés se reunió el lunes con los trabajadores del Instituto James Hutton en Invergowrie, Perthshire, donde se le mostró el centro de investigación.

En una declaración publicada tras la visita, Jack volvió a pedir al Gobierno escocés que permita que la legislación inglesa se aplique al norte de la frontera, introduciendo la edición de genes en las explotaciones agrícolas escocesas.

Anteriormente había firmado una carta -junto con el secretario de Medio Ambiente, George Eustice- en la que se instaba al Gobierno escocés a respaldar el proyecto de ley sobre tecnología genética (mejoramiento de precisión) del Reino Unido.

[Recomendado: Cámara de los Lores aprueba la edición genética agrícola en Inglaterra | Alimentos editados genéticamente llegarían a supermercados de Inglaterra en 2023, según Ministro de Medio Ambiente]

El Gobierno escocés se opone a esta política por considerar que se aleja demasiado de las normas de la UE, y la ministra de Medio Ambiente, Màiri McAllan, afirma que la introducción de la edición genética podría aumentar los «costes de cumplimiento» y perjudicar el «futuro comercio» con el bloque.

A los ministros también les preocupa que, a pesar de la oposición de Holyrood a los alimentos modificados genéticamente, estos puedan llegar a las tiendas escocesas de todos modos debido al impacto de la Ley de Mercado Interior, que permite que los alimentos aprobados en una parte del Reino Unido se vendan en todas partes.

Desde el Brexit, el Gobierno británico ha tratado de desvincular la edición de genes del concepto más amplio de la ingeniería genética tradicional (transgénicos).

Actualmente, los tories están impulsando una legislación que legalizaría la edición de genes, afirmando que daría lugar a productos «que podrían haber ocurrido de forma natural o haber sido producidos por mejoramiento tradicional», una afirmación desestimada por los defensores de la lucha contra los transgénicos.

[Recomendado: Agricultores galeses piden cultivos editados genéticamente a su gobierno, frente a cercana aprobación en Inglaterra]

En su visita al Instituto James Hutton, el Secretario de Estado escocés afirmó que la edición genética podría reducir los costes de los alimentos.

Jack dijo: «Fue un verdadero privilegio visitar el Instituto James Hutton y escuchar a algunos de los mejores científicos que trabajan en Escocia sobre su investigación para mejorar nuestra seguridad alimentaria».

«Esto incluye tecnologías como la edición de genes, que son muy prometedoras a la hora de reducir los costes de los alimentos para las familias, además de dar un gran impulso a los agricultores escoceses».

«Estamos legislando para permitir el uso de cultivos editados genéticamente en Inglaterra, y repito mi oferta al Gobierno escocés de trabajar con ellos para garantizar que los agricultores de todas las partes del Reino Unido puedan beneficiarse de esta tecnología«.

 

Tweet de la cuenta oficial de la Oficina de la Secretaría de Estado de Escocia, sobre la visita de Alister Jack al Instituto James Hutton. «La edición genética es un proceso fantástico que cuenta con el respaldo de todas las comunidades de agricultores de Escocia; también es un proceso que nos permitirá abordar los problemas del cambio climático, las enfermedades de los cultivos, la seguridad alimentaria y reducir realmente los precios de los alimentos. Este proyecto de ley se está tramitando en el parlamento del Reino Unido y me gustaría que el gobierno escocés se uniera a nosotros para que este proyecto de ley se aplique en todo el Reino Unido, y que nuestros agricultores de Escocia tengan las mismas oportunidades que los de Inglaterra y otras partes del Reino Unido.» afirmó el Secretario de Estado.

Un portavoz del Gobierno escocés: «Escocia quiere asegurar que operamos con los más altos estándares medioambientales y que protegemos los puntos fuertes de la agricultura escocesa y la producción de alimentos».

«El uso de las tecnologías genéticas es un área compleja y emotiva y la propia consulta pública del Gobierno del Reino Unido del año pasado rechazó los cambios en la regulación de los transgénicos que ahora persigue».

[Recomendado: Primera siembra de un cultivo editado genéticamente bajo la nueva normativa del Reino Unido]

«El Gobierno escocés está preocupado por el proyecto de ley del Reino Unido sobre mejoramiento de precisión y por la forma en que afectará a las cuestiones descentralizadas. La regulación de la modificación genética es un área de responsabilidad descentralizada y los puntos de vista de las partes interesadas en Escocia deben ser centrales en la forma en que esas regulaciones se aplican a las nuevas tecnologías genéticas como la edición de genes.

«En Escocia, tomaremos buena nota de la consideración en curso de la Comisión Europea sobre las cuestiones implicadas, incluido el resultado de la consulta pública que ha llevado a cabo. El desarrollo de la política medioambiental en Escocia seguirá siendo impulsado por la búsqueda de los más altos estándares.»

Alister Jack visitó el Instituto James Hutton en Invergowrie, Perthshire. Crédito: The National

Chilebio: