Alimentos editados genéticamente son más aceptados entre Millennials y Generación Z en Estados Unidos

Los científicos están realizando ensayos de campo al aire libre este verano para probar una variedad de tomate editada genéticamente que podría proporcionar una nueva fuente dietética de vitamina D. Foto: Amy Juhnke/Iowa State University

Los consumidores menores de 30 años y los que tienen ingresos medios-altos tienen una mayor aceptación de los alimentos editados genéticamente (como los desarrollados mediante CRISPR), según un estudio del sector público estadounidense, las personas que ven la ciencia y la tecnología de forma positiva, confían en las empresas de biotecnología agrícola y conocen bien la tecnología de edición de genes también tienen una mayor aceptación de los alimentos editados genéticamente. Por otro lado, los consumidores que confían más en creencias personales o en grupos ecologistas tienen a rechazarlos. Este grupo también tiende a tener menores ingresos y ser más religioso, de mayor edad y de género femenino (un 60% de las mujeres encuestadas informaron que los rechazarían).

Iowa State University / 28 de junio, 2022.- Gracias a CRISPR y a otras tecnologías de edición genética, los investigadores y desarrolladores están a punto de llevar a las tiendas de alimentos docenas, si es que no cientos, de nuevos productos: champiñones con una vida útil más larga, maíz resistente a la sequía y plátanos inmunes a un hongo que amenaza el suministro mundial. Algunos, como una variedad de soja que produce un aceite de cocina más saludable, ya se venden comercialmente en Estados Unidos.

Sus defensores afirman que la edición genética es más rápida y precisa que los métodos tradicionales de cultivo. Puede abordar retos que evolucionan rápidamente para producir alimentos y beneficiar a los consumidores. Los críticos sostienen que esta nueva tecnología podría crear consecuencias no deseadas y que las agencias gubernamentales deben abordar las deficiencias de la regulación actual. Según la ley federal actual [de Estados Unidos], los alimentos editados genéticamente no necesitan ser etiquetados.

Dada la reacción de la ingeniería genética tradicional con los organismos modificados genéticamente (OGM o transgénicos), se especula mucho sobre si el público aceptará los nuevos alimentos editados genéticamente, aunque el proceso para crearlos sea diferente.

[Recomendado: Consumidores occidentales tienen actitudes positivas hacia los alimentos editados genéticamente, reportan dos nuevos estudios]

Un nuevo estudio en el que han participado investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, la Universidad Estatal de Iowa y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, es el primero que evalúa la aceptación pública de los alimentos editados genéticamente utilizando una muestra representativa a nivel nacional de 2.000 residentes en Estados Unidos. Los investigadores encuestaron a los participantes para saber si comerían o evitarían activamente los alimentos editados genéticamente y para conocer los factores que determinan sus decisiones. Los investigadores tienen previsto repetir la encuesta cada dos años durante la próxima década para comprobar cómo cambian las actitudes del público respecto a los alimentos editados genéticamente a medida que salen al mercado más productos.

«Ahora mismo, hay mucha gente en el medio. No se han decidido del todo sobre los alimentos editados genéticamente, pero a medida que conozcan mejor las tecnologías y los productos, es probable que se decanten por un lado de la cuestión. Creo que dependerá de su experiencia como consumidores, del tipo de mensajes en que confíen y de quién los envíe, así como de los productos que encuentren», dijo el investigador principal Christopher Cummings.

Cummings es coautor del artículo publicado en Frontiers in Food Science and Technology con David Peters, profesor de sociología y sociólogo rural de ISU Extension and Outreach.

Los factores sociales impulsan las decisiones

Los investigadores descubrieron que la probabilidad de que una persona coma o evite los alimentos editados genéticamente depende principalmente de sus valores sociales y del grado de confianza que tenga en el gobierno, la industria y los grupos ecologistas.

«Los expertos de la industria alimentaria tienden a pensar que la gente toma decisiones sobre los alimentos basándose en el coste, la apariencia, el sabor y el contenido nutricional. Pero nuestro estudio demuestra que cuando se trata de una nueva tecnología con la que la gente no está familiarizada, hay otros factores que juegan un papel mucho más importante, especialmente los valores sociales y éticos de la gente, y si confían en que el gobierno y la industria los protejan«, dijo Peters.

[Recomendado: Estudio revela que los consumidores jóvenes comprarían frutas frescas mejoradas con biotecnología]

El estudio revela que las personas que están más dispuestas a consumir alimentos crudos o procesados editados genéticamente suelen considerar la ciencia y la tecnología como medios principales para resolver los problemas de la sociedad. Depositan un alto nivel de confianza en los reguladores gubernamentales de los alimentos y en la industria de la biotecnología agrícola y, en general, no tienen creencias firmes sobre cómo deben producirse los alimentos. También tienden a ser más jóvenes (la Generación Z y los millennials menores de 30 años) con niveles de educación e ingresos familiares más altos.

Por el contrario, las personas que son más propensas a evitar el consumo de alimentos crudos o procesados editados genéticamente son más escépticas con respecto a la ciencia y la tecnología. Valoran más la forma en que se producen sus alimentos, dicen que la ética desempeña un papel importante, y confían más en sus propias creencias personales o en los grupos ecologistas que en el gobierno y la industria. Este grupo también tiende a tener menores ingresos y ser más religioso, mayor y mujer.

Alrededor del 60% de las mujeres que participaron en la encuesta dijeron que no estarían dispuestas a comer y evitarían a propósito los alimentos editados genéticamente.

«Ingeniería cisgénica» (alimentos editados genéticamente)

Con la «ingeniería cisgénica», los científicos utilizan herramientas como CRISPR-Cas, ZFN o TALEN para modificar una sección específica del ADN de una planta o un animal, o sustituirla por material genético de una especie sexualmente compatible. El cambio genético se transmite a la descendencia, como en el mejoramiento tradicional.

[Recomendado: Estudio revela que los consumidores jóvenes comprarían frutas frescas mejoradas con biotecnología]

La tecnología es más reciente que la ingeniería transgénica; el primer alimento editado genéticamente que entró en el mercado, una variedad de soja para aceite de cocina libre de grasas trans, fue en marzo de 2019. Según la ley federal actual, los alimentos editados genéticamente no necesitan ser aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos y su etiquetado es voluntario.

Ingeniería transgénica (OGM)

Con la ingeniería transgénica, los científicos insertan en el genoma de una planta o un animal genes de otra especie o genes fabricados sintéticamente.

La tecnología surgió en la década de 1990 y entró lentamente en el mercado a principios de la década de 2000. La mayoría de los cultivos transgénicos que se cultivan en Estados Unidos se destinan a la alimentación del ganado, pero algunos llegan directamente a la dieta humana, principalmente a través del almidón de maíz, el jarabe de maíz, el aceite de maíz, el aceite de soja, el aceite de canola y el azúcar granulado.

Los transgénicos están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, y a partir de enero de 2022, los alimentos transgénicos están obligados por ley federal a incluir una etiqueta de «Bioingeniería» o «Derivado de Bioingeniería».

[Recomendado: El discurso anti-transgénicos está perdiendo fuerza en todo el mundo, según sugiere un nuevo estudio]

«La normativa actual dice que los alimentos editados genéticamente son análogos al mejoramiento selectivo tradicional y, por lo tanto, no entran en el mismo proceso de revisión que los OGMs. Pero algunos grupos de consumidores, organizaciones comerciales y grupos ecologistas no están de acuerdo», dijo Cummings.

Añadió que varios países de la Unión Europea ya han hecho declaraciones contundentes de que no aceptarán alimentos editados genéticamente.

«Como profesionales académicos y estudiosos de la opinión pública, estamos bien posicionados para ser árbitros de terceros e informar de los hechos para que el público entienda -y llegue a tomar decisiones- sobre los alimentos que deciden aceptar o evitar».

[Recomendado: La preocupación de los consumidores sobre los transgénicos cae cuando reciben información basada en ciencia]

Proyecto de alimentos editados genéticamente

Peters y Cummings forman parte de un equipo interdisciplinar de expertos de la ISU y de la Facultad de Ciencias Medioambientales y Forestales de la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY-ESF) que tratan de responder:

  • ¿Cuáles son las consideraciones sociales y éticas en torno a los alimentos editados genéticamente?
  • ¿Cómo difieren las partes interesadas en sus opiniones sobre los alimentos editados genéticamente?
  • ¿Cómo deberían regirse y regularse los cultivos y alimentos modificados genéticamente?
  • ¿En qué organizaciones confía el público para gobernar los alimentos editados genéticamente?
  • ¿Cómo se presentan los alimentos editados genéticamente en los medios de comunicación?

«Queremos trabajar con los reguladores gubernamentales, los grupos ecologistas, los grupos de consumidores y la industria alimentaria para llegar a un marco común que no reprima la innovación, pero que siga dando a los consumidores el derecho a saber cómo se fabrican sus alimentos«, dijo Peters.

[Recomendado: Consumidores aprueban alimentos transgénicos al conocer la ciencia que hay detrás]

En otro estudio que se espera publicar este año, Peters y Cummings descubrieron que el 75% del público estadounidense está de acuerdo en que debería haber una ley federal de etiquetado para los alimentos editados genéticamente, independientemente de si piensan comprarlos o evitarlos.

Los investigadores organizaron un taller deliberativo a principios de este año para reunir a diversas partes interesadas con el fin de debatir cuestiones de participación pública y gobernanza, así como posibles vías para un proceso de certificación voluntaria y una etiqueta para los desarrolladores de alimentos editados genéticamente.

«Lo que nos preocupa es que si un mayor número de estos alimentos editados genéticamente llegan al mercado y los consumidores no lo saben, se producirá una reacción violenta cuando se enteren», dijo Peters. «Las empresas de biotecnología agrícola que apoyan las etiquetas voluntarias quieren que otras empresas sigan su ejemplo. La esperanza es que las etiquetas mejoren la transparencia e infundan confianza entre los consumidores, evitando cualquier posible reacción u oposición a la tecnología.»

El equipo de investigación del Proyecto de Alimentos Editados Genéticamente está trabajando actualmente en un conjunto de recomendaciones sobre herramientas y estrategias de gobernanza para subsanar las deficiencias en la confianza del público en relación con los alimentos editados genéticamente.

La financiación del proyecto y del último estudio de Peters y Cummings procede del Instituto Nacional de Alimentación y Agricultura del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

Chilebio: