Chilebio Noticias

Consumidores canadienses mantienen una posición neutral frente a alimentos transgénicos y editados genéticamente

Canadá transgénicos

Una investigación de tesis de maestría encontró que los consumidores canadienses tienen una posición neutral sobre los alimentos transgénicos y editados genéticamente, aunque más positiva sobre los últimos. También arrojó que un gran porcentaje de canadienses tienen un alto desconocimiento sobre estas tecnologías, y a pesar que presentar una gran confianza en el sistema de seguridad alimentaria de Canadá, esta no se mantiene para nuevos productos alimentarios.

SAIFood / 26 de abril, 2022.- La evaluación de las actitudes de los consumidores hacia los cultivos genéticamente modificados (GM o transgénicos) se ha llevado a cabo durante más de 20 años, y los resultados muestran una aceptación gradualmente creciente. Un estudio reciente encontró una disminución del 80 % en las publicaciones en las redes sociales relacionadas con los cultivos transgénicos y una cobertura más equilibrada en los principales medios de comunicación. Los autores de esta investigación indican que ambas formas de medios pueden estar desarrollando puntos de vista más favorables sobre los cultivos transgénicos y la biotecnología. Pero, ¿es este el caso cuando se trata del consumidor canadiense y sus alimentos? ¿Han cambiado sus preocupaciones desde que se aprobaron los primeros productos transgénicos en la década de 1990?

[Recomendado: «Los cultivos editados genéticamente son seguros para la salud y el ambiente» afirma el Ministerio de Salud de Canadá]

Ha habido numerosos estudios que involucran las actitudes de los consumidores canadienses hacia los cultivos GM, en los cuales los estudios entre 2000 y 2010 mostraron que la mayoría de los consumidores se oponían a los productos alimenticios GM. En los últimos años, las actitudes han cambiado, un estudio encontró que si los alimentos GM tuvieran el mismo precio que los alimentos no GM, la mayoría de los encuestados estarían dispuestos a comprar la variedad GM. Al mismo tiempo, se han realizado muy pocos estudios sobre las actitudes de los consumidores hacia la última tecnología de fitomejoramiento, la edición genética. Para tener una idea de las actitudes y percepciones hacia los productos alimenticios editados genéticamente, Oswaldo Vásquez encuestó a los consumidores canadienses para su investigación de tesis de maestría. En total, recopiló 497 respuestas de encuestas de habla inglesa en 2018, de consumidores canadienses.

¿Qué factores de compra de alimentos son importantes para los consumidores?

Para evaluar mejor las actitudes de los consumidores hacia los alimentos editados genéticamente, Oswaldo primero necesitaba determinar qué factores de compra eran de mayor prioridad para los consumidores. En total, se proporcionaron 11 valores alimentarios diferentes y se pidió a los participantes que indicaran cuáles eran los más importantes para ellos. Los resultados indicaron que la nutrición (64 %), el precio (57 %) y el sabor (55 %) fueron los tres factores principales. Además, se preguntó a los encuestados sobre su nivel de confianza en el sistema de seguridad alimentaria de Canadá, de los cuales el 97% expresó confianza. Si bien hay confianza en la inocuidad de los alimentos, cuando se trata de conocimientos sobre tecnologías alimentarias, más de la mitad de los encuestados se calificaron a sí mismos como muy deficientes o deficientes en genética (50 %), fitomejoramiento (56 %) y edición del genoma (72 %). Aunque el conocimiento sobre la edición del genoma era limitado, los encuestados creían firmemente que la tecnología podría aumentar los valores nutricionales de los alimentos (56 %), desarrollar cultivos que resistan mejor a los insectos (53 %) y reducir los residuos de pesticidas en los alimentos (49 %).

[Recomendado: Consumidores occidentales tienen actitudes positivas hacia los alimentos editados genéticamente, reportan dos nuevos estudios]

El canadiense neutral

Los resultados revelaron que la mayoría de los encuestados expresaron una actitud neutral hacia los cultivos transgénicos (54%) y la edición de genes (50%). Los resultados de actitud positiva muestran una mayor actitud positiva (positiva y fuertemente positiva) para la edición del genoma (29 %) en comparación con los transgénicos (16 %). Si bien los consumidores tienen una actitud neutral hacia la modificación genética y la edición del genoma, es evidente que no tienen una comprensión sólida de los impactos de los productos de estas tecnologías. Cuando se les preguntó a los encuestados si estaban de acuerdo o en desacuerdo con los riesgos percibidos, la mayoría (50 %) indicó que la edición del genoma podría conducir a una pérdida de biodiversidad, lo cual no es el caso. Cuando se les preguntó si la edición del genoma podría conducir a más alergias alimentarias, el 62 % se mostró indeciso, mientras que un poco más de encuestados estuvo de acuerdo (21 %) que en desacuerdo (17 %). No hay evidencia de que la edición del genoma o los transgénicos conduzcan a más alergias alimentarias, ya que se han realizado más de 4400 evaluaciones de riesgos en estos productos, todas las cuales determinaron que cualquier riesgo de un cultivo transgénico es equivalente al riesgo de los cultivos convencionales u orgánicos.

[Recomendado: Transgénicos y glifosato reducen la huella de carbono causada por la agricultura, demuestra estudio canadiense]

Desafortunadamente, el 56% de los encuestados estuvo de acuerdo con la afirmación de que la edición del genoma altera la naturaleza. Las tasas naturales de mutación pueden ser de hasta 20 genes de una generación a la siguiente, dependiendo de la variedad de cultivo, mientras que las variedades editadas por genoma pueden cambiar la función de tan solo 1 o 2 genes. Los encuestados identificaron que creían que las tecnologías de edición del genoma eran capaces de brindar beneficios futuros, pero su falta de conocimiento sobre la edición del genoma los ha llevado a expresar cautela en los productos.

La paradoja del consumidor

Los canadienses que respondieron a esta encuesta presentan una paradoja. Los encuestados indican que confían mucho en el sistema de seguridad alimentaria de Canadá. Sin embargo, la mayoría también identificó que saben poco sobre la ciencia de la producción de alimentos, lo que resulta en una baja aceptación de los productos alimenticios creados con tecnologías innovadoras. Los resultados indican que, en un alto nivel, los consumidores canadienses confían mucho en los productos alimenticios que se encuentran en las tiendas de comestibles, pero a medida que se les solicita que brinden perspectivas sobre el futuro de la innovación alimentaria, esta confianza disminuye. Los resultados destacan qué mensajes deben comunicarse para informar mejor y asegurar a los consumidores sobre la aplicación de nuevas tecnologías de fitomejoramiento.

Compartir
Artículos relacionados
Desarrollan eucaliptos genéticamente modificados para obtener más madera
El avance del desarrollo de productos biotecnológicos no transgénicos para la agricultura
Mark Lynas: De fanático activista anti-transgénico a defensor de estos cultivos

Comments are closed.